web analytics

Ni Podemos ni Centrados, el castañazo

Fernandez, junto a San Juan y Peñalosa.

Tras cualquier elección siempre hay alguien que se la pega. El 26M se prefiguraba como una segunda convocatoria para Podemos y el PP, cateados sin contemplaciones en las generales. Ciudadanos «progresaba adecuadamente» y el listo de la clase resultó ser, y de largo, el PSOE. Ya en segunda convocatoria, el PSOE ha seguido brillando; Ciudadanos sube pero baja, sube respecto a 2015, pero baja respecto a las generales, lo cual debería preocuparles, tiene pinta de ser un nuevo PDP. El PP salva los muebles, si por tal entendemos que su control del centro derecha no se ha visto amenazado ni de lejos por los naranjas. Dolerá perder poder, pero a los partidos no les va nada mal irse a la oposición a purgar pecados. De Vox decir que es pronto para darlos por muertos.

Podemos nada que hacer. Desastre total. De 10 procuradores a 1. De ser piedra de bóveda del municipalismo de izquierdas, con Carmena y Colau como nuevas Evas del renacer progresista, al «fuese y no hubo nada»: ha vuelto el PSOE, el de toda la vida y nunca estuvo más lejos Pablo Iglesias de, cual era su propósito, redefinir la izquierda ibérica con él de líder. ¿Qué ha pasado?

Demasiadas contradicciones: desde pasar del working class hero que vive una humilde barriada al casoplón de Galapagar (argumento demagógico donde los haya pero de enorme carga simbólica); pugnas fratricidas entre anticapitalistas y errejonistas zanjadas a golpe de purga; la errática situación de Cataluña; del apenas partido que todo lo hacía en círculos pseudohippies en verdes praderas, al rodillo telemático por el que el aparato terminaba por imponer a sus favoritos en detrimento del disidente. Postureo y caosEchenique debería haber dimitido hace años y si no hace lo mismo Iglesias, será por andar desesperado por cazar alguna cartera ministerial que permita alimentarle el ego y seguir saliendo mucho en la tele.

Añadan a ello la pelea de egos que ha impedido montar coalición con IU en las autonómicas. Un ejemplo, en Valladolid ni José Sarrión ni Pablo Fernández han logrado pasar el listón del 5%. Con lista única no hubieran tenido problemas para conseguir escaño o incluso dos. Pero cómo había que poner a uno o el otro y encima con cremallera por aquello del género, al final nada. Y lo siento especialmente por Sarrión, un tipo de los más solvente.

Tradicionalmente, desde los tiempos de la fundación de la Escuela de Franckfurt, cuando los que dicen representar al pueblo son ninguneados electoralmente por ese mismo pueblo se apela a  la «alineación popular» derivada de lo mediático y las industrias culturales. Somos los medios, y especialmente los grandes medios, que como hijos del poder defienden con uñas y dientes a sus amos, los grandes muñidores de la opinión pública.

Nos sobrevaloran. En realidad, los medios somos más el pregonero que por cuatro duros te-anuncia-lo-que-quieras. Creo, más bien, que hoy en día lo que se impone es el «relato compacto«. Partido que quiera ganar tiene que ir a las urnas con un mensaje claro, voy de esto por esto y de esto otro. El relato del PSOE: «vale, ser muy muy rojo está muy bien, pero somos nosotros los que paramos a la derecha». Relato de Podemos «vótanos de manera que haremos que el PSOE haga políticas realmente de izquierdas». De modo que el electorado ha visto que para que el PSOE hiciera políticas «realmente de izquierdas» la condición de posiblidad era darles el poder… luego ya, que salga retinta la cosa… El PSOE ha impuesto su relato, sus muchos más medios, su mucha mayor implantación y, como poco, ha visualizado menos incoherencias, menos postureo y peleas de egos. Y estas es la realidad objetiva de porqué Podemos se ha ido directamente a la UVI de la historia. .

Una pena en la medida que Podemos encarnó, por unos años, un recambio generacional necesario en la política española. Urgía recuperar a esa generación tan precarizada de los 80 y los 90 que miraba a un lado y al otro y solo veía políticos aburguesados que, apeados del poder, corrían a jubilarse a un consejo de administración de los de mariscada los viernes. Iglesias y Podemos trajeron a esa gente a la política.

Lo suyo sería ahora matar al padre. Al «súper-líder» que tan mal lo ha hecho. Dejarse de chorradas, hermanarse con IU y sumar, como han hecho los partidos verdes allá donde han triunfado. Pero claro, en un escenario tan contradictorio y egótico como la izquierda española, eso se antoja sencillamente imposible. Donde no hay, no roban.

Curiosamente, en Segovia, han pasado dos cosas. El trabajo abnegado de IU en la esfera municipal se ha visto recompensado con doble de representatividad en la capital y éxitos como el de Palazuelos, además de prácticamente mantener su representación allí donde pudieron formar lista. La otra cosa es que al presentarse divididos en las municipales, Podemos ha conseguido por los pelos una concejalía para San Juan. Probablemente, si hubieran ido juntos se hubieran quedado en dos. Pero entiendo que eso es un efecto capitalino no extrapolable allá donde lo realmente crucial era tener una única lista.

Centrados o la ausencia de relato

Y otro gran derrotado en Segovia. Centrados, su trabajo municipal ha sido impecable. Si tuviera que decir qué concejal del anterior mandato más confianza me daba al explicarme las cosas diría sin dudar que Cosme Aranguren. Si las elecciones fueran justas Centrados debería haber obtenido una buena tajada y no los vergonzantes mil votos obtenidos en la capital, apenas un 3%. Han sido castigados por el electorado. De su campaña eché en falta medios -evidente- pero también y sobre todo un relato. Los de Aranguren no han sabido armar un relato, probablemente no lo tenían, probablemente no había espacio para ello, y en su lugar se han lanzado a una campaña necesariamente de «low cost» con demasiadas estridencias que les restaban seriedad, como la recuperación a última hora de algunos políticos que intentaron lanzar un mensaje «segovianista «, que no estaba mal tirado el tema, pero que les diluía como los frikis rosados que van con globos. Esta claro que Pablo Pérez ha jugado bien sus cartas y monopolizado el relato «soy el antiluquero». Pérez ha dejado sin relato a los demás. «Si no quieres Luquero, vótame a mí», se presentaba el joven popular. Desde Ciudadanos compensaron eso con el tirón de la marca. Centrados, no. Se quedó sin razón de ser en el peor momento.

Podríamos hablar también, a toro pasado, de la dificultad y gasto inútil de energía que ha sido proponerse como una opción provincial, más que capitalina. Podríamos hablar de la fallida integración en Ciudadanos… Por dar alguna explicación a cosas que no la tienen.

Mucho me temo que al partido le toca ahora disolverse y pasar a la historia. Harán bien el resto del partido en tirarles los tejos, esta gente vale y es una pena que Segovia los mande al cajón de los juguetes rotos.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

9 Comments

  1. Centrados cayó por su propio peso!!!

    Post a Reply
  2. Centrados cayó, una lastima por el Sr. Aranguren, por aliarse con el Sr. Javier Arranz , lo que toca lo destruye y hunde

    Post a Reply
  3. Cosme Aranguren tiene buen fondo, pero le fallan las formas (Y que no se malinterprete la frase, por favor!!!).

    Post a Reply
  4. El Sr. Aranguren ha hecho casi todo bien, pero el error de Arranz lo ha pagado. No quiso oir a quienes se lo decían antes de fraguarse el pacto y ahora recoge los frutos. Le cambio hasta el humor y el tono en redes sociales. En lugar de vender el buen trabajo realizado nos contaron fantasías irrealizables como lo de la RENFE segovia, los millones a mansalva y proyectos faraónicos para los que no hay ni habrá recursos si aunque le toquen los euromillones. Lo siento Cosme, Arranz es demasiado error.

    Post a Reply
  5. Lo importante es que los que estén lo hagan bien.

    Post a Reply
  6. Adiós, cosme , ya pronostique que tendrías un recorrido tan largo como tu ocurrencia sobre los espermatozoides de echenique. Vete con el inefable herranz

    Post a Reply
  7. No me parecía mal su papel opositor. Pero, desde el día que, en una entrevista, me puso a Fraga como maestro e incluso a Aznar, con algún matiz, me decidió a cambiar de papeleta. Así son las cosas.

    Post a Reply
  8. Cuanta envidia y ganas veo hacia la injusta expulsion de Centrados, reconocida por el mismo periodista. Habla el articulo de todos: izquierda unida (partido que me parece el mas compensado y con mejor aprovechamiento en los medios), PP,Podemos,…. Y de siete opiniones, seis para podemos. Que mala es la envidia, ¿ verdad, Rufian y compañia?

    Post a Reply
    • Podemos fallo criticando a Ortega por sus donaciones sociales…centrados tenía un programa de tebeo, tomando a los ciudadanos por tontos al hacer propuestas no incompresibles, sino ridículas, como un tren por toda la provincia y «segovianos no» mal entendido…estaba claro que buscaban una silla y vivir del cuento cuatro años…fíjate si serán absurdos que algún miembro destacado de centrados está vanagloriandose del éxito conseguido en estas elecciones por no quedar el último…

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *