web analytics

La declaración de los acusados abre el juicio del homicidio de Aldehuela

La Audiencia Provincial ha abierto este 1 de octubre el juicio oral con jurado popular por el homicidio de Cecilio Cuesta, ocurrido a finales de noviembre 2011 en el que sus hermanos, Miguel Ángel y Javier comparecen como acusados de ser los presuntos autores de una paliza ocurrida en su domicilio, en la localidad de Aldehuela de Sepúlveda, de la que Cecilio no se recuperó, falleciendo dos días después en el hospital. La Fiscalía ha solicitado 12 años de cárcel para cada uno de los acusados e indemnizaciones económicas a sus familiares directos, mientras que las defensas han pedido la libre absolución.

En su exposición previa, la representante de la Fiscalía consideró probada la agresión de Miguel Ángel y Javier hacia su hermano en base a las declaraciones de los testigos y del personal sanitario que atendió a Cecilio Cuesta, que en el hospital habría señalado a sus hermanos como autores de la paliza y a pesar de que no se ha determinado el arma homicida con el que fue golpeado, justo uno de los argumentos utilizados en sentido contrario por las dos abogadas que defienden a los acusados junto a la ausencia de restos biológicos en el lugar de los hechos que vinculen a los acusados con la agresión y la falta de testigos directos.

Los acusados en el juicio que se desarrollará durante cinco días en la Audiencia provincial han negado su participación en los hechos de los que se les acusa. Miguel Ángel, que vivía con la víctima en la vivienda de Aldehuela de Sepúlveda explicó en su declaración aseguró que el 29 de noviembre salió a atender su ganado y a media mañana entró en la habitación en la que estaba su hermano advirtiendo que este tenía un golpe en la cara que el mismo Cecilio habría explicado que se la había hecho cortando leña. Según la misma versión, Miguel Ángel volvió a sus tareas y regresó a la casa entrada la tarde, cuando se encontró a Cecilio tirado en el suelo y con la cara deformada, momento en el que decidió llamar al servicio de emergencias.

En su declaración, el acusado negó “haber puesto nunca una mano encima de su hermano”, achacó las contradicciones de su declaración inicial a la confusión vivida durante las 72 horas de su detención por la Guardia Civil y rechazó ser el propietario de las garrotas encontradas en su casa que se sospecha —aunque no está probado— que hubieran podido ser utilizadas para golpear a Cecilio. Del mismo modo, destacó los problemas de alcoholismo y la vida basada en “salir de fiesta” del fallecido al que “únicamente he dado consejos” en los nueve años en los que llevaba viviendo en el pueblo tras su retirada, forzada por sus problemas con la bebida, de la Policía Nacional.

La misma relación “como con un niño” aseguró mantener con la víctima el otro acusado, Javier Cuesta, que igualmente negó que hubieran existido nunca discusiones violentas con Cecilio. Javier defiende que en el momento de los hechos ni siquiera estaba en Aldehuelas, de donde se habría marchado “seis días antes” del suceso, tras pasar allí algunas jornadas ayudando a Miguel Ángel con el ganado para regresar a Alcobendas (Madrid), donde reside.

Nueve miembros del jurado.

Hasta el próximo viernes se sucederán las declaraciones de 27 testigos llamados para esta vista oral junto a las de los peritos forenses con las que se tratará de esclarecer las circunstancias de la muerte de Cecilio y si los acusados tuvieron o no intervención en las causas.

Será un jurado de nueve personas —seis hombres y tres mujeres— el que decida finalmente la suerte de los dos acusados. Precisamente, la elección del jurado ha sido la principal ocupación en la Audiencia durante cuatro horas de la mañana de este 1 de octubre culminando un largo proceso que se inició hace semanas con la convocatoria, por sorteo de 350 ciudadanos, reducidos a una treintena tras la primera fase en la que se han tenido en cuenta las distintas excusas o impedimentos para incorporarse a esta tarea. Sobre ese grupo de 30 personas ha sido sobre el que se han seleccionado el grupo de nueve “titulares” y dos suplentes, tras la última criba de selección que incluye la posibilidad de dos reprobaciones directas, tanto por la Fiscalía, como por las defensas.

En el inicio de la vista, tanto el presidente de la Audiencia como la fiscal y las abogadas se empeñaron en explicaciones de carácter didáctico en sucesivos intentos de que el jurado comprendiera con exactitud el mecanismo judicial y el papel que desempeñan en este juicio. De hecho, en varios momentos de las explicaciones subrayaron al grupo los muchos aspectos que no se parecen en nada a las ideas sobre el desarrollo de los juicios que quedan en el imaginario colectivo como consecuencia “de las películas americanas sobre juicios”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *