web analytics

Opinión: La gata Simona y el maltrato animal

La autora del texto llama la atención sobre el maltrato indiscriminado que siguen sufriendo los animales a partir de la muerte violenta, a manos de desconocidos, de una gata que vivía en una comunidad del barrio de San Lorenzo. Al mismo tiempo, reclama la colaboración ciudadana para localizar a los autores de la muerte del animal con la intención de llevar el caso ante la justicia mientras exige que se acabe con la impunidad en el maltrato animal.

Artículo de opinión por María Pilar Guerrero Trillo.

«El medio más seguro para valorar el grado de educación de un pueblo y de un hombre consiste en la manera como consideran y tratan a los animales».

Berthold Auerbach

Se llamaba Simona, aunque para muchos era solo una molesta gata de la calle. La historia de Simona es la historia de cientos, miles de animales en nuestro país. Una historia que no puede volver a repetirse. ¿Qué clase de monstruos creamos como sociedad para que ocurra esto?

Simona no hacía daño a nadie. No sabemos si fue abandonada o se escapó, pero lo cierto es que solo trataba de sobrevivir en la calle. Vivía en un patio de una comunidad de vecinos en la calle Santa Catalina de San Lorenzo y su error fue confiar en el ser humano. Cuando nos dimos cuenta de que no era feral y su lugar no era la calle, la intentamos rescatar sin descanso. Hablamos con los vecinos para explicarles que debían tener paciencia: no es fácil rescatar a un animal con miedo. Quedaron informados también los operarios de la obra que se estaba produciendo en aquellos momentos en la comunidad.

Simona fue una gata sin suerte. Parió y mataron a sus cachorros. Solo vivieron dos: uno fue encontrado en un contenedor cercano, otro fue capturado con jaula trampa. Y entonces le tocó el turno. El 17 de agosto se nos volvió a escapar. Y tres días después desapareció. El 22 de agosto, la encontramos en el mismo patio de vecinos donde vivió durante dos meses. Esta vez tenía la cara reventada a golpes. Alguien decidió ocuparse del asunto por su cuenta. Alguien decidió que la solución para Simona era un golpe seco en la cabeza que la dejara muerta en el acto. Quizá no usó la fuerza suficiente. Quizá se movió en el último momento. El resultado fue una mandíbula rota, una agonía brutal de dos días hasta que la encontramos, una hemorragia en el pulmón, una hemorragia en la cabeza, una muerte lenta y dolorosa.

Simona venía a tus brazos si la llamabas por su nombre. Había sufrido demasiado y por eso nunca caía en las jaulas trampa. Y ayer, justo ayer, pudimos cogerla. Pero para entonces ya era demasiado tarde. Se fue en silencio a la una de la mañana en la mesa de quirófano, mientras las veterinarias trataban de reparar la brutal paliza que había recibido. Ella no lo sabía, pero su cría estaba esperándola entre juegos en una habitación especialmente preparada para ellas. Ella no lo sabía pero los que queríamos ayudarla éramos muchos más. Nosotros, a diferencia de aquellos que apalean a un animal y le dejan herido de muerte y agonizando, fuimos de frente. Y quien es capaz de hacerle esto a un ser indefenso es capaz de hacerlo todo. A veces me pregunto qué ejemplo estamos dando a los niños. Estoy segura de que el que lo hizo pensó que solo era una gata de la calle. Pero Simona nos tiene detrás y no vamos a parar hasta encontrar justicia.

Por desgracia, los salvajes que llevan a cabo actos tan viles no suelen andar lejos. Gustamos de decir los segovianos que en Segovia nos conocemos todos. Por esa razón, si crees que has podido presenciar algo o tienes información que nos pueda ser útil escríbenos a justiciaparasimona@gmail.com. Y tú, pequeña Simona, espero que hayas encontrado al otro lado del arcoíris la paz y el descanso que nunca se te concedió en vida. Vuela alto pequeña, jamás te olvidaremos. Ya te hemos prometido que el culpable pagará ante la justicia.

PD: Vaya público agradecimiento a los ángeles que cada día, en silencio y sin pedir nada, se desviven por cuidar, alimentar, y mejorar las condiciones de vida de los gatos de la calle. Vaya público agradecimiento también a las protectoras de Segovia y voluntarias que han estado con nosotros día y noche, sin importar si era sábado o domingo, que han llorado nuestras penas y se han desvivido, sin pedir nada a cambio, para que Simona tuviera una vida mejor. Ya está bien de que el maltrato animal quede impune.

Author: Opinion

Share This Post On

20 Comments

  1. Vaya mi pésame por la Simona y mi total y sincero rechazo a estas acciones. Pero ya me gustaría que se tuviera las mismas atenciones con cualquier ser humano justiciahumana@… Ya no digo la atención, en la actualidad, hacia nuestros mayores…

    Post a Reply
    • Al comentarista “Nodigomás”: No mezclemos churras con merinas.

      Descanse en paz el pobre animal.

      Ojalá se identifique al individuo o individua responsable de esta barbarie y pague por ello.

      Post a Reply
  2. ¡Qué triste! Me ha hecho llorar esta historia. No se entiende que haya alguien capaz de actuar así. Mucho ánimo y mucha fuerza para las personas que dedican su tiempo y su dinero para salvar vidas animales y tratarles con la dignidad que merecen.

    Post a Reply
  3. Estimada Pilar.
    Vaya por delante mi repulsa por el acto de maltrato animal que denuncias. Sin embargo, situaciones como esa me temo que se repetirán si el Ayuntamiento de Segovia no pone coto a la proliferación de manadas de gatos callejeros que, sin control censal ni sanitario alguno, se localizan en numerosos puntos de la ciudad. El mismo Ayuntamiento tampoco controla y sanciona a los ciudadanos que guarrean la vía pública echando comida a los gatos.
    Pregunto: si no admitiríamos la existencia de perros callejeros, ¿por qué si la de gatos callejeros? Estos defecan en la vía pública sin que haya nadie que se responsabilice de la recogida de esos excrementos, y no son sometidos a ningún tipo de control sanitario que descarte enfermedades que puedan ser transmitidas a los ciudadanos.
    En resumen, el Ayuntamiento de Segovia incurre en una evidente dejación de funciones. En su día anunciaron un control censal de los gatos, con campañas de esterilización, y sin embargo la realidad demuestra que, este asunto, se les ha ido de las manos.

    Post a Reply
  4. Descansa pequeña, allí arriba estarás bien, allí no hay monstruos…
    Nunca olvidaremos tus ojos….

    Post a Reply
    • Pásense por las Residencias de Ancianos. Saludos

      Post a Reply
      • Qué tiene que ver eso de las residencias con la noticia en cuestión?

        No hagamos demagogia ni nos vayamos por los cerros de Úbeda.

        Post a Reply
  5. Lo primero mandarte un abrazo muy grande Maria del Pilar. Es una lástima que todavía tengamos que presenciar barbaridades como esta, entiendo que solo pueden venir de la inconsciencia de alguien que se cree superior a una pobre gata indefensa que estaba criando a sus cachorros, me quedo con el ejemplo de amor de amor de Simona, y el deseo de que un día cese la barbaridad fruto de la ignorancia.

    Post a Reply
  6. Es una vergüenza la poca humanidad que hay, a mi se me caería la cara de la vergüenza que él/los autores fuesen amigos,conocidos,familiares míos, tolerancia 0 ante la violencia de cualquier tipo y tolerancia 0 ante esta gentuza, rechazo total.

    Post a Reply
  7. Fernando Savater, filósofo : “mi reproche a algunos animalistas de hoy es que no ven a los animales, sino como seres humanos disfrazados. En el fondo, lo que quieren es acabar con los animales. La bendita inmoralidad de los animales consiste en que no están sujetos a deberes y, por tanto, no tienen derechos. Tener derechos les obligaría a tener deberes y entonces estarían tan jodido como nosotros.

    Post a Reply
    • Puede… Pero eso no nos da carta blanca para maltratarlos.

      Post a Reply
      • Ni para convertir calles, esquinas, jardines, parques… en meaderos y cagaderos sin control. Tiene usted toda la razón Marta. De paso a ver si alguien mira por ‘la Ciudad Amiga de la Infancia’ que pregona el Ayuntamiento y conseguimos que los menores puedan volver a revolcarse en parques, como antaño, ahora lo menos que puedes coger es una leptospirosis 😉

        Post a Reply
        • Señor Alfonso,dicen que la ignorancia es muy atrevida y debe ser verdad. Para su información le diré que el Ayuntamiento lleva AÑOS aplicando un protocolo de control sobre las colonias de gatos de la ciudad. Se les captura, esteriliza y devuelve a su hogar, controlando de esta manera su cría indiscriminada. Hay varias protectoras y asociaciones que colaboran en esta, créame, ardua labor, también centros veterinarios. Y especial mención a las personas que se ocupan de esas colonias, de alimentar a los animales, de curarles y comprarles medicinas que pagan de su propio bolsillo. Que recogen sus cacas y limpian la zona donde se les alimenta una vez han terminado. Y esto lo hacen voluntariamente durante todos los días del año, haga un sol de justicia, llueva o nieve. Además tienen un carnet de cuidadoras que les permite a ellas y solo a ellas realizar esta labor en cada colonia.
          Por último le diré que los gatos llevan miles de años conviviendo con los seres humanos y aportando numerosos BENEFICIOS, pues se encargan de controlar plagas como cucarachas, roedores y otras especies que siempre acechan a los núcleos donde vivimos las personas. Espero que nuestras palabras hayan sido esclarecedoras para todos aquellos que desconocieran la gestión de los gatos “de la calle” que se lleva a cabo en Segovia.

          Post a Reply
          • Ignorancia lo llaman ustedes y yo lo apellido realidad. No dudo de la abnegada dedicación de esos voluntarios, pero es evidente que “la cosa” se les ha ido de las manos.
            Conozco de sobra la teoría, y el -programa- del Ayuntamiento para supuestamente poner en práctica todo lo que ustedes detallan, pero si de verdad se estuviera esterilizando no veríamos continuos nacimientos de nuevos gatos, que hacen imposible a sus voluntarios recoger todas las mierdas que depositan estos animales.
            Yo les propongo que, aprovechando que, como ustedes dicen, se les captura, les busquen un hogar y los saquen de la calle. Así no tendrían que padecer, ni gatos ni cuidadores, las inclemencias del tiempo. Y, como habrán podido ver, todo lo dicho sin necesidad de faltar a nadie.

    • Y qué demonios tiene eso que ver con lo incivilizado, salvaje y aberrante de una actuación salvahe como ésta? Eso es ser humano? Pues que se demuestre con mejores hechos la supuesta inteligencia que se dice tenemos.
      Estamos en un país incivilizado y retrógrado en el que la mayoría de las fiestas patronales se hacen entorno al divertimento y maltrato animal.
      Un país al que llama La Fiesta Nacional el abuso de un animal hasta su muerte.

      Post a Reply
  8. Leyes más duras para estos hdp que en la mayoría de casos salen impunes de estas atrocidades. Por cierto, los gatos no tienen culpa de las injusticias en el mundo. Que esto parece un diálogo de besugos hablando de ancianos y de las malas gestiones de los parques y el Ayuntamiento

    Post a Reply
  9. Creo que no hay que mezclar temas. Sin duda los gatos en la calle, aportan BENEFICIO a la sociedad, creo que es indiscutible, por ello hay que cuidarlo, mantenerlo y gestionarlo adecuadamente. No se trata sólo de la responsabilidad pública, sino de la sensibilización activa y concienciación cívica individual. Cualquier humano capaz de infringir sufrimiento sin razón ni fundamento, ni justificación legal, a un animal beneficioso por el mero hecho de ser inferior, queda calificado y debería ser reprochado social y jurídicamente. Confieso que soy más de perros, quizá porque conozca poco a los gatos, creo que estaría igual de dolido y triste de simplemente conocer a Simona. Creo que hechos como este, nos califican y retratan como especie al igual que como inepta sociedad, al permitir que haya individuos capaces de cometer tales daños, ratificando nuestra innata capacidad también de albergar el mal, además de sacar a relucir una supina ignorancia y carencia moral. Espero al menos sea castigado el culpable de manera condigna al daño causado y sobre todo concienciada, educada y sensibilizada nuestra comunidad, pues considero es la mejor y más eficaz manera de adecuar conductas al bien común y al interés general pues actúa sobre la ética, la moral y la responsabilidad de cada uno de nosotros.

    Post a Reply
  10. Me se saltan las lágrimas. Con la que está cayendo (1 más hoy… pero por Covid)

    Post a Reply
    • Estimado Belcebú: No mezcle asuntos que no tienen nada que ver.

      Post a Reply
  11. UN BESO AL CIELO SIMONA

    Al menos tu último suspiro no fue en la calle y de cualquier manera.
    Si nadie tiene derecho a quitar la vida de una persona, nadie lo tiene para asesinar a un animal indefenso.
    Tan cobarde el primero como el segundo.
    Todo lo que ahora mismo siento prefiero no plasmarlo…
    Terminaría en el juzgado.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *