web analytics

De cuando el PP entregó un Gobierno a dos concejales

O sea, que tenía razón la secretaria de Organización del PSOE, Ana Sánchez, cuando, en diciembre pasado, medio año antes de las elecciones, ponía el grito en el cielo porque el secretario regional del PP, Francisco Vázquez, (un visionario) había insinuado dos días antes que, ante un eventual resultado ajustado de las elecciones, su partido podría poner en una futura mesa de negociación ayuntamientos y diputaciones de la región para conservar para los populares el Gobierno de la Junta. Caramba, hasta sin acertar, va a resultar que los políticos hilan fino y a largo plazo que el acuerdo que parece que será definitivo entre PP y Cs para la Junta “cede” a los naranjas dos ayuntamientos y dos diputaciones, la de Segovia incluida. Según ha trascendido, la Presidencia de la Junta sería para Mañueco, la Vicepresidencia para Igea y las consejerías, a pachas.

Supongo que a partir de ahora escucharemos a los socialistas y sus seguidores hablar de “el okupa del Colegio de la Asunción” y a los populares y su entorno defender con uñas y dientes eso de que los Gobiernos los forman las mayorías, aunque se hagan a base de sumar minorías y lo de que tiene que tener preferencia de Gobierno la lista más votada es una bobada de tomo y lomo… Me suena. Los de Cs no sé que dirán mañana, la verdad.

El acuerdo entre PP y Cs para la región deja a más de uno con la boca abierta pero qué quiere, los de Ciudadanos han optado finalmente por juntarse con la derecha —el que a los suyos se parece, honra merece, dice el refranero— para hacer su debut en serio como gobernantes y los del PP se aferran a dirigir la región salvando el desastre que supondría perder una estructura de poder creada a lo largo de 30 años, que a ver si va a venir el tal Luis Tudanca a desmontarla.

Y si para eso hay que dejar en manos de Ciudadanos la dirección de ayuntamientos de tronío y diputaciones —las mismas que los liberales juraron tantas veces destruir por inservibles— pues se dejan y en paz. Digo yo que los populares pensarán que la falta de aparataje, estructura y personal de la formación naranja y su entorno les permitirá mantener controlada desde atrás la situación en esas corporaciones.

Ahí llego a Segovia, al parecer parte del acuerdo. Aunque lo lógico es esperar una sociedad beneficiosa y leal de partidos que haga funcionar y hasta mejorar la Diputación, los antecedentes de que el PP ceda un Gobierno a otra formación que tiene sólo dos diputados no son buenos. Era 1999 cuando se dio esa situación en el Ayuntamiento de Segovia y el entonces influyente gurú, Jesús Merino, tuvo la ocurrencia de dejar la Alcaldía y Urbanismo a los dos de CDS a la vez que se decidía hacer la oposición a sus socios desde dentro del Gobierno con sus doce concejales. El resultado fue cuatro años de desgobierno absoluto de la ciudad y 16 más, hasta ahora, de gobiernos socialistas en la ciudad o si lo prefiere, del PP castigado a la oposición. No parece lógico que se repita aquel modelo.

Pero estoy hilando demasiado deprisa, que antes del equipo conviene saber quien será el presidente provincial que Cs coloque en el sillón. ¿Piensa en Noemí Otero? Ya, es la primera persona que viene a la cabeza pero hay pegas: carece absolutamente de experiencia política institucional y eso genera dudas razonables sobre la capacidad de respuesta al cargo de la Presidencia. Más allá, en esa circunstancia parecería cuando menos osado tratar de compatibilizar la portavocía municipal y la presidencia. Bueno, pues se busca en la lista municipal otro portavoz municipal, dirá usted… A la fuerza ahorcan.

Entiéndame, no seré yo el que dude de las capacidades de los electos por ningún partido pero creo firmemente que la experiencia es un grado en política y, además de habilidades concretas que uno puede traerse de casa, requiere conocimientos internos y externos fruto del aprendizaje. A buscar entre los 22 concejales electos naranjas —me dicen que me fije en pueblos como Palazuelos o El Espinar— en la circunscripción de Segovia, que es donde Cs ha ganado su representación provincial.

También ardo en deseos de saber si el PP mantendrá en ese escenario a su núcleo duro de diputados —hablo de los De Vicente, Sanz Merino, Del Olmo y demás pesos pesados— para el próximo Gobierno o nos encontraremos con la renovación total. O lo que es lo mismo: si pretenderán los populares la continuidad de su línea en los últimos lustros pese a la entrada de nuevos socios u optarán por una renovación total en el marco de los nuevos tiempos.

Como sé que no he solucionado las incógnitas y creo que tampoco las tienen resueltas los partidos interesados, voy y le suelto un futurible por si ocurriera —los tribunales son todo un mundo— que prosperara el recurso electoral de Cs y el cambio de relación de fuerzas permitiera otro Gobierno PP-Cs en la ciudad. Pues sería una situación que se presta a pensar en otro intercambio de cromos. Ya sabe, “pues la diputación yo y el ayuntamiento tu”. ¿No es a esto a lo que se está jugando?

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

4 Comments

  1. Sólo un detalle, menor, sin duda. Cuando en 1999 el PP ‘cedió’ la alcaldía de Segovia, no lo hizo a la UCD, sino a CDS. Ya sé que parecido, pero no lo mismo. Al fin y al cabo, ambos -PP y CDS- fueron fruto de la explosión en añicos de UCD.

    Post a Reply
  2. Pues no se que esperaban los socialistas después de haber pasado, las dos campañas electorales, hablando de «las tres derechas» e intentando asustar al personal con esa cuestión. Y ahora se extrañan de que pacten PP y Cs, pues normal.

    Post a Reply
  3. Pues no va a ser.
    Y aquello se gestó antes, con la caída del alcalde Escobar por parte del que pudiera ser presidente de l diputación o Delegado territorial de la Junta.
    Lo del reparto del ayuntamiento fue otro tema, con caída libre de zonas azules en l geografía se propició que antes de zona roja se regalaba la alcaldía .
    Esa fue la historia.
    .

    Post a Reply
    • Y luego el PP y López Arranz acabaron fatal. Que pais

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *