web analytics

Restaurante José María, “cambiar para que nada cambie”

La familia Ruiz, con José María y su hija Rocío al frente, han hecho suyo el refrán “renovarse o morir” y tras casi un mes de obras han dado a la taberna de su conocido establecimiento, un nuevo aire.

Con motivo del fin de las obras y el comienzo de la nueva andadura de un espacio que lleva en funcionamiento desde 1982, han realizado la presentación del resultado de tanto esfuerzo ante los medios de comunicación y Rocío Ruíz, directora del Restaurante, ha explicado que no se trataba de hacer un cambio radical sino “cambiar para que nada cambie”.

En su intervención, ha recordado que la taberna del Restaurante José María, es un lugar que desde el principio de su historia recibe a un numeroso público y que, tras muchos años con su puerta abierta, necesitaba “un toque de luz”.

Las obras se han realizado bajo el proyecto de Ruth Santos, diseñadora vallisoletana que propuso hacer un esgrafiado, típico en la arquitectura popular y tradicional segoviana, en el interior del establecimiento. Puestos en contacto con Rafael Ruiz Alonso, Historiador, Académico de San Quirce y especialista en este arte sobre el que ha realizado recientemente un libro en el que se recogen todos los diferentes modelos de esgrafiado, comenzó su trabajo para aportar ideas sobre la decoración a realizar en una de la pareces de la taberna que a modo de zaguán, como era habitual en el siglo XVI, se ha decorado con esta especialidad segoviana, con la intención de dar el empaque de “recibidor” a este espacio, anterior a los comedores.

La diferencia, ha comentado la Directora, ha sido el modo de realizarlo pues, en vez de utilizarse una técnica mudéjar, como ocurre habitualmente en las fachadas, se ha utilizado una técnica renacentista con un estilo italiano. Los artesanos que han hecho posible la realización del esgrafiado, han sido Pablo Arévalo y María del Mar Pino, profesora en la Escuela de Arte y Diseño de Segovia, ayudados por un grupo de alumnos.

El resultado de la obra ha conseguido dar más amplitud y luz al establecimiento. Una luz de la que la Real Fábrica de Cristal de la Granja, es también responsable pues, otra de las novedades con las que cuentan, son las lámparas que iluminan la barra. Fueron diseñadas en esta Real Fabrica, en el siglo XVIII y, de ellas se han realizado unas réplicas, talladas a mano, elaboradas con la técnica del soplado para conseguir mostrar a Segovia dentro de estas paredes renovadas.

Al margen de estos ejemplos artísticos y muy visibles, esta reforma ha buscado la puesta a punto de un bar que desde 1982, momento en el que el matrimonio Ruiz abrió la puerta de Restaurante José María, no había tenido grandes renovaciones a causa del típico “¡Como vamos cerrar!” pero, ya había llegado el momento y, “tanto mi padre como yo, estamos orgullosos y, pese al trabajo, ha tenido su recompensa”

La obra ha sufrido un retraso (como casi siempre) y eso les tenido un poco agobiados pero, comentaban con una sonrisa en la cara, “ha merecido la pena”. La familia Ruíz, para terminar, ha invitado a los segovianos a visitar esta conocida y renovada taberna o bar, lugar de reunión de un enorme número de segovianos y no segovianos para disfrutar de sus vinos y de la compañía.

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *