web analytics

Irracionalidad territorial

RACLOBOSDESTACADAHace un mes y medio aproximadamente, me decía José Luis Galán, presidente de los Tabanera Lobos, que habían solicitado la posibilidad de militar el año que viene en la Liga madrileña, como gran objetivo de cara a mejorar deportiva y económicamente. Estaban optimistas, pues ya se había dado el caso de equipos de la comunidad que habían pasado a formar parte de competiciones en otras comunidades autónomas. Estos días nos han confirmado que lo harán y será un gran avance, desde luego.

Es un club modélico, ejemplar, formado desde abajo, con unas dificultades bárbaras por afrontar un reto en un deporte que no es mayoritario y con escuálidos apoyos. Sin embargo, año a año han ido progresando; en lo deportivo y, sobre todo, en la dotación de una estructura que les garantice un futuro más espléndido debido a la buena cantera. El último gran paso fue crear un conjunto senior femenino, que debutó este año en la competición.

Pues bien, ahora el reto es seguir progresando y, seguro que lo harán, porque militando en la competición madrileña disputarán más partidos y evitarán desplazamientos sin sentido hasta León, Burgos… etc, que encarecen la competición una burrada y no aporta nada que no te den al otro lado de la Sierra.

Los Lobos han podido dar este paso que en otras disciplinas como fútbol, baloncesto, fútbol sala o balonmano se les privó, por culpa de una Federaciones que son reinos de Taifa, aprendices de la peor versión de una gestión política y, fundamentalmente, deudores de estancias superiores que les aprietan para generar más ingresos a costa de los clubes y deportistas. La vida es igual en los grandes deportes: el club humilde y el que hace bien las cosas, les importa una castaña.
Y se les ha prohibido en estos otros deportes por cabezonería política, porque deben creer que así se hace comunidad, que así nos sentimos más castellanoleoneses. De esta forma, obligamos a unos chicos que juegan por amor al arte a meterse 700 kilómetros un fin de semana, acudiendo a pueblos perdidos de la mano de Dios y con temporales de frío, lluvia, hielo o nieve, como ocurre a menudo.

Son así nuestros políticos, incapaces de aceptar que un club segoviano o abulense (que bastante hacen con sacar adelante sus proyectos deportivos) tengan, al menos, la posibilidad de orientar su competición hacia Madrid, donde el mayor desplazamiento le llevaría hora y media. Irracionalidad total en la distribución de equipos, porque la absurdez de la demarcación territorial está por encima del sentido común y así, como dijimos en una columna a principios de este año, un equipo como el Espinar Arlequín o el Cuéllar en la Segunda B del fútbol sala, ha torturado sus espaldas este curso con varios desplazamientos… ¡hasta Galicia! Y encima querrán que nos riamos sus gracias.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. Bien dicho, demasiado reino de Taifa en nuestro santo país. Esperemos que no salga ningún emir de pacotilla que le den lo mismo los desplazamientos y la superación deportiva, algunos sólo viven para la burrocracia autónoma que hay que mantener mucho chupatintas deportivo a más de políticos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *