web analytics

La política no es la de los vídeos

De un tiempo a esta parte venimos observando como la crispación está inundando todos los rincones de la actualidad política. No hay día que no se viva enfrentamiento de altos decibelios en plenos de ayuntamientos, parlamentos autonómicos o Congreso de los Diputados. Y parece que la política se ha convertido en esto, en intentar sacar el vídeo más viral en redes sociales.

No digo yo que muchos calentones dialécticos no estén justificados, mucho es lo que se tiene que aguantar cada día: faltas de respeto, insultos fuera de micrófonos o de cámaras, gestos que no se ven, porque sí, existe toda una actitud política, lejos de la escucha, en los sillones que están enfrente de la tribuna de oradores.

No es de extrañar que la ciudadanía esté exhausta, de tanto grito, de tanto “postureo”, que se diría , y harta de ciertas actitudes que embarran la práctica política, desembocan en el “todos los políticos son iguales”, hacen que el entendimiento entre diferentes partidos se convierta en “rara avis” e invisibilizan discursos llenos de contenidos, de datos, de pruebas y de verdad.

Pensamos que la pandemia, la visibilidad que se dio de la necesaria interdependencia entre personas para salir adelante y hacer frente a la mayor crisis sanitaria de nuestra historia, iba a cambiar las cosas, el famoso “íbamos a salir mejores”. Pero todos ya sabemos que no ha sido así.

No hay que confundir el debate legítimo de ideas que posiciona a los partidos con diferentes soluciones a mismos problema o las diversas apuestas por diferentes modelos de sociedad con los discursos vacíos de contenido, llenos de falacias, sin argumentos y que única y exclusivamente buscan el titular. Y esto último es lo que deslegitima la política.

Intentar engañar a la ciudadanía, pensar que no es capaz de pensar por sí misma e instaurar discursos fáciles que puedan servir para arremeter contra el adversario es lo que sin duda daña la política, con la ayuda de las redes sociales como correa de transmisión y periodistas en “prime time” que no cuestionan al interlocutor y que incitan a la crispación que se instaura en nuestra sociedad.

Pero no solo es la dispersión de la mentira como arma política, sino que instituciones que se debieran neutrales se politizan cada vez más desvirtuando el concepto de democracia . Ocurre, por ejemplo, con la Justicia. La pelea por “controlar” el Consejo General del Poder Judicial o la reciente elección de los futuros miembros del Tribunal Constitucional ahondan más en esa profunda grieta que de un tiempo a esta parte se ha instaurado en nuestra sociedad entre la política y la ciudadanía.

Muchos políticos lejos de querer tapar esta grieta aprovechan la coyuntura para hacerla más profunda y aprovechan sus posiciones de privilegio para arremeter contra el adversario político ,una actitud muy alejada del respeto y diálogo que exigen a la sociedad.

Y esto último es lo que hace muy a menudo el vicepresidente de nuestra Comunidad. Conocidos son sus incendiarios tweets opinando sobre todo y contra todo lo que no le viene a él, no a la sociedad ni siquiera a su partido, sino a él, pero menos conocida es quizá su faceta en las ruedas de prensa tras los Consejos de Gobierno donde nunca desaprovecha la oportunidad de insultar o arremeter contra la oposición desde su posición de portavoz y desde una institución que es de todos y todas, como es la sede de la Junta de Castilla y León.

Tenía un digno antecesor el ex vicepresidente De Santiago Juárez, al que tanto ha criticado Francisco Igea, experto también en utilizar esta sede como altavoz partidista, pero como dice el refrán “otros vendrán que buenos te harán”.

La política, la de los políticos , sigue estando ahí, es mucho más que lo que hace Francisco Igea, que los vídeos virales, los me gusta, que los insultos o las mentiras, simplemente hay que buscarla, no es estridente, tampoco es mediática, pero es política en mayúsculas, porque ésta sí mejora la vida la gente.


Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On
468 ad

12 Comments

  1. Menos mal que os queda poco para que el Pueblo eche a patadas a los tuyos del Gobierno. Ejemplos de política de altura es Alberto Rodríguez, el loco diputado podemita condenado penalmente por agredir con una patada a un policía y que no dimite. Ni lo echáis vosotros. Amparais y protegéis a todo tipo de delincuentes. Isabel Serra, diputada y portavoz de Potemos, condenada penalmente por insultar y agredir a una mujer policía. Se puede caer más bajo? Que se os llena la boca de feminismo. Ni dimite. Ni la echáis. Sois igual que ellos. No, peor. Espero que nadie vuelva a votaros jamás. No valéis para nada.

    Post a Reply
    • A todos se les llena la boca, pero a los que están con su pueblo son los que más ejemplo deberían de dar. Pero al final son todos iguales.

      Post a Reply
  2. De la sentencia penal a Isabel Serra. Palabras cariñosas dirigidas a una mujer policía, durante un desahucio en 2014: “Hija de puta, zorra, te follas a todos los policías. Si fuera tu hijo habría que pegarte un tiro” Qué nivel. A qué te parecen geniales, Natalia, estos políticos/as?

    Post a Reply
  3. Ay Natalia que estas ofendidita por qué los políticos insultan, ofenden y crispan el panorama político…entonces que te parecen las palabra de tu pablito macho alfa cuando animaba a venir a Segovia a cazar a contrincantes políticos? O tú misma menospreciando a Ayuso ( que también tiene lo suyo )..ay Natalia que te gusta y os aprovecháis del estercolero político español para sacar tajada…más luchar por los ciudadanos y menos doctrina!!!

    Post a Reply
  4. ¿A qué debate legítimo de ideas te refieres Natalia?

    ¿Al de los miembros de Podemos que se dedican a patear policías o ciudadanos, a insultarles o amenazarles?

    Alberto Rodríguez, Isabel Serra, Íñigo Errejón… ¿Te suena su paso por los juzgados?

    No vengáis a dar lecciones de nada Natalia. No tenéis legitimidad moral para hacerlo.

    Post a Reply
  5. https://www.elmundo.es/baleares/2021/09/30/6155e2cafdddff8f078b45ad.html

    Vaya, parece que el Parlamento Europeo va a enviar una comisión a Baleares para investigar los abusos a menores tuteladas que los partidos de izquierda no quieren investigar. A la espera de los resultados quedamos.

    Por cierto, ¿Dónde están las feministas en este caso de Baleares? no se las oye. ¿Puedes explicárnoslo Natalia?

    Post a Reply
  6. Según el reglamento ético del partido, del que eres portavocera ¿Cuando debería dimitir un cargo político? ¿Cuando hay sospechas de delito? ¿cuando sean imputados? ¿Cuando sean condenados en sentencia firme? Gracias por traer la nueva política maja

    Post a Reply
  7. https://www.elespanol.com/invertia/empresas/energia/20211023/precio-luz-marca-domingo-caro-historia-eurosmwh/621688093_0.html

    Efectivamente Natalia, “la política no es la de los vídeos”, es la de las puertas giratorias de las eléctricas que cruzan los políticos de uno y otro color sin vergüenza ninguna.

    Hoy otro récord más en el precio de la luz. Y esto con el sistema de tarificación aprobado por tu gobierno socialcomunista.

    NOS VAIS A ARRUINAR CON LA PUTA LUZ DE LOS COJONES. Qué poca vergüenza tienen tus amigos del gobierno.

    Post a Reply
  8. Natalia, el párrafo de “…Intentar engañar a la ciudadanía, pensar que no es capaz de pensar por sí misma e instaurar discursos fáciles que puedan servir para arremeter contra el adversario es lo que sin duda daña la política, con la ayuda de las redes sociales como correa de transmisión y periodistas en “prime time” que no cuestionan al interlocutor y que incitan a la crispación que se instaura en nuestra sociedad” … Lo dices por tu jefe Sánchez y por ti misma ¿no?

    Post a Reply
  9. Magnifico artículo como suele ser habitual Natalia, Enhorabuena. También las habituales reacciones al mismo son ejemplos de lo expuesto en él.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *