web analytics

Externalización en medicina, fracaso de gestión

La externalización de servicios sanitarios no es un fenómeno nuevo, pero el debate sobre la privatización de la sanidad pública, o de algunos de sus servicios, es una constante desde finales del siglo pasado. Hasta entonces sólo se valoraba la externalización de algunos servicios de apoyo, pero la Ley 15/1997, Ley sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud, aprobada entonces con los votos de PP y PSOE, abrió las puertas a la participación y gestión por entidades privadas de la sanidad pública.

Existen en las hemerotecas múltiples referencias y posicionamientos políticos en relación a las privatizaciones en el sector público sanitario. (Para los más estudiosos recomiendo  los trabajos del Dr. Repullo. Enlace.)

¿Qué se puede externalizar en sanidad?:outsourcing

  • Servicios generales: los servicios considerados como no sanitarios: cafetería, limpieza,  seguridad, aparcamiento, almacenes, etc. Han sido y son frecuentemente objeto de contratación externa.
  • Servicios asistenciales: todos aquellos que implican una actuación clínica con pacientes: pruebas diagnósticas, intervenciones quirúrgicas, consultas, tratamientos con equipos de radioterapia, litotricia…
  • Gestión sanitaria: delegar la organización sanitaria en distintos grados, desde la gestión completa de un área de salud, un hospital o centro de salud; un servicio clínico (Laboratorio, Radiología)… Y de distintos modelos de gestión o gestores, desde fundaciones públicas o privadas sin ánimo de lucro, a grupos privados.
  • Instalaciones: la construcción y/o dotación de equipamientos de hospitales.

En España se han realizado todo tipo de externalizaciones en las últimas décadas, por su volumen e importancia destacan las privatizaciones de gestión sanitaria en Valencia y Madrid. En Castilla y León la más conocida fue la construcción y dotación del Hospital de Burgos por un consorcio privado.

Estamos asistiendo a la investigación parlamentaria y/o desarrollo de múltiples procesos judiciales unidos a estas externalizaciones, ya que en muchas ocasiones han sido el mecanismo para enriquecimientos personales, incluso de servidores públicos.

dinero stetoscopioFrecuentemente se habla de colaboración público-privada en sanidad, existen importantes lobys que la defienden como un paradigma, que siempre supone que lo privado se gestiona mejor. En mi opinión, lo anterior es con demasiada frecuencia un eufemismo que oculta el beneficio privado de algunos sectores o personas de los recursos y competencias públicas.

Creo que en España la sanidad privada realiza una labor muy importante, tiene excelentes profesionales de prestigio internacional, atiende a un sector de la población, genera miles de puestos de trabajo, conocimiento científico y riqueza económica.

La sanidad pública y privada podemos aprender mutuamente de aciertos y errores en la gestión. Debemos y podemos colaborar, por ejemplo en el soporte constante que damos en provincias pequeñas desde la sanidad pública porque las aseguradoras carecen aquí de recursos, equipos o asistencia 24/365; o al revés cuando déficits puntuales en la pública pueden ser concertados. Pero nunca debería establecerse esta relación como una cesión de la gestión, o de recursos públicos al sector privado.

Es preocupante que la externalización o privatización de la sanidad pública sea frecuentemente promovida por sus políticos o gestores, que en aras de una falsa y no demostrada eficiencia, desconfían de los profesionales de la sanidad pública y se lanzan en brazos de intereses espúreos, sin reconocer su propio fracaso en la gestión.

¿Cúal es la situación en Castilla y León?. Si leemos los datos que nos aporta, en su informe de 2015, la Federación en Defensa de la Sanidad Pública el porcentaje de gasto sanitario en contratación de centros privados en nuestra comunidad es del 4,7%; siendo una las CCAA que menos recursos dedica. Enlace. 

En Segovia, la externalización de servicios médicos ha sido escasa. Durante los años de las políticas de recortes en sanidad, que actualmente continúan, estos se dirigieron a disminuir camas y plantillas.  Así como a no completar la actividad deficitaria mediante autoconcertación con los profesionales, como se realizaba anteriormente. Todo ello ha supuesto un incremento progresivo y significativo de las listas de espera.

El Consejero de Sanidad manifestaba hace unos días en las Cortes de Castilla y León, que las listas de espera no serían abordadas mediante conciertos con la sanidad privada.

saez listas espera

El Norte de Castilla recoge declaraciones del Consejero de Sanidad en Cortes de CyL. 26 Abril 2016.

Curiosamente, al mismo tiempo, pacientes segovianos estaban siendo llamados para ofrecerles realizar la operación, que llevan meses o años esperando, en un hospital privado de Madrid, con el objetivo de reducir la lista de espera de determinados procesos quirúrgicos del Hospital General.

La medida tiene características similares a la realizada en Ávila en el año 2015, que fue recogida en la prensa. Enlace.

Estas medidas de externalización son al menos discutibles desde la gestión, rompen la continuidad asistencial, son incómodas y onerosas para los pacientes, y desincentivadoras para los profesionales.

Las carencias de algunos especialistas médicos no son hechos puntuales, y se deben tener previstas estas eventualidades. Las plantillas hay que dimensionarlas adecuadamente para poder cubrir incidencias, en ocasiones previsibles. Los tipos de contratos deben ser atractivos, al menos similares a los de otros hospitales cercanos… Estas medidas de gestión de plantillas deben centrarse en especialidades como anestesia, radiología… de las que dependen otras especialidades médicas y quirúrgicas para realizar su actividad. En muchas ocasiones el pretendido ahorro, sale muy caro en términos económicos y de salud de los pacientes.

Para los que creemos y defendemos la sanidad pública “la externalización de servicios médicos, es sin duda un fracaso de la gestión”.


Entradas Anteriores
Nota: Este Blog expresa opiniones personales, no de ninguna administración, organización o partido político. Si alguien se siente agraviado por mis comentarios puede escribirme y corregiré todo lo que sea incierto o contenga alguna ofensa personal.

Autor: Javier Rodríguez Recio

Doctor en Medicina, Radiólogo. Jefe de Servicio Radiodiagnóstico en el Hospital General de Segovia. / Twitter: @jrrecio / Facebook: javier.rodriguez.recio / Linkedin: jrrecio /

Compartir en

1 Comment

  1. Muy de acuerdo contigo como no podía ser menos.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *