web analytics

Opinión: Machado y Segovia

Artículo de Pedro Álvarez de Frutos

2019 es un año redondo para el recuerdo de don Antonio Machado. 80 años pasaron desde su muerte en el exilio de Collioure y 100 de su llegada a Segovia el 25 de noviembre de 1919 para ocupar la Cátedra de Francés del Instituto General y Técnico de la ciudad, ahora IES “Mariano Quintanilla”. En este Instituto segoviano impartió clase hastael año 1932 cuando consiguió la cátedra de francés del Instituto “Calderón de la Barca” de Madrid.

La prensa local saludó con alborozo la llegada de Machado a Segovia. El diario El Adelantado de Segovia decía el 27 de noviembre: Ayer llegó a esta población, … el vigoroso y culto poeta Antonio Machado, que en hermosas estrofas ha sabido cantar las grandezas de Castilla, de la que es un ferviente enamorado. Enviámosle nuestro más afectuoso saludo, y mucho celebramos que encuentre grata su estancia en esta vieja ciudad castellana, donde seguramente hallará motivos de inspiración el genial poeta”.

 Machado había cantado las grandezas de Castilla, pero también había dicho que Castilla era “miserable, ayer dominadora, envuelta en sus andrajos, desprecia cuanto ignora” (Campos de Castilla,1912).

También Tierra de Segovia saludó cordialmente al poeta en un suelto del mismo día 27, y el día 2 de diciembre le dedicó toda la primera página a cuatro columnas.En ella volvía a saludar al poeta, hacía una referencia a su vida y poesía, calificaba la fecha de su llegada como “histórica” para Segovia, reconocía que en sus poesías había “escrito duras verdades e imprecaciones” sobre Castilla, pero llenas “de amor y de dolor”, y publicaba algunos de sus poemas.

El alborozo y los saludos cordiales se enfriaron entre las “élites” conservadoras de la ciudad porque Machado tenía ideas políticas propias. ¿Fue uno de esos “intelectuales amargados” que “hacían el juego a una masa envenenada por el comunismo”, a los que se refirió el marqués de Lozoya en 1938? (La iniciación en Segovia del Movimiento Nacional, pág. 11).

El marqués no cita nombres, pero, años después, el poeta Gil de Biedma fue sometido a un expediente militar y en él se le acusó entre otros “delitos” de haber asistido al homenaje en Colliure del “poeta comunista Antonio Machado”(Gil de Biedma, J.: Diarios. 1956-1985. “Diario de «Moralidades. 1963”, nota 32). El propio Gil de Biedma expresó con sencillez y claridad esta fijación del nacionalcatolicismo con los comunistas, que no admitía ni entendía de matices de pensamiento: “La refracción cromática operada por la guerra y la postguerra civil ha confundido a todos en un mismo rojo” (Gil de Biedma, J., Diario del artista seriamente enfermo. Lumen, Barcelona, 1974, pág.101).

¿Qué ideas políticas tenía Machado que pudieran hacer el juego a la envenenada masa comunista? Pues aquellas que hablaban del regeneracionismo político de la España de entonces, ideas liberales que pretendían un Estado “auténticamente nacional”, es decir, donde cupieran todos los españoles sin distinciones de clases o lugar de nacimiento, las ideas de la Agrupación al Servicio de la República que unía a intelectuales como Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón Gómez de Ayala o Justino Azcárate entre otros.

Aquellas ideas pretendían una República para España frente a una Monarquía que no había “sabido convertirse en una institución nacionalizada,… sino que ha sido una asociación de grupos particulares, que vivió parasitariamente sobre el organismo español, usando del Poder público para la defensa de los intereses parciales que representaba” (Manifiesto de la Agrupación de Intelectuales al Servicio de la República, El Sol, 10 de febrero de 1931).

Tanto fue así, que el 28 de noviembre de 1936 el semanario segoviano La ciudad y los Campos recogía una decisión del Claustro de profesores del Instituto segoviano que trataba de indeseables a tres profesores, entre ellos Machado, y de depresiva la pertenencia de estos al escalafón. Tal desatino fue corregido en julio de 2007 por el Claustro del IES “Mariano Quintanilla”, que aprobó por unanimidad la restitución del buen nombre de aquellos profesores.

Pero al profesor Machado se le persiguió incluso después de su muerte. La Comisión Superior Dictaminadora de Expedientes de Depuración acordó la “separación definitiva del servicio y la baja en el Escalafónel día 7 de julio de 1941, a pesar de que la Comisión Depuradora de Madrid había informado, el 24 de marzo del 41, de que Machado había fallecido (Archivo General de la Administración, Leg. 16110/008972). 

Machado, con el claustro de profesores del instituto.

Antonio Machado había cometido “imperdonables acciones políticas”: ser fundador de la Universidad Popular, que pretendía promover la difusión de la cultura y ayudar a que los segovianos, especialmente los trabajadores, elevaran su nivel cultural y ser actor principal en Segovia de la llegada de la República. Primero, participó junto con Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset y Ramón Pérez de Ayala en el mitin celebrado en el Teatro Juan Bravo en el que se presentó el ideario de la Agrupación republicana a la que representaban. Mitin que estuvo a punto de ser suspendido y cuya celebración fue noticia nacional. Después, encabezó la manifestación que se organizó en la Casa del Pueblo el 14 de abril de 1931 y, finalmente, cuando esta llegó a la plaza Mayor, entró en el Ayuntamiento, salió al balcón y junto con su amigo Ballesteros izaron la bandera tricolor con legítimo orgullo.

El diario local destacó que todos los oradores recomendaron que se conservara el orden y la rápida disolución de la manifestación, como así ocurrió. Y a la mañana siguiente el ya exgobernador manifestó quese sentía altamente satisfecho de la forma ordenada en que se realizaron la manifestación y otros actos populares […] todos los representantes de todas las ideologías políticas y sociales se han producido de manera sensata” (El Adelantado de Segovia, 15 y 16 de abril de 1931).

Más tarde, Machado describió poéticamente: “Era un hermoso día de sol. Con las primeras hojas de los chopos y las últimas flores de los almendros llegaba, al fin, la segunda y gloriosa República Española. ¿Venía del brazo de la primavera?… Fue un día profundamente alegre -muchos que éramos viejos no recordábamos otro más alegre-, un día maravilloso en que la naturaleza y la historia parecían fundirse para vibrar juntas en el alma de los poetas y en los labios de los niños […] La República había venido por sus cabales, de un modo perfecto, como resultado de unas elecciones. Todo un régimen caía sin sangre, para asombro del mundo. Ni siquiera el crimen profético de un loco, que hubiera eliminado a un traidor, turbó la faz de aquellas horas. La República salía de las urnas acabada y perfecta, como Minerva de la cabeza de Júpiter(Alonso, M. Antonio Machado. Poeta en el exilio. Anthropos. Editorial del Hombre. Barcelona, 1985, pp. 110-111.).

Han pasado muchos años de aquello. Hoy, Machado es respetado por todos, espero. Sirva su memoria para que entre todos hagamos camino al andar.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *