web analytics

¿Por qué Silvia? ¿Por qué?….

La que ha liado Silvia Clemente. Seísmo de magnitud 8 en el PP, con Segovia de epicentro. A toro pasado todo periodista que se precie andará entonando el ya lo sabía, que las relaciones eran pésimas, que se veía venir… Yo sólo puedo decir que estábamos unos cuantos en el banquillo de la vista por Caja Segovia codazo va, codazo viene… “¿Pero deja también el PP? ¡Ay la hostia!”, el fin del mundo, cuchicheando y el juez mirándonos con el ceño fruncido.

Eso el 21 por la mañana. Por la tarde renunciaba al acta de procuradora del PP por Segovia (siendo sustituida por Raquel Sanz). Por primera vez en 25 años, Clemente se convertía en ciudadana estándar. Libre de cargos.

Resumiendo. No se juega con la seño. Todo esto se desmadró cuando a Clemente la lían para no presentarse a la sucesión de Herrera, irás de dos, le dijeron, que luego fue de tres, desplazada por el que fuera  su subordinado (aparentemente), Francisco Vázquez. Cuchillada trapera. Desde entonces a peor. El número tres en el organigrama era en realidad un 23, luego un 73, luego cero patatero tipo jarrón chino de los que acumulan polvo en las vitrinas de Las Cortes. Clemente ha ido mostrando su paulatino alejamiento “plantando” ostensiblemente al PP en los actos provinciales, con su butaca vacía.

Agosto de 2018. Silvia Clemente lleva décadas repartiendo los cazos de arroz en la paellada para militantes que tradicionalmente marca el fin de las vacaciones segopeperas. Ahí me cosqué de que aquello no era una pelea de novios,  las cosas estaban realmente mal. “¿Dónde está Silvia?”, preguntaban en la organización –los hombres de Paco– a la hora del posado para la prensa. Y Silvia que no vino. Meses atrás, en el PP de Segovia no se hacía una foto hasta que Clemente lo decía.

Saltamos a febrero de 2019. A los periodistas se nos cae el boli cuando escuchamos a Clemente, en el acto de descubrimiento de un esgrafiado machadiano en La Carcel, territorio Luquero, ensalzar sin ambages la política cultural de Segovia y ponerse a criticar la siempre ninguneada labor de las Diputaciones. ¿Qué está pasando? ¿Es esta la misma Silvia que, no ha tanto, al preguntarla por cualquier percance del PP te salía que dada su condición de presidenta de las Cortes no podía posicionarse? “Algo quiere la coneja cuando mueve la cabeza”, comentó una espabilada periodista.

No era la Silvia que conocíamos. La nueva Silvia estaba rompiendo puentes tras perder la última batalla (al menos en el PP)  por un puesto la lista a las Europeas. Sabedora que Castilla y León c’est fini, y ante la baja del cupo regional en la lista de Díaz de Mera, puso toda la carne en el asador. ¿Acaso con la vista puesta en un traslado al Congreso a expensas de Beatriz Escudero? Acaso. Ya se sabe, tu te envidas a reyes para ganar por dúplex.  Y en el regateo sales de cabeza de lista por Segovia.

Con Vázquez y Mañueco repartiendo el arroz. Con la cúpula junto a Rajoy. Escudero, Sanz y Clemente, enemigas íntimas.

Pero no salió bien. Y el 21 de febrero una Clemente con la voz quebrada declara la guerra al partido que la ha criado en pechos durante 25 años.  Clemente saca la katana.  Al carajo Mañueco, un embustero, un negado, una calamidad… Eso no es irse de un portazo, es irse partiendo a patadas todos los muebles y pinchando las ruedas del coche al grito de ¡towanda! Es un divorcio a cara de perro, de los de llamar cagando leches al abogado porque va a salir por un pastón. Que entre nosotros, es lo que parece que ha hecho el PP. Cuando menos las trece líneas de flemático comunicado de “oído cocina” parecen redactadas por el bufete Garrigues.

Lo primero que pensé es que se retiraba a los cuarteles de invierno. La cosa en el PP está movida, quién sabe qué pasará en junio. Tal vez a algún destino empresarial de campanillas. Pero claro, el tono elegido no era de un “me retiro”. Es un “a por ellos”.  Unos destacados militantes del PP me quitaron del error. “Se va a Ciudadanos,  Silvia es un animal político, no puede vivir lejos del poder”. Y yo tonto de mí, no sé no sé. Pero encajaba. ¿A qué si no te vas de la casa paterna y encima amenazando? Besa 0 hombres de Paco 1.

Porque no me digan que despedirse con un “no seré la única que se vea abocada a irse del PP de Castilla y León” no es amenazar con irse, sí, pero con séquito, abriendo una peligrosísima espita por la que traspasar del barco Mañueco en horas bajas al… al… ¿al cuál? Pues a Ciudadanos. Esto puede ser una fuga organizada.

No sé si saldrá la operación. Todo lo que sé es que tiene sentido. Y que Silvia Clemente ha elegido el momento perfecto para liar una monumental, en plena fase de confección de listas, que quiere decir uno contento y tres cabreados como monos y más que dispuestos a atender una llamada de Silvia. Necesito un dos para Zamora, un senador por León… ¿Qué tal si nos aproximamos a las facciones desertoras de Soria y Ávila? Silvia Clemente se puede comer con patatas a Ciudadanos de Castilla y León. Es una leona, una leona despechada… y con ambición desmedida.

Porque lo que ha hecho está muy feo. Apuñalar a un partido al que juraba “amor eterno”, un partido que después de todo, la ha encumbrado hasta lo que actualmente es. Vale, que la ningunearon en los últimos tiempos; de acuerdo, y tirando con todo (familia incluida). Pero no es menos cierto que ella ha disfrutado veinte años de la política autonómica, que sus conmilitones segovianos de partido apenas han tocado pelo ni le han disputado los galones (¿o acaso alguno ha hecho carrera a su sombra en Valladolid? No, nadie). Que además ninguneó al PP local negándose erré que erree a encabezar una lista ganadora para el Ayuntamiento de Segovia. Clemente no estaba por arrastrarse por los lodazales de la Segunda B, eso quedaba para los curritos. ¿Yo a pelear con Arahuetes? ¿Y que será lo próximo? ¿Barrer la sede?, venga ya…Nunca formó equipo, siempre a lo suyo.

¿Qué quieren que les diga? Clemente es lista, probablemente, la mejor política que ha tenido el PP segoviano desde los tiempos de Loyola de Palacio. No se merecía acabar en la cuneta.  Pero se mire por donde se mire, pasarse al enemigo con todos los pertrechos en vísperas de la batalla y dejando el flanco desguarnecido tiene un nombre: Alta traición.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

9 Comments

  1. La señora ha descubierto el entramado del PP de Segovia.. Al que nunca ha soportado… El de la boina y los de la diputación. se va matando… Pero ya tiene el PP segoviano buenos medios de comunicación, bien financiados con publi institucional y de la otra para que corran a morder a la señora. Aquí buena muestra de un pequeño bocado. Y no será el último…. Y si va por ciudadanos ni te cuento

    Post a Reply
  2. Van hablar vds. Mucho tiempo de estos felones y felinas….no dedican excesivo entusiasmo hacia el PP, diputación, grupo popular… fotos y demás como hace sin disimulo el adelantado….hay vida detrás del PP…..aunque no haya subvención..

    Esta riña de gatos es tan interesante.?

    Post a Reply
  3. Con Vázquez de por medio, no es extraño que todo acabe mal.

    Post a Reply
    • Esa es otra característica del partido coruPPto popular…las guerras cainitas y la lucha por el poder interno ..lo demás para ellos es secundario, incluida Segovia..

      Post a Reply
      • Corrupción lo ves en todos los partidos, malas personas también, sinvergüenzas también pero también les hay buenas personas, sensatas, buenos gestores…. El día que te quites de la frente la bufanda antisistema evolucionaras, aunque parezca imposible

        Post a Reply
  4. En las declaraciones del pasado jueves esta señora dijo que otras personas del partido la seguirían, se estaría refiriendo a Sanz Vitorio? Ésto señor se debería retirar ya de la política.

    Post a Reply
  5. El PP no tiene proyecto, es una suma de intereses de gente que lleva muchos años en el poder y quiere perpetuarse para seguir cobrando. Gente con pocos escrúpulos que van dejando cadáveres por el camino, muchas veces personas de valía que se van sin dejar ruido. Ahora le toca a Clemente, que también tiene sus cadáveres, haciendo mucho ruido y destrozando la precampaña de los peperos. Al final quedan los mediocres y los que mejor navajean. Un Vázquez poniendo buena cara para alejarse de Segovia y subir, una Paloma Sanz que fuera del PP no valdría ni para llevar un puesto de castañas, un Sanz Merino con las navajas afiladas (¿dónde irá a parar el efímero candidato?), un De Vicente haciendo los recados, y así todos. ¿Proyecto? Mantenerse el poder los de siempre. Va a ser divertido ver a los candidatos de un partido sin credibilidad intentando convencernos de que o ellos o el caos. No creo que sea alta traición, señor Besa, la traición es la del PP a sus votantes, la de estos dirigentes mediocres que cada vez representan a menos gente. ¡A su casa!

    Post a Reply
    • Espera espera socio!! Proyecto bueno el de podemos, y pro etarras y demás. Gran proyecto el ir al hotel Cándido a insultar a los que queriamos ver a Vox. O mejor el proyecto actual de clara luqueros? Venga campeón que no cuela

      Post a Reply
  6. Cambiarlas de Molinero,pero no de ladrón.
    Hay algo bueno en política, nadie se quiere salir: EL PODER, hemos dado mucho poder a gente que habla muy bien, ordena muy bien y no HACE NADA.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *