La rebelión de las chicas buenas

Un grupo de mujeres que trabaja en la redacción de una revista, que investiga y que escribe artículos sin firma. Las “Panteras Negras”  y el aumento de una violencia ficticia, descubierta por una de las protagonistas. El racismo y el machismo como sistema.  Eso es lo que cuenta esta serie, adaptación del libro del mismo nombre de Lynn Povich. Recoge el primer hito feminista dentro del sector del periodismo, cuando un grupo de mujeres denuncia a la revista donde trabaja por sexista.

Y  las “chicas buenas” se han vuelto a rebelar. Dijeron basta el 8 de marzo, con manifestaciones históricas a lo largo y ancho de todo el país. Histórica como la que se celebró en Nueva York en agosto 1970, la primera huelga de mujeres.

Volvimos a la calle en miles con la sentencia injusta a los cinco de La Manada, ya que no fue una sentencia contra una mujer, sino contra todas. Si nos tocan a una, nos tocan a todas no es solo un lema, es la realidad.  Y el viernes pasado lo volvimos hacer.  La puesta en libertad de “La Manada” hasta la sentencia firme, ha sido otra afrenta más. No voy a entrar en lo jurídico, ya lo han hecho expertos en justicia diciendo los motivos que existían para no dejarles en libertad. Un magistrado de los tres los tenía. Y parece que la investigación de varios miembros en otra agresión sexual en Pozoblanco tampoco fue suficiente para mantenerlos en la cárcel

Paradójicamente, cuando se conocía la noticia sobre la libertad de la manada, se discutía en nuestro parlamento autonómico una medida para limitar la publicidad institucional a aquellos medios que contuvieran contenidos sexistas, como bien indican las diferentes leyes de nuestro país y nuestra autonomía. Básicamente, se trataba de decir NO, no con nuestro dinero subvencionar comportamientos sexistas.  Pero, y lo siento por los que se molesten y digan que siempre criticamos al Partido Popular, este último se puso del lado de unos pocos, y no en defensa de los derechos de las mujeres.

Y esto no es más que otro ejemplo de lo que pudiera ser y no es, de lo que pudiera ser una defensa de verdad de los derechos de las mujeres, y lo que no es. De lo que es una apuesta decidida por la igualdad, y lo que son solo palabras.

Y es que, cierto , no podemos negar que ha habido avances, pero tampoco podemos negar que queda mucho por hacer “las chicas buenas” de los años 70 luchaban por salarios justos, porque su voz y su palabra se tuviera en cuenta, porque las mujeres pudieran ascender a los puestos de responsabilidad, porque pudieran elegir, porque pudieran ser libres. ¿Reivindicaciones de los años 70?. No. Reivindicaciones del año 2018.  Parece mentira.

Muchas veces, la sensación que queda dentro de este sistema patriarcal , con decisiones como las de La Manada, y con otras cuestiones como las trabajadoras de una empresa que no recibieron un aumento porque este solo era para “trabajadores”, o simplemente que cuarenta años después estemos reivindicando las mismas cosas, la sensación es  la “de chicas, quedaos quietas, porque nosotros  somos más fuertes y más poderosos”. Pero nosotras somos más, somos miles, nuestra manada es más numerosas, y la “rebelión de las chicas buenas” esta aquí.  Hemos venido para quedarnos, le pese a quien le pese.

Autor: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

1 Comentario

  1. No sabía que fuera Usted magistrada para dictar sentencias justas e injustas, Sra. Del Barrio. ¿Quién la ha nombrado? ¿Su jefecito sumo-podemita?, ¿ese que le gustaría “azotar hasta que sangre” a Mariló Montero?

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.