free web stats

La tercera Roma

  ]Desde este espacio enlazamos con El Merodeador, blog a cargo de Eduardo Calvo (Madrid, 1949). Profesor de la Complutense, ha sido director de los Institutos Cervantes de Argel y Orán, Beirut, Manila, El Cairo y Alejandría, Tánger. Tras su jubilación se traslada a Segovia, provincia por la que fue diputado por la candidatura de Ciudadanos en 2019. Escritor de poesía y novela, es también un lúcido divulgador de temas culturales y políticos, como los que seleccionamos para esta sección.

“Dos Romas han caído. La tercera se mantiene y no habrá una cuarta”.  Así reza el mensaje  enviado por el monje Filoféi  al Gran  Duque Basilio de Moscú, en 1510, con motivo de la caída de Constantinopla, asaltada por los turcos. Desde entonces, esta convicción  ha impregnado el nacionalismo ruso. La Iglesia Ortodoxa reclama su herencia de los siete mil israelitas que según la Biblia (Reyes  19:18- 21) no doblaron sus rodillas delante del dios Baal y no besaron la boca del ídolo terrible. Rusia no llegó al cristianismo del brazo  de Roma; recaló tardíamente en el seno de Bizancio.   Al cabo del primer milenio,  en  la  Rus de Kiev,   madre y origen  de  todas  las  Rusias  venideras,  el Príncipe Vladimir Primero renegó de la religión de sus mayores. Cansado del enfrentamiento entre el día y la noche, entre el Perun   celestial, señor del relámpago, del trueno y la tormenta, y la serpiente Veles, protectora de pastores y ganados,  dueña del submundo, de los muertos, de la magia. No lo satisfacían esposas o concubinas. No lo maravillaron la crueldad ni la codicia. Desafió el porvenir que armaban las costumbres ancianas y los conjuros de su madre, la hechicera Malusha.  Destinó emisarios para que explorasen otras religiones. Sus consejeros regresaron convencidos por la gravedad reconfortante  del rito bizantino. Viajó Vladimir a Constantinopla. Sus ojos mortales comprobaron que el cristianismo era aún más hermoso y profundo de lo que había escuchado a sus edecanes.  Abrazó la fe, recibió el bautismo en un lugar de Crimea, desposó a la hermana del Emperador de Constantinopla, ordenó que sus súbditos acatasen las nuevas palabras que brotan del Santo Espíritu, al que jamás debemos ofender.

Mil años después otro Vladimir, un antiguo espía soviético al que conocemos como Vladímir  Vladímirovich Putin…


Author: Opinion

Share This Post On
468 ad

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *