web analytics

De pezuños a pelangutos; gentilicios segovianos populares

El “caballote” de la izquierda, no será pariente de Perico Delgado?

¿Es usted pelanguto o troncho? ¿Fondillero o ahumao? ¿No será usted un verdadero hijo de changarrón (y disculpe de antemano, que estas cosas son delicadas)?

Antes de que se inventara la palabra gentilicio, en los pueblos ya era costumbre usar como apelativo algún término coloquial, esencialmente de etimología despectiva si venía acuñado por los pueblos vecinos. En el grupo de Facebook Segovianos por el Mundo se ha elaborado la recopilación de gentilicios populares, o “malos nombres”, aunque en algunos casos son calificativos ya asumidos por los afectados. Es el caso de Pelangutos, en Prádena, o aguilucho, en Aguilafuente; hará más o menos gracia pero no falta hijo del pueblo que se atribuye con cierto orgullo el mal nombre. En Etreros,ser Torroncho se lleva con honor y no todo el mundo vale. Ser un Pezuño de Codorniz, en cambio, parece que no tanto.

En otros casos el nombre responde a un propósito claramente ofensivo, como para empezar la pelea en una boda. Chuchos, llamaban los de Cantimpalos a los de Escarabajosa, a los que estos replicaban con el término Caídos, en referencia a ínfulas de rico venido a menos.  En Cantimpalos (siempre haciendo amigos) se estilaba el Repeinaos para designar a los de Carbonero. Fama universal merece el Avileño, referido al abulense, aunque esta es otra guerra.

Otros hacen referencia a oficios, en este caso se solía utilizar algún oficio humilde característico del pueblo para extrapolarlo al conjunto. Algunos ejemplos, Piñonero, Piñotero, Cebollero, Cestero, peguero… El origen de muchos otros debe haberse perdido en la noche de los tiempos, ¿qué quiere decir Changarrón?, por si acaso no lo use en Vallelado bajo el riesgo de acabar en el pilón. Es dudoso que alguien de Ayllón le responda (al menos de buenas) si le interpela como Arrascapostes.

De Prádena, una mirada al ayer. Pelanguto es el espectacular gentilicio de los damnificados.

En fin, entre la sabiduría, el folclore y la mala leche vecinal. De momento, la lista consta de 41 gentilicios de andar por casa, pero fijo que hay más. Tampoco hay que hacerse sangre, aunque tener “mal nombre” es un incuestionable sello de ruralidad, no todos los pueblos tienen, o si lo tuvieron, ya nadie lo recuerda (lo cual no tiene porque ser mala señal). Las aportaciones que se vayan dejando en los comentarios (contrastadas, y a poder ser con alguna explicación a la etimología o lugar de acuñación del dicho) se subirán a la lista… Intepelémonos, sí, pero con conocimiento de causa.

 

Dime de dónde eres y te diré…

  • Abades: Bubillos, etimología desconocida
  • Aguilafuente: Aguiluchos, gentilicio
  • Aldea Real: Jarreros, de origen desconocido
  • Aldeonsancho: Panarros, probablemente peyorativo
  • Arcones: Tarugo, probable acuñación en Prádena
  • Ávila: Avileño, de la vaca cornuda, peyorativo
  • Ayllón: Arrascapostes, en referencia a la fama de brutos, simples
  • Cantalejo: Briquero. Origen, gacería, de “brico”, trillo, por extensión fabricantes de trillos.
  • Cantimpalos: Caídos, probable origen en Escarabajosa, también Chulos
  • Carbonero el Mayor: Garrulos, descalificativo, origen Cantimpalos. También se usa Repeinaos.
  • Castro de Fuentidueña: Castreños, gentilicio
  • Castroserna de Abajo: Grillos, probablemente peyorativo
  • Chañe: Bobillos, probablemente de origen peyorativo.
  • Codorniz: Pezuño, peyorativo, bruto, simplón…
  • Collado Hermoso: Collalbos, gentilicio
  • El Espinar: Bollullo, probablemente vecinal-peyorativo
  • Escarabajosa de las Cabezas: Chucho, descalificativo, origen Cantimpalos
  • Etreros: Torronchos, significado desconocido, la asociación cultural local lleva ese nombre
  • Garcillán: Cestero, relativo a oficio.
  • Gomezserracín: Corbatos, origen desconocido.
  • Lastras del Pozo: Chocolateros, no siendo que hubiera fábricas de chocolate por la zona…
  • Martín Muñoz de las Posadas: Cebollero, peyorativo. La cebolla era comida y cultivo de pobre
  • Mata de Cuéllar: Matero, gentilicio tradicional
  • Montuenga: Cucos, desconocido
  • Mozoncillo: Piñonero, oficio de pobre, de donde probablemente tenga un origen peyorativo
  • Navas de Oro: Peguero, relacionado con el oficio de peguero, muy extendido en la zona.
  • Prádena: Pelanguto, peyorativo, se cuenta que bautizado por los vecinos de Arcones
  • Rades de Abajo: Lagartijos, desconocido
  • Riaza: Caballotes, peyorativo, probablemente vinculado a oficios
  • San Cristóbal de Cuéllar: Pichilines,  de esta guisa se les conoce en la vecina Vallelado
  • San Lorenzo (arrabal de Segovia capital): Troncho, por su vinculación con la huerta
  • Santiuste de San Juan: Meloneros, desconocido
  • San Rafael: Fondillero, vinculado al origen del pueblo como reudcto de fondas del Alto del León.
  • Sauquillo de Cabezas: Búcaros, gentilicio, de origen desconocido
  • Tabanera del Monte: Tábano, gentilicio de origen peyorativo
  • Sotosalbos: Chalecos, desconocido, probablemente peyorativo, por atildado…
  • Vallelado: Changarrón, peyorativo, desconocido
  • Villacastín: Sabanitas, peyorativo, desconocido
  • Villaverde de Íscar: Piñoteros, vinculado a oficio, como el caso de Mozoncillo
  • Zarzuela del Monte: Machoteros, probablemente, vinculado a oficios
  • Zarzuela del Pinar: Peguero, relacionado con el oficio  (ver: Navas de Oro).

Dichos populares Segovianos VIP

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

3 Comentario

  1. En Valseca, valsequeños y también garbanceros

    Post a Reply
  2. A los de Gomezserracín también se les llama güizaros. A los de Fresneda cañeños.

    Post a Reply
  3. A los de Él Espinar se les ha llamado siempre (por los de Vegas Navas, Zarzuela, Otero de Herreros, etc.)“ahumaos” por el hollín que desprendían las teas utilizadas cuando no había luz.
    Muy posteriormente, cuando se creó S. Rafael, los nuevos colonos llegados de diversos pueblos de Ávila y Segovia, empezaron a llamar a los de El Espinar “bollullos” en plan peyorativo para distinguirlos de los “señoritos” que llegaban de Madrid con aires de la capital.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *