web analytics

El Coto: La que se avecina (1)

cangrejo-señalEstá la España aficionada al cinegética y la pesca continental en pie de guerra y a la vez aguantando la respiración.

El tribunal supremo ha tomado su decisión última y ha publicado la lista definitiva de especies invasoras de nuestros ecosistemas ibéricos. Se ha llamado a una guerra santa para defender los bichos patrios y autóctonos, de los infieles invasores que destrozan los más preciado de nuestros rincones más ocultos.

Pues bien, vayamos por partes que la cosa tiene miga. Y mucha. Y alguna se ha  quedado dura. Como la cara de alguno.

Vamos a empezar por los cangrejos. Los dos. El rojo y el azul (por el color de reverso de sus pinzas)

Dicen que el rojo o de las marismas, acabó con el autóctono. Y se le declaró la guerra. Bueno pero resulta que de forma misteriosa apareció en nuestros ríos otra especie, el señal, colonizando los mejores tramos trucheros segovianos y desde allí colonizar deprisa y sin pausa, los cursos fluviales de la Provincia. Dicen las malas lenguas que este extranjero llego al agua con escolta y banda de música. Es decir que fue la propia administración la que hizo la introducción a todas luces calamitosa para el medio ambiente segoviano. Yo en mis sueños y terrores nocturnos, me imagino a un juez solicitando al servicio de medio ambiente fechas y sueltas y documentos firmados por los ingenieros encargados del asunto para “charlar” sobre un posible delito ecológico. No me digan que no tendría gracia la estampa.

Lo digo por que hace unos años había (dicen, que yo nunca me lo termine de creer) grandes denuncias por coger a cangrejeros con más del cupo o pequeños de talla o con señales en vez de rojos según el tramo. Digo que no me lo creo, por que no denuncian a los furtivos de nuestras truchas en los mejores cotos, no van a denunciar por el bicho-comemierda de nuestros ríos. Sinceramente creo que ninguno de estos cangrejos son aptos para el consumo humano en nuestras aguas. Pero ese es otro tema.

Pues bien, según la nueva ley, estas especies de cangrejos (junto a las otras piscícolas señaladas en la lista del Supremo a las que ya haremos referencia) no pueden ser devueltas al agua si te salen en un anzuelo agarrados a la lombriz, pero, Y OJO al asunto, esta penalizada su tenencia, transporte y comercialización. Es decir si sale un cangrejo agarrado a una lombriz ¿Qué hacemos?

¿Llamamos a un abogado?, ¿a un notario?, ¿al Seprona?, ¿al consejero?, ¿al tribunal supremo?…. ¿Que se supone que debemos hacer? Por que no le puedes soltar, no le puedes tener ni le puedes transportar (le juro por la pintona más grande del Cega, que no es broma)

Conozco a grupos de pescadores sin muerte que tienen pensando colocarse  en los puntos más distantes de un embalse y cada vez que pique un pez “alóctono” llamar a la guardería para que se persone y retire el animal del medio natural. Creo que se van reír lo que no está escrito, porque estos, cuando quieren pescar bien, quitan hasta el tapón del embalse.

Continuará…

Author: J. García Herrero

Share This Post On

1 Comentario

  1. jajajajaja!!!

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *