web analytics

Investigan un nuevo fraude masivo en la IGP Lechazo de Castilla y León

En 2015 obtuvieron el sello de calidad de la IGP Lechazo de Castilla y León cerca de 190.000 canales, quedando fuera otras 90.000, que no cumplían las condiciones de peso y presentación. No es un tema menor. A título de ejemplo, la diferencia de precio entre un lechal autóctono y otro francés puede llegar a los  9 euros, al tiempo que la calidad es completamente distinta.

La Guardia Civil informaba el 2 de mayo de una nueva investigación contra el fraude en el etiquetaje del cordero con IGP Lechazo de Castilla y León y que podría afectar a 11.000 canales sacados al mercado fraudulentamente como Lechazo de Castilla y León, valiéndose para ello de la colaboración personas directamente relacionadas con la IGP.

Básicamente, se trata de un doble operativo. Por un lado se investiga a dos marcadores de la IGP, con sede en Zamora, que presuntamente  no efectuaban la selección de los corderos y mentían a la IGP en relación a los registros documentales a través de los que se lleva el control y trazabilidad de los corderos seleccionados. Repartían supuestamente etiquetas y vitolas a operadores comerciales sin controlar los estándares de calidad de la IGP, llegando a disponer uno de estos seleccionadores de hasta 3.500 vitolas de más que habría distribuido a su criterio y fuera del control del consejo regulador. En esta primera fase se han intervenido 482 etiquetas y 712 vitolas a operadores que carecían de justificación.

Investigan al ex director técnico de la IGP

La segunda fase de la operación se centra en un operador que mezcló sistemáticamente corderos amparados por la IGP y no amparados por la misma (hasta 7.500 lechazos “falsos” en un año), teniendo a su disposición las etiquetas y vitolas que comercialmente necesitaba, no aquellas que de acuerdo a la trazabilidad de la IGP le correspondían, de manera que siempre dispuso de más etiquetas y vitolas de las que pudo justificar. Al investigado se le ha tomado declaración en calidad de un presunto delito contra la propiedad industrial. Entre los destinatarios finales de los corderos se encuentran restaurantes de Segovia.

En el transcurso de esta parte de la investigación se detectaron irregularidades en los registros informáticos de la IGP y que abarcarían los años 2013 y 2014, motivo por el que se procedió a recibir declaración al anterior director técnico de la IGP, como autor de un supuesto delito de falsificación de documento.

Fraude en Riaza

Este nuevo golpe contra el fraude en el etiquetaje del lechal parece estar vinculado con otro operativo, este en febrero de 2017 y que afectó a los propietarios de una empresa cárnica riazana que presuntamente marcaron como “Lechazos de Castilla y León”, 15.000 canales de cordero francés durante 2016.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *