Acueducto2

Presupuestos Diputación: y el “gordo” va para Cantalejo y Riaza

Riaza, con 90.000€ para instalaciones deportivas,  y Cantalejo, con 120.000€ para las futuras dependencias del CEAS, son las localidades segovianas más beneficiadas en el reparto de las llamadas “subvenciones nominativas” que contemplan los presupuestos 2020 de la Diputación, aprobados el 20 de diciembre en el pleno de la corporación con el voto a favor de PP y Ciudadanos, y el voto en contra de PSOE (15 a 10). Siguen en orden de magnitud el polideportivo de Villacastín (48.000€) y la reparación del muro del párking de Pedraza (48.000€). Los cuatro municipios regidos por el PP. Sepúlveda, Coca y Aguilafuente, que son del PSOE,  también se llevan pero ya “terminaciones”.

Como es tradicional, son las partidas destinadas a inversión en los municipios las que calientan el debate. Máximo San Macario, del PSOE, centraba el no de su grupo a los presupuestos en fundamentalmente dos cosas. La “arbitrariedad” de las subvenciones nominativas, y la reducción a la mitad del Plan de Ayudas a Inversiones Municipales (PAIM). Sobre lo primero, las nominativas no gustan a la oposición, que las ve no sin razón como “pago de favores” del equipo de Gobierno a los alcaldes de los municipios beneficiados. Un dato esgrimido por San Macario, en 2019, de 465.000€ de “nominativas”, 14.000€ fueron para Cabezuela. Este año ha habido más municipios y dinero para alcaldes del PSOE (sin alharacas). Pero también se ha subido la cantidad. Y un factor que seguramente pesa en el ánimo de San Macario, hay 120.000€ para terminar el edificio CEAS de Cantalejo. Una inversión que Macario, entonces alcalde briquero, se cansó de pedir durante cuatro año recordándole año tras año el equipo de gobierno que no era cosa de la corporación. Cambia el color del alcalde, a gusto del PP ahora, y entonces ya sí es cosa de la corporación.

San Macario y Moral se felicitan las fiestas.

Desde el equipo de Gobierno las “nominativas” se justifican como “obras de urgencia”. Y al respecto siempre se recuerda que a golpe de nominativas se ha completado la subvención de la Diputación al nuevo pabellón de Nava de la Asunción (socialista). “Si el Viveros Herol juega este año en el nuevo pabellón es, en parte, gracias a las nominativas”,  señalaba José María Bravo, portavoz del PP, Óscar Moral, diputado responsable de la elaboración presupuestaria, y  Miguel Ángel de Vicente, en sus primeros presupuestos como presidente de la casa.

Subvenciones vulgaris, promete más marzo

En cambio, se baja de casi 4 millones a 2,1M€ las subvenciones vulgaris, las que se conceden a tanto por habitante y pueblo. “Lo que da una media de 10.000€ por municipio frente a 22.000€ del pasado año”, insistía una y otra vez el portavoz socialista. A lo cual De Vicente, Bravo y Moral replicaban prometiendo que una vez estén los remanentes presupuestarios, allá por marzo, la partida se reforzará, rascando los cinco millones, que añadiendo el 30% de inversión a cargo del consistorio beneficiado, son 8M€. Si no se hace así ahora es para eludir las restricciones de la ley de estabilidad.

Lo cierto es que el año pasado no fue así. Los remanentes fueron para carreteras  en tanto de buenas a primeras la Diputación aprobó los 4M€ del PAIM. ¿Qué pasó el año pasado? Lo han adivinado, elecciones a la vista. Tan es así que en su último año de presidente, Francisco Vázquez puso toda la carne en el asador en noviembre para dar tiempo a los alcaldes a invertir el PAIM antes de las elecciones. Este año como no hay elecciones, no hay prisas. Y habrá que esperar a marzo para completar la partida.

Chema Bravo replica con cartelones la intervención de San Macario.

Que en cualquier caso es poca para el PSOE, partidario de reforzarla anulando el convenio con el obispado, sobre 220.000€ que la Diputación concede para la rehabilitación de iglesias, retablos y ermitas, así como agotar otras vías de subvención como las autonómicas o las europeas. “Hay una línea que concede la Junta, destinada a centros educativos, que el año pasado la obtuvieron todas las Diputaciones menos la de Segovia, que no concurrió”, denunciaba San Macario, que cifraba en 450.000€ el dinero añadido que podría implicar  para la corporación.

Jaime Pérez, Most Valuable Player

Alumnos del Villalpando amenizan el pincho con villancicos.

Sin embargo, y a fuer de los parabienes, el título de Most Valuable Player del pleno no fue para Máximo San Macario, ni para el de Ciudadanos, Ángel Jiménez, ni siquiera para el siempre pundonoroso Chema Bravo, que hasta sacó cartelones para tratar de recontrareplicar al PSOE. El título fue para el popular Jaime Pérez, alabado junto a su equipo unánimente por su exitosa gestión de los impagos a las trabajadores del servicio de limpieza. El diputado ha conseguido un acuerdo con Tempo para que esta renunciara al contrato y proceder a un nuevo concurso. La clave ha sido el acuerdo con la empresa, pues un recurso judicial por incumplimiento hubiera obligado a paralizar un segundo concurso. Pérez explicaba la intención de los servicios de contratación de tener adjudicado el servicio la semana que viene. Todo un récord.

Los contratos de las administraciones, y especialmente los de servicios de mantenimiento como el de limpieza de los espacios administrativos, 1M€ en el caso de la Diputación,  se consiguen a base de tirar precios. La nueva ley de contratos prácticamente deja sin margen a la administración que deben pechar con la oferta más barata. “Son precios tan ajustados que al menor contratiempo dejan de ser rentables”, explica un funcionario de la casa. Es lo que ha pasado. Los pliegos no fijan lo que debe pagar la contrata a sus trabajadores, y en el caso de la limpieza Tempo apostó por el salario mínimo. Al pasar en 2019 de 735€ a 900€ (un 22%) los número dejaron de cuadrar. A fecha de hoy, Tempo debe dos mensualidades a las 50 trabajadoras del servicio, además de la extra. Para más adelante quedará la generalización de cláusulas que fijen mínimos para los trabajadores. La cuestión ahora es que las damnificadas cobren lo que se les debe.

El pleno, farragoso y largo, terminó sin embargo bien. Entre felicitaciones de los diputados para encarar el habitualmente espléndido pincho navideño con los funcionarios a renglón seguido. Un vino amenizado ayer por chavales de la Aneja y el Villalpando, que personados en el patio de columnas para ver el Belén, se encontraron con los platos de jamón y croquetas. Se ganaron el piscolabis cantando villancicos.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Los niños y niñas que cantan el villancico NO SON de Villalpando, SON de la Aneja.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *