web analytics

El Acueducto en el top; las Edades de Cuéllar, en cambio…

Una buena noticia para empezar. El Acueducto ha dado un golpe de autoridad colocándose como lugar “Patrimonio de la Humanidad” top one de España y  cuarto de Europa, según  Tripadvisor, la web de valoraciones clientelares sobre hoteles y restaurantes más importante del mundo.

La popular web daba a conocer hoy el listado de los destinos favoritos de los internautas dentro del selecto club de espacios declarados Patrimonio de la Humanidad, lista elaborada a partir de las opiniones de los viajeros. Y Segovia gana por goleada, y es que si el Acueducto es el primero de los diez destinos españoles patrimonio de la Humanidad, la ciudad vieja de Segovia es el segundo. Somos el Madrid y el Barça del World Heritage patrio, para éxtasis de la concejala capitalina del ramo, Claudia de Santos, que soltaba la primicia en Facebook instando a “sacar mamola”. Desde luego, el viejo Acueducto se lo merece. Por detrás de Segovia va la competencia, que si la Serra de Tramuntana en Mallorca, Cáceres, Salamanca, Toledo, el Camino de Santiago, la Alhambra, y el Alcázar y catedral de Sevilla cerrando el ránking. Todo apunta a que habrá algo de mal rollo en la próxima reunión de alcaldes de la red de Ciudades Patrimonio.

En Europa el Acueducto ha quedado en un honroso cuarto lugar, superado por las casas cavernícolas de la asombrosa ciudad de Matera (en la Basilicata italiana, en la suela de la bota), Auschwitz-Birkenau y Cracovia (Polonia ambas). Pero la ciudad vieja de Segovia ocupa un impresionante quinto lugar de Europa. El próximo objetivo será entrar en el top ten mundial, palabras mayores, con Angkor Wat de líder planetario, seguido del Taj Majal, Gran Muralla, Machu Pichu, Iguazú, Matera, Auschwitz, Jerusalén, Estambul (curiosamente no considerada Europea por Tripadvisor) y Cracovia (que está de moda y bien lo merece).

La mala noticia. Reconciliare, la etapa cuellarana de Las Edades del Hombre, ha dejado el listón de visitantes bastante por debajo de lo previsto; en la cola de las 22 ediciones celebradas hasta la fecha.

La Junta ha destinado al evento 1,5 millones de euros, entre los 900.000€ con que se subvencionó a la Fundación Edades, 200.000 para la contratación de personal y el resto en promoción del evento. A eso se añade lo invertido por el propio ayuntamiento presidido por Jesús García,  en la medida que se ha rehabilitado una importante parte del casco histórico (500.000€) a lo que se añade algo más de 100.000€ para las zonas de aparcamiento y promoción. La Diputación por su parte destinó al evento 100.000€.

Para Cuéllar, que ha cuadruplicado las cifras “normales” de turistas, la inversión ha salido más que rentable. Sin embargo, los bajos registros finales dejan un poso amargo; las previsiones iniciales eran otras: batir a la predecesora, la edición de las Edades en Toro (que a la hora de la verdad le sacó a la Villa un 30% más de turistas) y apuntar a los 300.000 visitantes. Algo ha fallado. Sinceramente, quiero pensar que la promoción, el marketing y toda la pesca ha sido más o menos parecido al de otras ediciones. ¿Qué se hizo mal?

La muestra era interesante, el recorrido en tres sedes a mí me pareció una solución sensata para paliar una cierta falta de piezas de caerse de espaldas o especialmente icónicas, y las iglesias mudéjares tienen esa belleza más para expertos que para el gran público. Tal vez ha fallado el no asociar Cuéllar a la marca “Segovia”. Yo no he visto demasiada publicidad de packs Segovia + Edades, cuando en el fondo se tarda menos en ir a Cuéllar desde Segovia que a Riofrío (bueno, parecido, tampoco nos pasemos). Sé que es un tema delicado: la difícil relación Segovia-Cuéllar. Pero lo cierto es que a Clara Luquero no se la ve mucho por la Villa. Ambas administraciones deberían colaborar más y dejarse de tontas rivalidades.

Fuera de eso, creo que el gran problema es cierto cansancio de producto. Son 22 ediciones ya de un arte poco inteligible para el turista estándar. Algo repetitivo y monónotono. Entiéndaseme bien, la Fundación Edades del Hombre ha hecho y hará un gran trabajo en preservar el más rico legado patrimonial de Castilla, su arte sacro. Pero el tirón ya no es el que era. Cansa y falta relumbrón mediático. ¿No hay en Castilla más arte que el de los curas?

Si se mira el porcentaje de visitas, resulta que el 85% de los visitantes son veteranos de las Edades, repetidores de edición en edición, parroquias, turismo religioso de ida y vuelta en el mismo día. Lo cual encajará a la perfección con los píos objetivos de los obispos pero habría que plantearse “algo distinto”. ¿Qué?

Es una cuestión polémica y cara (por aquello de los seguros), pero siempre me ha parecido un poco egoísta que el Gran Arte esté siempre en Madrid, y en gran medida en almacenes acorazados. Tampoco soy ningún experto; por lo medios nacionales se dice que está funcionando el turismo historicista. Las muestras dedicadas a las grandes figuras de la historia de España. Es decir, armar las exposiciones a partir de relatos basados en los grandes hitos históricos nacionales. Entremezclar arte y divulgación. Que si la Mesta, Felipe V, Enrique IV, Torquemada… Hay dónde elegir.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

1 Comment

  1. Le ha faltado a usted la Guiomar 😉 Lo de la colaboración de Oficinas es lo mejor. El problema catalán a nuestro lado queda pequeño. Se empeñaron en hacer mil reinos de Taifas, en provincilla de 150.000 habitantes, con cubículos-rinbombante-Oficina-Turismo, para colocar personal en cualquier pueblín, era época de vacas gordas, que se olvidaron de la misión de promocionar Turismo en serio, como toda la vida de Dios. Miles de euros en folletos individualizados y rutas de camino por las eras. Más sensatez y raciocinio, con itinerarios planificados para pernoctaciones en distintos puntos, es lo que falta.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *