Acueducto2

La cuadratura del círculo presupuestario del PSOE

Al parecer, hay dos maneras de iniciar el curso político en Segovia, hinchándose a comer paella para tomar fuerzas, como el PP, o más castizamente con judiones, como el PSOE, que tras la judiada de La Granja la pasada semana, volvía el primer lunes de septiembre a las rutinas de las comparecencias en la sede para deslizar los mensajes de cara a los próximos meses.

Es el caso del PSOE, cuyo secretario provincial, José Luis Aceves, desgranó en rueda de prensa los ejes de acción política del partido en los próximos meses. Básicamente cercanía, visualización como defensores de lo público, y pacto para la industrialización.

Así lo dijo Aceves. Sobre “cercanía”, aumentar “la aproximación a la ciudadanía con reuniones con los colectivos sociales”, así como reuniendo a la ejecutiva provincial en la provincia, y al comité provincial en la ciudad. El Sinai de los socialistas se llama “presupuestos 2018“. Por un lado, habrá que abanderar ante la competencia “estado del bienestar”, tratar de revertir lo que a juicio de los socialistas es un deterioro de la red sanitaria pública, especialmente en lo rural. La consigna es “defensa de la sanidad pública, la educación pública y de calidad, la dependencia y unos servicios sociales adecuados para las necesidades de la provincia”, lo que pasa por poner en el brete a Podemos de apoyar a Sánchez o quedar como los “asociales” del momento, los que consintieron en prorrogar los presupuestos del PP (otra vez).

Pero no solo vota Podemos. También hay que conseguir el más peliagudo voto nacionalista. Conseguir el voto nacionalista pero que no lo parezca. La contribución del PSOE segoviano al respecto serán “acciones para la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución Española y una Convención Municipal Provincial para poner en valor el buen trabajo de los gobiernos socialistas y las propuestas municipales de futuro para mejorar nuestros pueblos”. Aquí Aceves fue pillado en renuncio, al preguntarle la prensa por la ambigua declaración de Sánchez de un posible referéndum (el número tres) en Cataluña, esta vez pactado con el Estado. “Lo desconozco completamente”, dijo un Aceves en fuera de juego.

Pero a nivel provincial el reto es la despoblación. Esos cuatro segovianos que desaparecen del censo cada día, como recordó Aceves. La receta contra tal situación, a juicio del PSOE, es un enésimo “pacto por la industrialización”. “Segovia necesita un gran pacto social para la industrialización, que comprometa a la Junta, acentuando medidas para el desarrollo económico en el entorno de la Autovía de Pinares, el eje El Espinar-Villacastín, el nordeste en el entorno de la N-1, el alfoz de la ciudad-Valverde y la zona de Santa María de Nieva-Nava de la Asunción-Coca y los socialistas estamos dispuestos a impulsarlo”, aseguró el secretario provincial.

Recordó que, para las zonas más deprimidas, la Ley 6/2014, de Industria de Castilla y León, recoge que “cuando concurran especiales necesidades de reindustrialización o se trate de zonas en declive, el Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León podrá prever programas territoriales de fomento, referidos a uno o varios territorios determinados de la Comunidad. En Segovia, tenemos varios ejemplos de zonas con enormes dificultades y esa es una oportunidad que no debemos desaprovechar los segovianos/as y por ello emplazo a todos los interlocutores sociales, instituciones y sociedad en general para conseguirlo”, aseveró.

Paella solidaria en Carbonero El Mayor

Pero lo del arroz  tira. Al menos en Carbonero el Mayor, donde el 1 de septiembre se abría el curso en la pradera del Bustar con una paella popular solidaria en favor de la ONG Amigos de Calcuta, en acto organizado por el PSOE e Independientes de Carbonero el Mayor.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

8 Comments

  1. Seguro que si se cogen la charla del año pasado por estas fechas, habrá dicho los mismos “ejes de acción” (ja ,ja) y las mismas tonterías que este año.
    Ja, ja, ja,… “pacto social para la industrialización”,… yo me parto con estos elementos.
    Ja, ja, ja,….. “desarrollo económico en el entorno de la Autovía de Pinares”,….. y es el Psoe, con sus socios, los zarrapastrosos podemitas y new-podemitas, los que no quieren saber nada de un tema básico, como es la recarga del acuífero del Carracillo. Patéticos.
    Ja, ja, ja,… ¿y como no?,.. no puede faltar el mantra típico,… “defensa de la sanidad pública, la educación pública y de calidad, la dependencia y unos servicios sociales adecuados para las necesidades de la provincia”,…. ja, ja, ja…. y nos dicen esto los “campeones del paro”.
    El año que viene no me pierdo esa rueda de prensa (o lo que sea), que tiene que ser mejor que el club de la comedia.

    Post a Reply
  2. Sí, lo de comer (sea paella o judiones) se les da bien, a los unos y a los otros.

    Post a Reply
    • Tienes razón, Jose. Lo del “zampe” se les dá de perlas.
      Este año he estado en la judiada de La Granja, y me pasé a ver la parafernalia de los calderos, y me daba vergüenza ajena. La cantidad de politiquillos de medio pelo que había por allí pululando. La tontería y la babosidad era de tal calibre, que casi se apaga el fuego de las marmitas. Ellos lo acaparaban todo. Las cámaras, los micrófonos. Todo para ellos.
      Que abrazos. Que besos. Que risas. Que “tocamientos”, ja, ja, ja.
      Y que tontos que estamos, Señor.
      Y me dijeron unos amigos, que además todos esos “invitaos” ni siquiera hacen cola para coger las judías, ya que se las sirven en la mesita, a la sombrita.

      Post a Reply
      • Así es. En la judiada hay un acotado para unos 200 invitados de Alcaldía y se les sirven las judías. Hay que añadir que no solo son políticos. Hay también personal de la organización, músicos, vecinos homenajeados ese año o con especial participación en las fiestas (pregonero, damas, ganadores de concursos) y unos cuantos periodistas.

        Post a Reply
        • ¿Doscientos invitados? ¿de Alcaldía?
          Que pasada. Que vergüenza.
          Un pregonero.
          Una Reina.
          Diez o doce Damas.
          Quince o veinte ganadores de concursos.
          ¿Periodistas?… ¿20 O 30?
          El alcalde.
          Los Concejales (¿15 como mucho?)
          Y para de contar,…. 80.
          ¿Y hasta los 200?……
          Hasta que este “garrulismo” no se destierre, este País seguirá siendo “de pandereta”.
          A ver si llegan pronto los podemitas y acaban con estos privilegios,….. ja, ja, ja.

          Post a Reply
          • Añadiendo algún músico y quitando algún concejal, por ahí andará la cosa. Por otro lado, esta situación no es exclusiva de la judiada. Vaya usted a cualquier evento de Alimentos de Segovia y verá un trato parecido (los VIPS nunca hacen cola y suelen tener un reservado aparte). Tal vez en la judiada es más espectacular por la magnitud de invitados, pero no es una peculiaridad de La Granja, ni mucho menos.

  3. Efectivamente, es más bien una peculiaridad de los políticos (lo de no guardar cola como el resto de los ciudadano.)

    Post a Reply
    • Algo impensable en los países civilizados del norte. Allí les corren a gorrazos.
      El problema es, que en España hay cantidad de personal que ve con buenos ojos que a un “evento” vayan cantidades industriales de politicuchos a chupar del bote. Eso les da “caché”. El problema no es que a un evento vaya tal politicucho famosete. Lo malo es, la ingente cantidad de “moscardones” que pululan alrededor para reír gracias y hacer la pelota, y a la vez también chupar del bote.
      Si esas cosas les restara a los alcaldillos famosetes, otro gallo nos cantaría.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *