web analytics

Despoblacion y empresa

Martes 28 de noviembre, en el turno de ruegos y preguntas de la asamblea de la Agrupación de Actividades Varias de la FES. Es un colectivo de 150 empresas de toda pelaje, desde gestorías a empresas tecnológicas. De micropymes de limpieza a franquicias de trabajo temporal y bancos. Sale el tema de la despoblación, que a todos nos acucia. Y no ya por el hecho de que hay pueblos segovianos con más probabilidades de extinción que el lince ibérico, es que perder cada año dos o tres mil habitantes se nota en los balances. Y una cosa trae la otra, menos gente, menos mercado, menos posibilidades de crecer.

“Este año tenemos la previsión de generar 15 nuevos contratos estables, no lo conseguiremos, la contratación se irá a otras plantas. No encontramos quien quiera trabajar”, explica un empresario.

Es un pez que se muerde la cola pero de fácil explicación. Si inviertes en una empresa de servicios y te va más o menos bien, el mercado te va a obligar a crecer. Y agotado el nicho local toca hacer los madriles. Si la iniciativa triunfa y hay que abrir una nueva nave, oficina, o lo que sea… ¿dónde? ¿En Perosillo donde no hay nadie? Pues no.

Más malas noticias. El mercado laboral de trabajo no cualificado y salario bajo -17.000€ año de media en Segovia- no es atractivo ni fija población. Hostelería, campaña de la fresa… no conozco sitios que hayan crecido ni así con trabajos temporales. Para un cambio de residencia condición sinequanon es tener unas expectativas de ingresos muy solventes. No es el caso de Segovia; cruzas la sierra y el salario medio es 10.000€ mayor.

La capacidad inversora de lo público, además de poco eficiente en términos macro, será  nula en los próximos años. Con los flujos transnacionales bien a resguardo de los fiscos nacionales, con un imparable crecimiento en ciernes del gasto en pensiones, el Estado quedará en sanidad, viejos y niños y para de contar. No hay cama para tanta gente. Traduciendo, una renta agraria para fijar ganadería extensiva o agricultura sostenible -nos arrepentiremos de tanto amigo del lobo y tanto rival del glifosato– no está en los planes. Bastante será con que Segovia mantenga su (muy buena) correlación de servicios públicos, que lo que es crecer no habrá tal por el lado público. No hay pasta ni se la espera.

¿Saldremos de esta? ¿Está condenada no ya Segovia sino media España a ser un páramo de aldeas semi-vacías moteado por pequeñas capitales? ¿Un pedregal empresarial? Tiene toda la pinta y desconfíen de los políticos que vengan con soluciones mágicas. No las hay.

Tampoco es plan que la gente se ponga a hacer las maletas. A largo plazo, la España desierta, y muy especialmente Segovia, bien conectada y bien ubicada geográficamente, siempre que consiga mantener una cierta dotación de servicios, conserva una calidad de vida muy superior a la metrópoli: educación muy superior a la media, sanidad desmasificada, coste de la vida bajo, escasa problemática social… Pero a fecha de hoy nadie ha sabido pulsar la tecla. Tal vez no la hay. Tal vez no queda otra que dejar pasar los años. Se verá.

 

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

1 Comment

  1. El glifosato está autorizado y el lobo daña menos la ganadería extensiva que las importaciones. Menos demagogia barata.
    La vida rural es de otra época, asumamos lo.Con la mecanización y el uso intensivo de fitosanitarios bastaría un agricultor por pueblo y este puede vivir en la ciudad trasladándose a su centro de trabajo.
    ¿Alguien imagina que cada edificio de 6 plantas con 4 pisos por planta, y 3 personas por piso tuviera que tener un ayuntamiento?.
    La distribución de pueblos en el territorio de Segovia procede de la “reconquista”.
    Hoy los tiempos han cambiado y no podemos pedir a nuestros jóvenes que se queden

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *