web analytics

Opinión: Crónica de un zombi anunciado, el billete de 500

Este pasado miércoles 4 de Mayo de 2016 el Banco Central Europeo ha sacado una escueta nota de prensa que viene a decir:

“… (El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo) ha decidido dejar de producir de forma permanente el billete de 500€ y excluirlo de las series Europeas, teniendo en cuenta la preocupación por que este billete puede facilitar actividades ilícitas. …”

Con este lindo párrafo los “gobernadores” del Banco Central Europeo (BCE) han sentenciado a muerte al famoso billete “bin Laden”; esos billetes de 500€ que todo el mundo sabe que existen pero que nadie ha visto porque están escondidos… casi siempre en cajas fuertes, en colchones y algunas veces bolsas de basura bajo la cama.

Supongo que los “papeles de Panamá” han puesto a los gobiernos europeos en una situación incómoda y se han visto obligados a reaccionar, para ello nada mejor que matar al mensajero. Es como si por prohibir las espadas se fueran a acabar con los asesinatos… pues se matará con cuchillos. Si desaparecen los billetes de 500 euros, los pagos ilícitos se harán en billetes de 200€. Si los gobernadores del BCE y gobiernos de los países de la zona euro creen que el engorro de sustituir 2 billetes de 500€ por 5 de 200€ va a suponer una disminución de las actividades ilícitas es que son tontos de capirote. Bueno lo que realmente creen es que los que somos tontos de capirote somos nosotros, que con semejante medida nos vamos a quedar satisfechos. Satisfechos porque nuestros gobiernos ya han actuado para atajar el fraude, la fuga de capitales, los sobornos y resto de fechorías “financieras”.

billete500Existen muchas definiciones de dinero, la más básica y usada es la M1 u Oferta Monetaria y es la suma del Efectivo en Manos del Público (las monedas y los billetes) más los depósitos bancarios a la vista que se encuentran ingresados en el sistema financiero. Según el propio BCE en marzo de 2016 de los 6.766,6 billones de euros que conforman la Oferta Monetaria sólo el 15,54% existe físicamente (los billetes y las monedas) el resto son anotaciones contables bancarias (los depósitos que tenemos en los bancos).  Creer que las actividades ilícitas sólo se pagan con billetes y monedas es una ingenuidad. Vaya, que hasta para las actividades ilícitas hay clases. Sujetos como “el bigotes”, Isabel Pantoja o Carlos Fabra requieren de viles billetes para realizar sus actividades ilícitas: son lo que son, no van a cambiar ahora. Pero Mario Conde o Rodrigo Rato hacen sus fechorías con transferencias, moviendo dinero bancario, dinero perteneciente a ese 85% del dinero que no tiene una existencia física: dinero virtual. Estos pájaros de altos vuelos no se ven afectados por medidas tan populistas como suprimir los “bin Laden”, ellos que seguramente no llevan más de 20€ en su cartera, justo al lado de sus tarjetas “platinum”. Mientras los gobiernos y el BCE no atajen la existencia de los paraísos fiscales internos a la UE: Luxemburgo, Gibraltar… no tiene sentido ni plantearse atajar los paraísos fiscales fuera de la UE. La avaricia no tiene límite, nadie tiene su riqueza lícita (su patrimonio) en un paraíso fiscal cuando es absolutamente legal tenerla en España pagando un 1% de impuestos al fisco: eso sí en una SICAV. SICAVS que sólo está al alcance de los ricos, que disfrutan de esta ventaja fiscal desde 1983, momento que por el entonces presidente del gobierno Felipe González les creó este santuario fiscal.

Suprimir los billetes de 500 viene a dificultar los trapicheos de la clase baja: alcaldes corruptos de pequeños municipio, los que se enriquecen con el menudeo de drogas, prostitución… ya que en lugar de atesorar billetes de 500€ ahora lo van a tener que hacer en billetes de 200€ y todos sabemos que el amarillo no combina con nada, a diferencia del morado que lo hace con todo.

Hasta el 2018 se van a seguir imprimiendo los billetes de 500€. Lo que no dice el comunicado del BCE es cuando va a dejar de ser obligatorio aceptar como pago de una transacción billetes de 500€, por lo tanto se va a poder seguir cobrando y pagando en estos billetes ilimitadamente, o al menos mientras duren físicamente. Curiosamente nos recuerdan que los “bin Laden” siempre serán aceptados en el Banco de España, algo que ya sabemos (y que es de obligado cumplimiento) gracias a la desaparición de las antiguas pesetas. ¿Qué quiere decir eso? Pues que no los están matando, los están convirtiendo en ZOMBIS: Están muertos (no se imprimen) pero siguen vivos para siempre (se podrán seguir usando indefinidamente).
Se están riendo de nosotros, por dos veces. Si el BCE hubiese fijado una fecha límite, como lo hizo con las pesetas que dejaron de tener valor de cambio el 28 de Febrero de 2002 (coexistiendo 14 meses con el euro) el billete de 500€ estaría muriéndose desde hoy. Porque desde hoy los que tengan atesorados billetes de 500€ se van a querer librar de ellos, poniéndolos en circulación. Querrían evitar tener que ir a un banco a realizar un ingreso importante de billetes de 500€, eso o perderlos. Los bancos están obligados a informar al SEPBLAC (organismo que lucha contra el blanqueo de capitales) de los ingresos “sospechosos” e ingresar unos cuantos “bin Laden” es, sin duda alguna, un ingreso sospechoso.  Estaríamos ante un doble ejemplo de libro de la aplicación de la ley de Gresham. Esta ley la descubrió Sir Thomas Gresham en el siglo XVI, (nihil novum sub sole que diría Eclesiastés) que viene a decir que cuando coexisten dos monedas de curso legal y una es considera buena y la otra mala, la mala desplaza en el uso a la buena, que desaparece de circulación porque se atesora. Hasta el día 3 de Mayo los billetes de 500€ eran la moneda buena y el resto de billetes y monedas la moneda mala. Los billetes de 500 eran la moneda buena porque su alto valor nominal permitía grandes acopios de efectivo en muy poco volumen y peso: perfecto para financiar actividades ilícitas “de menudeo”. Por eso estos billetes estaban desaparecidos, atesorados por los delincuentes. Si el BCE hubiese puesto fecha de caducidad se produciría el fenómeno inverso, los “bin Laden” serían la moneda mala y el resto de billetes y monedas la moneda buena. Los billetes de 500 sería la moneda mala, porque tenerlos es emitir una señal que invita a sospechar al fisco de la naturaleza ilícita de su procedencia. Entraríamos en una suerte de juego de la silla, nadie querría quedarse con él cuando acabe la música (llegue la fecha de su caducidad). De tal forma, que desde el siguiente día del anuncio de su fecha de defunción comenzarían a retirarse de la circulación ingresándolos, de uno en uno, en los bancos. Aunque esto no es lo que ha hecho el BCE, recuerdo que al billete de 500 no le han puesto fecha de caducidad; el miedo no tiene fronteras y es muy contagioso, es probable que ahora veamos circular muchos bin Laden haciendo honor a su nueva condición de zombi.

Artículo de opinión de Paco Man, economista

Author: Opinion

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *