web analytics

La familia de Escobar recomienda a la Corporación que “reme por el bien común”

Los restos mortales del que fuera alcalde de la ciudad, Ramón Escobar Santiago, descansan ya en el cementerio del Santo Ángel tras la celebración, este 10 de julio, del funeral en la iglesia de San Martín al que han acudido decenas de segovianos y representantes políticos del Ayuntamiento y de otras administraciones.

Tras la misa funeral, un hijo del que fuera regidor entre 1991 y 1999 ha tomado la palabra para glosar su figura y destacar que “[la familia] hemos perdido un padre y Segovia un enamorado de esta tierra”. Ramón Escobar Lago ha recordado el origen valenciano de su padre que no impidió que “sin ser segoviano de nacimiento llevaba Segovia dentro y amaba sus calles y sus gentes”. Escobar se instaló en la ciudad en la década de 1960.

El mismo portavoz de la familia se dirigió a la alcaldesa y los miembros de la Corporación que participaron en el acto religioso con una recomendación que achacó al difunto: “Mi padre siempre decía que en un ayuntamiento no hay partidos ni colores políticos, sólo compañeros que reman por un bien común: Segovia”.

Eran los últimos minutos del funeral con participación institucional del que fuera el séptimo alcalde de Segovia de la reciente democracia que había tenido prolegómeno en un velatorio en la capilla ardiente instalada en el propio Consistorio el día anterior por la que han pasado decenas de segovianos.

A las 11.30 horas de este 10 de julio partía de la plaza Mayor el coche fúnebre con el féretro, siempre escoltado por miembros de la Policía Local con traje de gala. Tras el vehículo, los familiares del difunto y los miembros de la Corporación, incompleta, como ya ocurriera el día anterior. La alcaldesa y varios miembros del Grupo socialista junto a un grupo, también amplio, de concejales populares compartieron con un edil de Ciudadanos y otro de Podemos, el recorrido a pie hasta la iglesia de San Martín. Eso si, llegados a la puerta de la iglesia, la socialista, Claudia de Santos; el edil de Ciudadanos, David García-Foj; y el portavoz de Podemos, Guillermo San Juan optaron por no entrar en el templo para no participar en la ceremonia religiosa.

Si es destacable la presencia de los parlamentarios populares, Jesús Postigo y Javier Maroto, así como del viceconsejero de Fomento, José Luis Sanz Merino, del delegado territorial de la Junta, José Mazarías, o de la vi presidenta de la Diputación, Sara Dueñas. No obstante, también se hicieron notables las ausencias de portavoces municipales como la de Ciudadanos, Noemí Otero, y de IU, Ángel Galindo; así como de representantes del PP regional. Tampoco acudió a esta despedida ninguno de los que han sido alcaldes de la ciudad que aún viven, aunque sí resultó llamativa la presencia de descendientes de dos de ellos, como la hija del centrista, José Antonio López Arranz.

El presidente de la Cámara de Comercio, Pedro Palomo, recuerda al exalcalde fallecido

La ciudad ha despedido a su alcalde de la década de los 90 como merecía, con el respeto y los honores que se había ganado a pulso durante su etapa fructífera al frente del Consistorio. Las crónicas de estos días han recogido a la perfección decisiones difíciles, a veces impopulares, y que el tiempo ha demostrado acertadas. Ramón Escobar, trabajador incansable y con un firme y constante compromiso con esta tierra, concebía la política con sabor propio, carácter afable y adelantado a su tiempo, pues no podemos olvidar el cambio urbanístico que experimentó la ciudad, su obsesión por los espacios verdes y su apuesta por las nuevas infraestructuras, como símbolo claro de desarrollo y vertebración. Lo que hoy se denomina economía verde y circular es lo que puso en práctica durante sus mandatos.  Desde la Cámara de Comercio no podemos obviar que su clarividente mente mantenía la premisa de que sin la empresa no existía el progreso, de que sin el empuje de empresarios no llegaría la prosperidad y de que los trabajadores eran el centro del valor añadido para cualquier negocio. Por ello, siempre la institución cameral contó con su apoyo, con sus sabios consejos y con ese empuje que desde su afabilidad y tesón sabía dar para conformar las piezas del puzle. Con su habitual bonhomía, estará ya de la mano paseando con su querida ‘Chatuqui’ por las eternas autopistas estelares cuidando de los suyos, como bien ha explicado su hijo Ramón. Su respeto hacia Segovia deja una huella imborrable porque siempre será recordado como una persona que llegó a la política de puntillas, como alfileres, y que la dejó convertida en la protagonista de un capítulo grabado con letras de oro de su historia.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

3 Comments

  1. Lo primero decir que es una inmensa pena la muerte de Ramón Escobar, DEP, cualquier fallecimiento merece una oración de mi parte por su descanso eterno,pero eso no quita para decir que todo lo que veo y leo ha sido una parafernalia fuera de lugar, ya no solo por hacerle velatorio en el Ayuntamiento, el desfile por la calle Real, cuando murió otro Alcalde, como por ejemplo Perteger no se montó este espectáculo, ni con ningún otro,creo que las cosas sencillas se valoran mucho más y hacen más grande a las personas, y repito, dicho esto, todos mis respetos hacia el señor Escobar.

    Post a Reply
  2. ¿ A quien se le ocurre poner en riesgo a todos los trabajadores del ayuntamiento instalando el velatorio de este buen señor en el consistorio??..muy mala idea..ojalá no haya un rebrote en el ayuntamiento..

    Post a Reply
  3. En otras circunstancias un lugar perfecto, Fw. Ahora bien, hoy día ¿a quién piensa usted? No hay mucho que pensar. Ellos menos claro. Llevan sin pensar desde hace años, salvo para perroflauteces.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *