web analytics

Nervios

Como en aquellas transmisiones deportivas de antes: “Saltó la bronca en las Gaunas”. (No me diga por qué, los goles de mi infancia sólo se marcaban en Logroño). Lo cierto es que esta vez la chispa se encendió en la sede del PSOE de Segovia, donde vino la secretaria de organización regional, Ana Sánchez para poner en marcha del Comité electoral provincial –del que me hacen sucinto resumen: “No sé qué es Andalucía y con Tudanca y todos juntos, presidentes de la Junta y la Diputación, que vamos muy bien”– y en su intervención ante los periodistas se sacó un recorte de prensa que traía preparado para darle cañita al secretario regional del PP, Francisco Vázquez, que “estando en Segovia no puedo resistirme”.

Ana Sánchez muestra un periódico para criticar a Franscisco Vázquez.

El titular se prestaba a ello, que venía a atribuir al político la idea de que se conformaba con que el PP lograra 35 procuradores –pobre aspiración teniendo en cuenta que la mayoría absoluta son 43– y que para gobernar en la Junta se podía meter en la negociación la cesión de ayuntamientos a otros partidos. Un caramelito para Sánchez, que se lio a criticar al “jefe de la campaña” del PP por “asumir que sale a perder” y por “ser capaz de todo” para gobernar la Junta y de “vender al mejor postor” la confianza de los votantes con tal de mantener el poder en la región.

Vázquez, del que debo decir que me extrañó lo que leí en aquella entrevista porque ese no ha sido nunca su lenguaje de campaña, ha tardado sólo un ratito corto en contestar. Dice que el titular aquel era “poco afortunado” –ya le ha tocado al mensajero, que por otra parte no se ha defendido, que yo sepa– que en realidad van a por todas y ha sacado la artillería contra la socialista a la que lo más suave que le ha dicho es que “tiene un problema psicológico” al imputar a otros lo que hace ella, en referencia a los gobiernos podemitas con permiso del PSOE de Madrid y Barcelona.

¡Chico, qué combate! No es muy limpio ni edificante, pero denota que, por fin, ya estamos en elecciones. Parecía que los políticos estaban como adormecidos ante el añito que nos espera y ha bastado que los andaluces menearan el árbol de los votos para que el personal espabile. Los del PP porque creen haber visto aire del que respirar donde sólo parecía haber contaminación. Y eso que han tenido unos resultados desastrosos; los del PSOE porque aún tratan de enterarse qué ha sido lo que les ha atropellado en su corralito de toda la vida. Y eso que han ganado.

Fernández Mañueco flanqueado por Sanz y Vázquez.

Me refiero sólo a esos dos partidos porque en Castilla y León, de momento, “el resto” parece que no está o sólo mira, digo yo que pensándose sus representantes si adquieren identidad propia de una vez o siguen esperando a ver si les continúa llevando el viento soplado por sus mayores en Madrid que parece la fórmula elegida de juego. (Le reto a que me mencione dos nombres de representantes de ámbito regional de Ciudadanos, Podemos o IU).

Bueno, al menos tenemos claro los candidatos a la Junta de los del bipartidismo. Luis Tudanca, por el PSOE y Alfonso Fernández Mañueco por el PP. Por cierto, este miércoles ha dejado la Alcaldía de Salamanca para dedicarse por entero a sus tareas como candidato y también como presidente del partido. A ver si de una vez se pone a hacer candidaturas, siquiera de las capitales, que tiene en ascuas al personal. Y no solo de su partido. También de la prensa.

En mi gremio está el personal nervioso y andan disparadas las ansias de vestir el titular, de poner cara al candidato, de adelantarse a acontecimientos que aún no se han producido y claro, pasa lo que pasa.

En las últimas semanas se han podido leer y oír varias informaciones aventurando nombres de posibles candidatos. Las hay repletas de condicionales y subjuntivos que es una forma más de especular sin hacerlo abiertamente; otras a base de tiros con postas disparando a bulto contra la bandada de nombres, que siempre caerá alguno correcto junto a otros veinte errados; y también las que son directamente desmentidas con contundencia. “Lo siento pero esta información no es veraz”, rezaba un lacónico mensaje en la cuenta de Facebook bajo el enlace de un periódico en el que se había nombrado candidato a la Alcaldía esa misma mañana; una emisora de radio transmutaba los titulares de su web de “Pepito Pérez (el nombre es figurado, no nos liemos) se postula como candidato” a “Pepito Pérez posible cabeza de lista” en el breve lapso que Pepito Pérez tardó en llamar por teléfono; y otro periódico rectificaba abiertamente el contenido de la página completa llena de nombres, fotos y siglas que había publicado el día anterior.

Si. Hay nervios. Personalmente, tengo mis sospechas sobre quién va a ser el candidato del PP a la Alcaldía de Segovia y hasta he cruzado varias rondas de cerveza, en el bar, claro, apostando a que tengo razón. Pero es que el PP –ni la mayor parte del resto de partidos, salvo en el PSOE, que ya los ha “elegido”– aún no ha abierto ese melón, no se han discutido nombres en sus órganos y ni siquiera los “padrinos”, esos que en los partidos señalan a uno y provocan que acabe refrendado por todos como cabeza de lista, se han molestado aún en estirar el dedo. Así pues, de momento que cada uno pague su bebida y ya llegará el día en el que uno apoquine la de todos y entonces si, los titulares serán inamovibles.

Y que empiece la disputa electoral en la que los protagonistas, los nerviosos, los que programen sus tiempos, los que se dediquen dardos envenenados sean los políticos.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

2 Comentario

  1. Nervios, nervios,….. ja, ja, ja,…… sobre todo los del Psoe y los podemitas, ja, ja, ja.
    Se rumorea entre los que saben de esto, que hablando de Elecciones Nacionales, el Psoe (y podemitas, ya que su “destino” ya va inexorablemente unido), desde la moción de censura de mayo, apoyada por “la creme de la creme”, pierden 2 escaños al mes. Y que a partir de las Elecciones Andaluzas, el ritmo de perdida es de 3 escaños al mes.
    Suponiendo, como se supone, que el “doctor-cumfraude”, ya se habrá cansado de paseitos en el Falcon, allá por el mes de Mayo (para la famosa super-jornada electoral con 5 urnas), estamos hablando de…… 5 mesecitos de 2 escaños = 10 escaños menos, y 6 mesecitos de 3 escaños = 18 escaños menos, lo que nos arroja un total de 28 escaños menos para Psoe y podemitas. Entonces, el Psoe se quedará con 84-28 = 56 escaños,……. y los podemitas con 67-28 = 39 escaños.
    Ahora esto mismo, se puede trasladar a las Elecciones Autonómicas, y no me extrañan los “nervios”,….. o “nervias”, por supuesto.

    Post a Reply
  2. Creo que hay muchos nervios por todos los lados. En el PSOE porque la política nacional no favorece a las secciones regionales, rechina mucho en Castilla y León ver al partido en Madrid suplicando el apoyo de los nacionalistas (incluso encarcelados) y de los batasunos y demás para sacar unos presupuestos a costa de los demás. En Podemos porque cuanto más les van conociendo peores resultados tendrán, dirigir habiéndose convertido en casta y desde un chalé de dos kilos es lo que tiene. En el PP porque están gobernando y eso supone un desgaste, aparte de los pueblos en que van saliendo irregularidades varias, que no son pocas. Además, porque están apelando al voto útil y resulta que en Andalucía el voto “útil” ha sido el de Vox, que les puede dar la comunidad (y saben que si no hubiera estado Vox muchos se habrían quedado en casa). Ahora la gente que estaba dudando sabe que su voto a Vox puede valer para algo. Y aquí en Segovia en cuanto pierdan unos pocos ayuntamientos, que los perderán, se quedan sin la Diputación, que es una buena oficina de empleo. En Ciudadanos porque ya no son la única alternativa al PP y al PSOE. Así que nervios por todos los lados y más adelante más.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *