web analytics

Tenderos contra ‘roscachapas’

aguilafuentetiendaantiguacomercioMi primer trabajo serio en Segovia fue en la Federación Empresarial. Cinco años entre 1997 y 2003, trabajando para personas admirables como ese pedazo de pan de José María Antona, fallecido en la carretera y el hombre que más trabajó para traer el AVE a Segovia. Otros no eran tan admirables, claro. De hecho, en la FES empecé a conocer a un determinado tipo de personas -los Robertos, les llamo yo, en honor a uno- que consideran que tienen como el derecho divino de cobrar el doble de lo que pidieron y pagar la mitad (o no pagar).  Pero en general yo guardo un muy buen recuerdo tanto de los magnates (que se movían entre el sector cochinero y el inmobiliario, siempre en Mercedes), como de los carpinteros que por San José, ya terciados unos vinos, medían galones enseñando los dedos mutilados.  Aprendí un montón, y como es natural, les estoy agradecido. Cuando por la crisis tuve que autoemplearme, lo tercero que hice fue darme de alta en Actividades Varias.

Me sorprendió que Juan Manuel Muñoz, dos décadas al frente del comercio, y desafiando las normas no escritas de la casa, decidiera plantar batalla por la presidencia. Lo normal es que las transiciones entre presidentes sean suaves, tuteladas por el comité ejecutivo, donde están las 10 agrupaciones que cortan el bacalao. El protocolo establece que el presidente sea un empresario sino gordo, de empresa “maja”. A poder ser transversal, y ni solo comerciante ni solo hostelero. Es decir, que toque varios sectores. Además, todo el proceso está hecho para que viendo la cara del comité ya sepas de antemano quien cuenta con el respaldo mayoritario y quien no. Muñoz no solo no contaba con ese respaldo sino que lo tenía más bien en contra.

Alega Muñoz que lo hizo porque ve a las agrupaciones al servicio de la FES y no la FES al servicio de las agrupaciones. De algún modo, en los años de Palomo al frente, el protagonismo de las agrupaciones, y fundamentalmente de hosteleros y comerciantes, ha quedado diluido en la marca general.

Una marca general que ha rehuido la tensión política de otro tiempo por una labor más de lobby y opaca. Una marca que ha supeditado lo reivindicativo a lo profesional. Cuando yo entré en la FES trabajaban allí siete personas y media (el medio era yo). Ahora son 14, fudamentalmente a través de programas en convenio con las administraciones. Visto con perspectiva, y obviando cuestiones de fondo que desconozco, que las habrá, creo sinceramente que el trabajo de Palomo ha sido correcto. Un ejemplo. Como saben, cascó un puente del ADIF y se cerró el vial que conecta el Cerro con Hontaria. Para las empresas y transportistas ese cierre obligaba a meter kilómetros extra a los camiones. Un desastre. En otros tiempos, la FES hubiera emitido un comunicado atronador emplazando al ADIF a abrir el vial a la de ya. Me consta que en su lugar se han intercambiado llamadas a Madrid. Trabajo entre bastidores. Resultado,  lo que se hubiera politizado y tardado meses, se ha resuelto en un pis-pas (bueno, no solo la FES ha intervenido, también y mucho ASETRA, y puede que alguno más).

Pero volvamos a la apreciación de Muñoz. ¿La FES al servicio de las agrupaciones o las agrupaciones al servicio de la FES? Para el que no sepa de que estoy hablando le diré que la FES, y de nuevo lo dijo Muñoz, en realidad son 1o socios, los 10 comités ejecutivos de las agrupaciones, que son las que ponen los socios. Para Muñoz, por tanto, la FES debería ser poco más que una red de servicios administrativos al servicio de las patronales.

Y aquí hay una serie de dicotomías importante. Hosteleros y comerciantes capitalinos contra todos los demás. Locales contra regionales. Lo primero que tengo que decir es que no es una cuestión política. No en su esencia. Los políticos eso nunca se lo creen, pero es así. Cierto que Muñoz se ha posicionado alguna vez en movidas pro-PSOE, como no es menos cierto que Julián Duque, su segundo, no se pierde un sarao del PP. No sé dónde ubicar a Ortega, pero conozco a su lista,  y tendrán sus ideas políticas, seguro, pero me da que son de estos empresarios que consideran que aparecer en público con la camiseta del Barça solo puede acarrearles disgustos con los que lucen la del Madrid. No sé si me explico. Puede que sean de Podemos, pero ni usted ni yo nunca lo sabremos.

No. Dejando de lado problemas de química personal, que imagino siempre los hay, el problema es que un tallerista donde realmente precisa el lobby no es en el Ayuntamiento de Segovia, o en la Diputación. Su karma es enfrentarse a normativa de Industria, a trasposiciones comunitarias. Para GESTRAA  (los talleristas, los roscachapas del titular), el frente de acción es nacional o incluso internacional. Ellos precisan  acceso directo al director general que lleva las cosas. Estar ahí cuando algún iluminado sopesa cambiar el estándar de seguridad 1234/29764 B por el 498C/HH3026. Y quien abre esa puerta es la CEOE, o sea la FES, la matriz grande. En cambio, un comerciante, un hostelero, depende del espacio local.  Y además, un espacio local capitalino. No tengo datos a mano, pero me jugaría una ronda a que el 75% de los socios de ACS y AIHS están en la capital.

¿Ven el problema? Para la AIHS, para la ACS, es vital cosas como la movilidad, trasladar la estación de aquí a allí, el cambio de sentido de José Zorrilla. Aparcar más cerca o más lejos. Las luces navideñas y los concursos de tapas. Porque es muy local por la propia naturaleza del negocio.  Y a veces, comerciantes y hosteleros caen en el vicio de exigir que Segovia se adapte a ellos, cuando son ellos los que deben adaptarse a Segovia, su mercado después de todo. Dicho sea de paso, algo mucho más fácil de decir que de hacer. Comerciantes y hosteleros viven del tráfico de personas ante su escaparate, si la gente no pasa por ahí, es normal que porfíen por hacerla pasar. Un fontanero de AFYCA no. Hoy una casa en San Millán, mañana una granja en Mudrián. Para un hostelero, el concepto de interés general está siempre muy asociado a mi calle, mi ciudad. Para un roscachapa el sentido es ante todo gremial.

asambleafes

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

1 Comment

  1. Interesantísimo análisis. Mi reconocimiento señor Besa.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *