web analytics

El Valle

Hace ya casi 44 años que murió Franco, sin embargo nunca estuvo más presente en la memoria colectiva de los españoles que ahora tras los 40 años de dictadura. Está  en las conversaciones de muchas barras de bar, en las tertulias familiares y sobre todo en los medios de comunicación. Se debate sobre su exhumación del Valle de los Caídos y el tratamiento de las víctimas consecuencia de la guerra civil derivada del golpe de Estado que encabezó en el 36, pero también se ha abierto el debate sobre su figura y acción política a lo largo del periodo que estuvo al frente de la Jefatura del Estado. La presentación de diferentes iniciativas parlamentarias en esta legislatura por Podemos y en menor medida por el PSOE han intensificado y situado en la agenda política esta polémica social, a lo que se ha unido el compromiso de un gobierno de izquierdas para dignificar la memoria histórica de las víctimas de guerra.

Esta misma semana debatiremos en el Congreso sobre la exhumación de los restos del dictador. El borrador de la norma establece que sólo podrán yacer en el Valle de los Caídos los restos mortales de personas que fallecieron a consecuencia de la Guerra Civil y habilita su exhumación para los de personas distintas a las fallecidas durante la Guerra. A la vez que consagra este lugar como un cementerio para la conmemoración, recuerdo y homenaje igualitario a las víctimas. No es difícil constatar que la sociedad española está muy dividida en torno a esta decisión. Se han formado dos bloques, aunque no homogéneos. La derecha y la izquierda mayoritariamente defienden posiciones diferentes, aunque hay notables y cualificadas opiniones diferentes en ambos bandos, Sin embargo, sin mucho riesgo de equivocarme y a unos días de la votación en el Congreso, la propuesta de exhumación se aprobará con los votos a favor de la izquierda y nacionalistas, y la abstención de Cs y casi con toda seguridad del PP. La razón no es otra como afirmaba hace unos días el presidente del Gobierno en América Latina que  “ninguna democracia puede rendir tributo a un dictador”. Lo hemos visto en Alemania con Hitler o en Italia con Mussolini, ambos contemporáneos de Franco, bien es cierto que sin el arraigo de 40 años de gobierno. El PP no puede correr el riesgo de colocarse a futuro la etiqueta de defensa de un monumento de exaltación al dictador en una morada en la que sus víctimas anónimas yacen a su alrededor en un lugar decidido por el mismo. ¿Alguien se puede imaginar tener enterrado allí a su hermano, padre o abuelo sin poder determinar su ubicación exacta ni identificación? Yo por suerte se donde están mis familiares más directos, y les honro periódicamente. Si me ocurriese eso me sentiría muy triste y lo contemplaría como una humillación directa a mi familia.  ¿No sé si a ustedes les ocurriría lo mismo? Me temo que sí.

La exhumación de Franco del Valle de los Caídos es necesaria para reparar la dignidad de las víctimas y la humillación de las familias, así como evitar la existencia de un lugar de culto y reverencia a uno de los episodios más irreverentes de la historia de España. Bien es cierto que llega tarde. Las especiales características de la Transición española hicieron desaconsejable en el 78 y siguientes tomar esta decisión en aras a garantizar la concordia y la convivencia de los españoles, a pesar de lo que ello significaba de quiebra para la dignidad de las víctimas y de humillación de sus familias. La aprobación de la Ley de la Memoria Histórica en la VIII Legislatura hubiese sido el momento. Faltó la gallardía necesaria. Se trata de un tema muy delicado y sensible que se hubiese instrumentalizado en ese momento y se está haciendo ahora por las diferentes partes, pero es un paso que hay que dar. El consenso hubiese sido más necesario que nunca pero a nadie se le escapa su dificultad, a pesar de que la votación del Congreso con toda seguridad refleje una oposición casi nula a esta decisión. Convertir El Valle en un cementerio civil es un acierto. Para completar el proceso de dignificación de las víctimas es preciso proceder a su identificación mediante el ADN, siempre que sea posible, y posibilitar que los familiares de los restos identificados puedan determinar el lugar dónde quieren que yazcan sus allegados, y por último desplazar al fundador de la Falange -víctima de la Guerra- a una ubicación no central, como tiene ahora en la Basílica, y que contribuye a que el cementerio sea un lugar de exaltación de parte.

El Gobierno ha apuntado la posibilidad de crear una Comisión de la Verdad para establecer una visión oficial de lo que sucedió en el periodo transcurrido entre 1936 y 1978, formada por expertos de diferentes áreas de conocimiento. Esto se hizo en diferentes países como Argentina, Guatemala o Sudáfrica. La diferencia es que en estos países se constituyeron estas comisiones  al poco tiempo de concluir sus conflictos. En torno a esa “verdad oficial” se estableció el consenso y se construyó la Paz. En nuestro país se ha escrito e interpretado mucho sobre la Guerra Civil española. A pesar de los 82 años transcurridos la huella prevalece. Y cada ciudadano participa de su verdad, y me temo que morirán con ella. Lo mejor que podemos hacer es desenterrar e identificar a las víctimas que aún yacen en fosas comunes y diluir el franquismo en un cementerio civil, aunque prevalezca su cruz. Esperemos que pronto El Valle caiga en el olvido de los españoles, con todo respeto, honor y dignidad para las víctimas que allí yacen. Será un síntoma más de normalidad democrática.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

1 Comentario

  1. D. Juan Luis ya tienen Vds. lo que querian, y ahora que, duermen Vds. mejor, a la mayoria de los españoles nos trae al pairo este tema, ya caduco y trasnochagado, no remuevan fantasmas del pasado, no sea que como los masters salgan escaldados. Hablemos de los problemas que tenemos encima de la mesa del día a día, el paro, educación, sanidad, la inmigracion, los recortes sociales, sus socios nazis separatistas y antisistema tarjeta de oro, del gobierno de bandazaos de D. Pedro no doy una, que programa de gobierno a corto o a largo tiene Vds. Saben por donde se andan, no dejan de desdecirse en sus declaraciones, nos vamos de gira bolivariana, que hombre de estado. Con 84 diputados gobernamos a decretazos (huy si lo hubieran hecho los que estan ahora en la oposición). En fin D. Juan Luis vds. que querian una conjunción planetaria pra hablar de Franco ( hay que ver que rédito politico le estan sacando Vds. a Paco el gallego)y sale la ministra del todo para todos, y se ofende porque hablan más de la exministra y de Pedro Bandazos y sus inclitos curriculum. A se me olvidaba, lástima de traspies con lo de Franco en la hoja de ruta trazada por la materia gris del gobierno, el tal Ivan Redondo “más que comunciar conectar” ¿le suena D.Juan Luis? pues ojo al dato con este elemento. Larga vida al Rey

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *