web analytics

La reacción contra el Procés llena de rojigualdas la plaza Mayor

Acción reacción, banderas llaman a banderas. Los nacionalismos se retroalimentan. Varios centenares de segovianos acudieron a la llamada en defensa de la unidad nacional que de un modo un tanto espontáneo se había convocado frente al consistorio segoviano para las 12 horas del 30 de septiembre. La convocatoria era para toda España, partía de grupos de redes sociales impulsada por la Fundación Defensa de la Nación Española, próxima a sectores de la ultraderecha y del nacionalismo español. En la ciudad, el único partido que respaldó la convocatoria fue Vox, cuyo dirigente en Segovia Nazario Merino explicaba “no es una concentración política, esto es por España, por defender la unidad de la nación”.

Faltaban pocos minutos para el mediodía, la plaza Mayor era el habitual corredor de orientales y turistas, con unas pocas decenas de paisanos rojigualda en ristre. Som Cataluña, Somos España, #Noestaissolos, rezaban los lemas de la convocatoria. En un bar de la plaza tres matrimonios de mediana edad, inmejorable aspecto y llegados para la concentración, esperaban a la hora convenida y se quejaban. “Qué poca gente, que pena de país”.

Pero no. En apenas cinco minutos empezaron a llegar decenas de segovianos con la Constitucional (ningún aguilucho a la vista), paraguas rojigualdos y rogjigualdas de la selección, con el toro osborniano. Los chinos flipaban y algunos de ellos pedían a los presentes fotografiarse con tanta bandera. Pregunto a unos muy salaos de donde vienen. De Taiwan. La impresión es que creen que es una manifestación del patriótico pueblo español. ¿Les suena Cataluña?, no. ¿Barcelona? “Si, yo ir”, dice en un inglés medio comprensible.

Para entonces la cara de Merino es muy otra. Es la convocatoria más masiva vivida nunca por su formación. Sobre 300. Una voluntaria lee los artículos 2 y 3 de la Constitución. La gente, muy civilizada, lanza algunos vivas a España. Animada por el éxito la voluntaria, siempre escoltada por Merino sube a la glorieta, a la sazón adornada de banderas, y repite la lectura. “¡El 155“, grita alguien y la voluntaria procede: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes…” Los ánimos se caldean. “¡Dónde está la alcaldesa!” grita otro. Pero no tiene demasiado éxito. “España, entera, y solo una bandera”, se oye corear a un veterano. Más vivas a España. Pácificamente, sin consignas de “mal tono”, ni especialmente anticonstitucionales ni anticatalanas, la manifestación se disuelve. Como en tantas otras ciudades de España, en Segovia ha sido un éxito notable. Poco a poco, y como si nos jugáramos la final del mundial,  en los balcones empiezan a aparecer banderas.

Arriba y abajo, vista general de la concentración. En el medio, turistas de Taiwán sumándose a la fiesta.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Vaya panda de pirómanos. Franquistas vergonzantes. Cierto olor a naftalina.No merece la pena ..?.

    Post a Reply
    • Menuda bobada acabas de soltar. Cada uno puede pensar lo que quiera, tanto estos señores/as, como los independentistas o cualquier otro, siempre cuando no incumplan ninguna norma. Pero si hacen algo ilegal que la justicia los cruja.

      Post a Reply
    • ¡Joder Rufián!, puede que hubiera franquistas, como catalanistas de pro-3% y burgueses chupacurritos en la Catalunya inmortal. Venga ya de chorradas y acepte la libertad de presión, sin coartar la de los demás, apañando leyes según nos convenga. Ya está bien de “democracia” entrecomillada. Que arrimar el ascua a la sardina ya lo hace el soplagaitas del CaliCUP perfectamente.

      Post a Reply
  2. Este Rufian es un Calimocho2. Todo es franquismo, fascistas y demás.
    Yo soy Español, me enorgullezco de serlo y no por ello soy franquista o fascista.
    Basta de comentarios incendiarios que no hacen más que provocar.
    Entiendo que desde el respeto se puede justificar cualquier opinión, pero sin atentar contra la de los demás con calificativos tan poco elegidos y demagógicos.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *