web analytics

La politización de los consultorios rurales

Visto el esperpento de Madrid, se coincidirá en que tanto por parte del PSOE como del PP en Castilla y León no ha faltado una cierta lealtad institucional. Verónica Casado, a pesar de representar a la comunidad pepera por excelencia (siendo de Ciudadanos) ha sido elogiada hasta por Salvador Illa por estar a las duras y a las maduras. Y algo parecido puede decirse de Luis Tudanca, que tampoco ha querido hacer sangre de cuestiones tan turbias como la gestión de las residencias por parte de la consejería de Familia. Igualmente ejemplar ha sido el papel institucional de Clara Luquero, cerrando filas con la Junta en los momentos más duros.

Quizá precisamente en el plano local ha sido -siempre hablando de Castilla y León- donde más conatos de motín se han registrado. Así Pablo Pérez, el portavoz de PP en el consistorio segoviano, reclamando incesantemente más y más medidas de “dinamización” del tejido empresarial local.

Protesta por los consultorios en Caballar.

Pero en este punto ha sido el PSOE de Segovia, y muy especialmente José Luis Aceves, el que se ha desmarcado más de la pax covidiana con el tema de los consultorios rurales. Aparaguando de manera muy oportunista las movilizaciones en tantos pueblos para la reapertura presencial de los consultorios. Hasta el punto que incluso antes de que la Junta anunciara una gradual reapertura el propio Aceves filtrara el tema por redes sociales como achacándose la autoría de la gesta. “Lo hemos conseguido”, se felicitaba el hombre.

Estas cosas hay que explicarlas bien. Con la inminencia del covid los centros ambulatorios devinieron vectores de contagio de primer orden. Sustituir la atención presencial por la telemática para el trabajo de “a diario” era una medida de libro si no se quería montar una escabechina de abuelos. Así lo hizo Casado, informando de buen principio que la medida, por lo menos, se mantendría hasta septiembre.

Como también era absolutamente imprescindible desdoblar circuitos, el médico o la enfermera que atiende a los covid no puede atender a hilo seguido a los de diabetes. A ello se añadió una acuciante falta de personal para la atención primaria, ya muy castigada por la mala política de cobertura de jubilaciones. Que es otro tema bastante más complejo que una mera apelación al mantra de los recortes. No se están formando los necesarios médicos de familia por parte de las universidades (pero sí de otras especialidades menos necesarias), hay también intereses corporativos que obstaculizan la incorporación al sistema sanitario español de médicos americanos… En fin, no todo es los cacareados recortes (otro tema, que yo creo que está más vinculado con el déficit público salvaje que generan las políticas de expansión del gasto que con la muy infravalorada austeridad).

Total, que cerrar los consultorios rurales a la atención presencial era una medida de libro, que el PSOE de Segovia debiera de haber apoyado de buenas a primeras. Lejos de eso, y casi desde el primer momento, se puso en primera línea de la pancarta en una causa realmente populista, temeraria, inoportuna e injusta que básicamente perseguía el desgaste fácil de la administración autonómica en un momento crítico. Cuando a un alcalde socialista le intentaba hacer ver el peligro que representaba reabrir el consultorio el hombre me decía, que pongan más medios, que un día dediquen el consultorio a lo de batalla, y otro al covid. Lo que en la práctica supone duplicar efectivos para ¿cuántos afectados? ¿Uno, dos?…. No tenía el menor sentido.

Encima, y para mayor cinismo, con motivo de la fallida conversión en CAP Sucio del antiguo magisterio, es el PSOE el que se pone también en cabeza de la contestación aduciendo que, allí sí, se ponía en peligro la salud de niños que estarían pared con pared con contagiados. Por lo visto, si la pared da al centro de abuelos, al CEAS del pueblo, al ayuntamiento o a la escuela municipal, como ocurre con la inmensa mayoría de consultorios rurales, entonces no hay problema. Ahora si es Segovia, pues sí.

Pancarta reivindicativa en Torrecaballeros.

Por intentar comprender la muy cabestra reacción del socialismo local en este tema, debe reconocerse que no solo el objetivo del PSOE ha sido desgastar al PP en un tema de alto voltaje electoral. Es cierto que el cierre presencial de los consultorios rurales se avenía con el llamado Plan Aliste, la anunciada reforma de la atención primaria rural que prevé la sistematización de la tele-asistencia como paso previo a la cita, y la conversión de la gran mayoría de consultorios en espacios sanitarios a demanda.

Como lo que estaba haciendo Sanidad por el covid19 se parecía al plan Aliste, allá que fueron los socialistas reclamando la apertura presencial, siendo de agradecer que la Junta no les hiciera caso, pues las consecuencias sanitarias, además del gasto añadido de recursos, hubieran sido demoledoras.

Otra cosa será cómo encarrilar la atención primaria rural en los próximos meses y años. Tal como está actualmente es altamente insostenible mantener a un médico para echar la mañana en un pueblo con tres pacientes. Sencillamente, no nos lo podemos permitir. Por otra parte, es innegable la gran labor socio-sanitaria que se hace con esas revisiones in situ a población muy envejecida, o sea que tal vez deberíamos permitírnoslo, o cuando menos, no borrarlo de la agenda solo porque sale muy caro. Lo que está claro es que, en bien de todos, este debate debe despolitizarse radicalmente. Desacevizarse. Y como esto no va a pasar (si fuera al revés, excuso decir que tampoco) va a requerir de todos nosotros buenos datos, información cierta, mucha didáctica y menos pajarracas en las redes sociales.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

3 Comments

  1. Un problema de la Atención Primaria es la falta de médicos que efectivamente se podría solucionar de una forma tan simple como aumentando el número de plazas MIR. En cuanto al tema corporativo respecto a la contratación de médicos americanos no es como se plantea. Efectivamente desde las distintas sociedades y sindicatos y desde los profesionales hay una negativa por esta contradicción pero no es un tema corporativista, simplemente. Hay una negación a que e se contrate a medicos que no tienen la especialidad de Médicina de Familia ya que en España no se puede trabajar sin especialidad. No parece justo que los médicos que salen de nuestras universidades no puedan trabajar al no tener una formación via MIR hecha y se traiga a medicos de otros sitios en las mismas condiciones que ellos, sin ninguna formación y se les contrate ( hay que remarcar que estamos hablando de médicos sin la formación adecuada, carencia que también va a influir a la hora de la atención a los pacientes). Hay gran parte de nuestros profesionales que tras el reparto de plazas una vez hecho el examen se quedan sin plaza y tienen que volverse a presentar en la siguiente convocatoria, convocatorias que son anuales.

    Post a Reply
  2. A decir verdad, si no fuera por gente tan versada en sanidad y con tanto afán de notoriedad como el Sr. Aceves y cía, no habría tanto ruido mediático a nivel provincial.

    Post a Reply
  3. Gracias a las movilizaciones del medio rural, recogida de firmas y presión social, la reapertura de consultorio parece próxima. Aquí si no se sale en la prensa, este gobierno no se inmuta

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *