web analytics

Cambiar para que todo siga igual

Decía Ciudadanos que venía a cambiar un gobierno de 32 años del Partido Popular, y podríamos decir que ha tardado 32 minutos en mostrar algunas de sus cartas, que vienen a decir que esto no sucederá. Ojalá me equivoque, de verdad.

Muy contentos salieron de la primera reunión entre PP y Ciudadanos, con una aceptación de un decálogo propuesto por la formación naranja, que hablaba de mucho, pero no de Castilla y León. Ninguna referencia a la despoblación, a cómo garantizar los servicios públicos en una población tan dispersa como la nuestra, respetar la vida de nuestros pueblos, mejorar el transporte, de la sanidad o la educación, etc… Diez puntos llenos de vaguedades, que además para los que hemos venido denunciando con ímpetu estos cuatro años las políticas del PP , ya nos sabíamos de memoria: aumento del número de plazas de educación infantil, quitar los aforamientos, auditorías, una ley autonómica que proteja a los denunciantes de corrupción, gratuidad de libros de texto. Y si no repasen los diferentes acuerdos firmados para la investidura de Juan Vicente Herrera, y la aprobación de los siguientes presupuestos.

Puntos que se han ido repitiendo durante cuatro años y que han sustentado el gobierno de Juan Vicente Herrera desde 2015 hasta 2019. Y puntos que no por repetidos, quiera decir que se hayan cumplido.

El número de plazas en escuelas infantiles de titularidad pública sigue siendo el mismo, y si no miremos a Segovia, con una sola escuela infantil de titularidad pública autonómica para 61 niños y niñas, situada en el municipio de Segovia que se une a la privatizada escuela infantil creada por el ayuntamiento de Segovia con plazas para 54 niños y niñas (por cierto, este último punto podría ser tema a tratar para la investidura de Clara Luquero, la remunicipalización de la escuela infantil).

Los aforamientos de los miembros del Consejo de Gobierno fueron rechazados por el propio Partido Popular, dirigido ya por Alfonso Fernández Mañueco, durante esta legislatura, o la ley autónoma de protección a los denunciantes de corrupción que ya existe en nuestra Comunidad, aprobada por el propio Ciudadanos, donde más que proteger lo que hace es perseguir.

En relación a la gratuidad de los libros de texto, más de los mismo, durante el curso 2017/2018, hubo 1.5 millones de euros menos en ayudas, todo ello se supone que en beneficio de los programas RELEO y RELEO +, de los que se han dejado de ejecutar cerca de 5 millones de euros de los 10 presupuestados. Reducción en las becas transporte, de becas para la universidad públicas, para FP etc…

Pero también podemos hablar de otros incumplimientos realizados durante estos últimos cuatro años no mostrados en este “nuevo” decálogo pero  que hubieran sido suficientes para no seguir apoyando un gobierno del PP: transparencia en la contratación pública, en las auditorias, compromiso de reducción de cargos dentro de las empresas públicas, la incompatibilidad de sueldos de partido con sueldos públicos, la reducción de las tasas universitarias (todas, no solo las de primera matrícula) o el aumento presupuestario en I+D+I o en inversión para infraestructuras en la sanidad y/o la educación (solo debemos pasearnos por nuestros hospitales y colegios).

Al parecer las sonrisas tras la reunión no afectaron a Francisco Igea, que no se sintió muy cómodo con estas declaraciones de principio de acuerdo, donde todos parecían o estaban felices y quiso mostrarse como el hijo “díscolo” de Rivera, acudiendo raudo y veloz a hacer una entrevista para manifestar su aparente disconformidad. Pero ¿de verdad? Proponer un cambio de caras como el alcalde de Burgos Javier Lacalle, el de Palencia, Alfonso Polanco, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, o Juan Carlos Suárez- Quiñones consejero en funciones de Fomento, Medio Ambiente y Agricultura (recuerden “Yo soy la administración”), no parece suficiente. ¿Qué hacemos con todos los puestos de confianza, que llevan más de ocho años en sus cargos? Me estoy refiriendo a todos esos delegados y delegadas territoriales, directores generales, viceconsejeros y viceconsejeras, directores y directoras provinciales, etc…? Porque muchos de ellos, llevan más de ocho años en el mismo puesto, acomodados y que forman parte de la red clientelar que se ha creado durante estos 32 años de gobierno del Partido Popular

¿Qué hacemos con el propio Alfonso Fernández Mañueco, en política y con cargo desde tiempos inmemorables? ¿O es que acaso porque no ha ocupado el mismo cargo durante ocho años no cuenta? Porque hay que recordar que fue Presidente de la Diputación de Salamanca durante cuatro años, Consejero de Presidencia durante 6 y Consejero de Interior y Justicia (competencias por cierto que no tiene Castilla y León) durante otros cuatro, y ahora aspirante a Presidente de la Junta de Castilla y León.

Personalmente no tengo nada contra Igea, no le conozco, políticamente es obvio que tenemos principios ideológicos diferentes, pero espero y deseo que no se comporte al modo gatopardiano, cambiando caras para que todo siga igual, y lo que es más preocupante, hacerle el trabajo sucio al Partido Popular, para que Mañueco se pueda quitar de encima a gente que le estorba, y que todo siga igual en Castilla y León.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

8 Comments

  1. Con lo bueno que era su tétrico cambio de carteles negros. Promotores de enterradores de Calatayud. DEJE DE DARNOS LA CHAPA; coño!!!

    Post a Reply
  2. Hace tiempo escuché a su líder Pablo Iglesias decir a un periodista que él no confiaría la economía de un país a una persona que vive en una casa de cien millones de pesetas (por Luis de Guindos.) Y pensé: por fin un líder político como Dios manda al que votaré…

    Y al tiempo veo con una profunda decepción que ese líder se compra un chalet igual o más caro que la vivienda de Luis de Guindos, traicionando a sus propias palabras y a los que confiamos en él.

    Qué triste fue darme cuenta que Pablo no era una alternativa válida, un político diferente, sino uno más de La Casta.

    Igual de triste ha sido ver como usted y la mayoría de sus compañeros de partido y afines han cerrado filas en torno a su líder ante hechos como éste, en vez de enmendarle la plana como se merecía.

    Por no hablar de las purgas Stalinianas que el señor Iglesias ha hecho a su alrededor. De vergüenza.

    Mal camino llevan Natalia.

    Un cordial saludo.

    Post a Reply
  3. Una puntualización: si no recuerdo mal lo dijo a través de un tuit (o como se llame)
    y de este tuit se hicieron eco diversos periodistas en sus medios.

    La conversación que recordaba con una periodista fue con Ana Rosa mientras daban una carrera y el tema que trataban tenía un contenido parecido al del tuit. Se puede encontrar fácilmente en el YouTube.

    Lo dicho, vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga en el nuestro.

    Post a Reply
  4. Mala noticia para los empleados públicos de castilla y león, que vamos a seguir viendo el mangoneo de los jefes trepas puestos a dedo. ¿Ciudadanos partido de la regeneración? Yo me parto. Los mismos perros, con distintos collares.

    Post a Reply
  5. Que decepción con el tal Igea , el regenerador, el reformista, el azote de las corruptelas de esta pp castellano envejecido y camastrón. El que iba a desempolvar la administración ( miren en el Bocyllos altos cargos nombrados de libre disposición estos últimos meses).El que se rebelaba con los caciques de su partido, si en menos de una semana se ha comido, que digo,se ha tragado, que digo se ha inyectado todos los batracios del Pontón a pelo y sin calimocho

    Con Silvia Clemente estaríamos igual pero nos habríamos reído más

    Post a Reply
    • Tu rufi que den una pala, de adorno, por supuesto, no se te ocurra trabajar, y te vas con los enterradores de calatayud. A asustar viejas por las esquinas.

      Post a Reply
  6. Paleto, no se que balbuceas que te enseñe hablar calimoccho….

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *