web analytics

Y de repente, un político

Comite electoral del PP de Segovia.

Cualquier cosa menos indiferencia —y eso quizá sea un buen comienzo para un candidato— ha causado la elección del cabeza de lista del PP para el Ayuntamiento de la capital, José Luis Sanz Merino, “la tercera vía” con la que se ha resuelto el pozo ciego en el que se había entrado en los últimos días a costa de la discusión cerrada en torno a los «candidatables» José Mazarías y Pablo Pérez y de paso se ha evitado la hecatombe que se habría producido en el partido si alguno de los dos “bandos” acababa imponiéndose y por tanto perdiendo el otro, de la que difícilmente se habrían recuperado los segundos. Y le recuerdo que en uno de los lados estaba la presidenta provincial, Paloma Sanz y el secretario regional, Francisco Vázquez, entre otros. Lo dicho, una debacle de imprevisibles consecuencias que, por su bien, han hecho bien en evitar.

Cierto, a ojos del espectador puede parecer una salida desesperada e impuesta, de esas que se toman en los partidos tirando de un hombre o mujer de la casa que aporte solvencia, experiencia y sobre todo, compromiso. De esos que asumen sin muchos reparos el encargo y a partir de ese momento se empeñan en el cumplimiento de la tarea que en este caso no es nada fácil: tratar de alcanzar la Alcaldía de Segovia. Es el quinto del PP que lo intenta desde 1999 y ninguno lo ha conseguido pese a que tres de ellos ganaron las elecciones. “Uno está comprometido con un partido político y por ello estoy a su disposición” resume el candidato con resignación militante a la que añade tintes de “ilusión” y “confianza” en lograr la conexión con los ciudadanos para validar una victoria electoral.

José Luis Sanz Merino.

Los críticos, claro, lo primero que comentan es que esta elección tiene poco de renovación a la vista de la edad (57 años) y el largo historial del candidato, pero es que esa es a la vez su principal fortaleza. Acostumbrados como estamos a ver concejales y cargos públicos en general legos en los entresijos de las administraciones y hasta en las líneas básicas de sus reglamentos de funcionamiento, a propuestas inconsistentes para salir al paso día a día, a acciones políticas improvisadas y a un alto porcentaje de debates totalmente huecos, posiblemente la actuación de un político profesional —creo que el adjetivo es exacto— en el Ayuntamiento de Segovia, que las urnas digan si en la Presidencia o en la oposición, sea enriquecedora y obligue, eso, a hacer política.

Que quiere que le diga, me relamo, por ejemplo, pensando en un debate entre Clara Luquero y José Luis Sanz Merino y espero que con participación del resto de los candidatos. De repente me interesa mucho más la próxima campaña en la que confío en  que se rompan muchos bucles en los que se han encasquillado montones de asuntos de la ciudad de ahora y del futuro.

Además, habiendo entrado en la edad que tengo, siendo víctima directa del menosprecio con el que hoy día se trata la experiencia laboral y por el aprendizaje, por viejo más que por perro, que me han proporcionado décadas presenciando la vida política local, reconozco que me produce cierta esperanza encontrarme de golpe con un candidato político con experiencia de gestión y gobierno en el propio Ayuntamiento capitalino —teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Tráfico y Transporte de 1995 a 1999— y en el de Escalona del Prado, en la Diputación —es el actual responsable del Área de Administración y Personal, además de portavoz del Gobierno— y hasta en la Delegación territorial de la Junta, donde fue Secretario Territorial hasta 2010.

Parecen los adornos idóneos para un concejal. Lo de ser alcalde ya es otra cosa que el PP, a priori, no parte en la mejor de las posiciones en estas elecciones, empezando porque parte con el grupo de concejales más reducido que han tenido jamás, con ocho ediles. Ardo también en deseos de conocer los nombres de los 24 acompañantes en la lista —ya, me estoy poniendo ansioso, que para eso habrá que esperar algunas semanas— para comprobar si la de Sanz Merino es una propuesta tan interesante como estoy suponiendo, que tan importante es la cabeza como el resto del cuerpo. Y me evito dar ejemplos de lo contrario en los equipos de los últimos 40 años y mucho menos recientes, que eso no toca ahora.

El aspirante también tendrá que luchar con sus propios fantasmas, incluido el más reciente, derivado de la vinculación que tuvo con el consejo de administración de Caja Segovia y la dura “pena del telediario” que ha pagado durante la investigación de casos como el del Torreón de Lozoya, cerrado sin juicios ni consecuencias penales, o de la jubilaciones de los directivos de la entidad que desembocará en un juicio oral, en plena precampaña, que le obligará a pasar por el juzgado, aunque será en calidad de testigo, lo que no impedirá que se generen fotografías e imágenes nada beneficiosas para alguien que encabeza una lista electoral, por mucho que no sea a él, sino a otros, a quien se juzgará.

Los pros y los contras han debido de ser sopesados suficientemente en el seno del Partido Popular porque la decisión ya está tomada y el PP entra así, de la mano de José Luis Sanz Merino, en modo campaña electoral poniendo cara al tercer aspirante que hace público su deseo de ser alcalde tras el proceso de elecciones de mayo próximo, junto a Clara Luquero, por el PSOE y Cosme Aranguren, por Centrados. Otra incógnita resuelta.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

6 Comments

  1. El slogan de campaña: «Merino-no».

    Post a Reply
  2. Eso es, un político, el mejor que tiene el pp de Segovia y uno de los relevantes en CyL. Por fin se eligió bien.

    Post a Reply
  3. Una cuestión es jugar en casa y otra fuera. Es fácil ser un político con poder que va repartiendo dinero a los pueblos y espera el reconocimiento y hasta la adulación, que llega de los alcaldes y concejales que esperan algo, y otra estar en la oposición zafándose cara a cara con Luquero (y digo cara a cara porque actúa mejor por la espalda). Porque supongo que con el recorrido que tiene el candidato y el PP de la corrupción, el PP de la ausencia de ideas y valores, no saldrá alcalde. Es bueno tener experiencia, pero el personaje se las trae y si no está imputado es por ciertos acuerdos, no porque no hubiera responsabilidad. Tambén tenían mucha experiencia Rajoy, Rato, Matas, Ignacio González, Granados. Por cierto, creo recordar que Vázquez le eligió estando todavía imputado. Pero miremos al futuro, que no es precisamente claro para este partido que va a hundirse por la falta de renovación, porque no tienen un proyecto y porque sus responsables son bastante mediocres. Lo veremos en las urnas.

    Post a Reply
  4. Que se aclare bien el tema de la «corrupción» en caja Segovia y la participación de este señor…solo entonces será un candidato limpio

    Post a Reply
  5. pues no….. amigo Sanjosé…. a buscar en el cajón (al fondo a la derecha) las loas a Pablo Pérez, que si un tipo joven, pero con experiencia, con el respaldo de la dirección nacional, y bla,bla,bla…… Ayyyyy que ganas de pillar poder para encontrar un trabajo bine remunerado. Que tiempos aquellos en la alcaldía con Pedrito…… Una pena toda la legislatura trabajandolo… y a última hora aparece uno de fuera del aparato provincial..

    Post a Reply
    • Jojojo. Usted es humorista profesional ¿Verdad?

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *