web analytics

La anulación de la plusvalía amenaza con abrir un boquete de 3M€ en las arcas de Segovia

Duro varapalo para las administraciones locales. En una sentencia histórica, el Tribunal Constitucional declaraba el 27 de octubre la nulidad de una de las principales fuentes de ingresos de los ayuntamientos, el impuesto a la plusvalía, que se aplica en cualquier transmisión (sea por heredad o compra) de un bien inmueble de naturaleza urbana. Aunque no se conoce todavía la sentencia íntegra, fuentes judiciales apuntan a que se ha anulado el método de cálculo del impuesto.

Algo que abre un cúmulo de interrogantes en los ayuntamientos, especialmente en un periodo en el que se preparan los documentos presupuestarios para 2022. Y es que la incertidumbre jurídica amenaza a más de un 5% de los ingresos de ayuntamientos como el de Segovia, que para 2021 preveía un ingreso por este concepto de 3.280.000€. Es el segundo impuesto que más renta al consistorio, contribuyendo al 12% de lo de ingresado por impuestos y al 5% del total del presupuesto. Lo que se dice todo un boquete.

Jesús García Zamora, concejal responsable de Desarrollo Económico y Empleo, reclamaba prudencia, a la espera del conocimiento íntegro de la sentencia. Los ingresos previstos para 2021 por este impuesto están ya garantizados “y en principio la sentencia no es retroactiva”, explicaba. De cara a 2022, sin embargo, García Zamora, y la gran mayoría de múnicipes, espera una rápida reacción normativa que permita asegurar esos ingresos, vitales en el caso de Segovia. “No deberíamos ser extraordinariamente pesimistas“, decía. Si eso no sucede no habrá manera de cuadrar las cuentas el año que viene.

Se abre además una gran incertidumbre sobre si hay que pagar o no este tributo en operaciones que se efectúen entre la anulación de la plusvalía y la creación de una nueva figura análoga. ¿Habrá que pagar? El consistorio segoviano espera a conocer el contenido de la noticia. “De momento no lo sabemos, esa es la verdad, pero al no haber retroactividad seguirán al cobro los ya emitidos”, reconoce García Zamora.

Torpedo a la línea de flotación

3,2M€ son muchos millones para localidades como Segovia, donde hay un notable dinamismo inmobiliario en el mercado de la transmisión de viviendas de segunda mano (no afecta a la compra de vivienda nueva), que es de lo que se nutre el impuesto. Técnicamente denominado Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, grava la transmisión de cualquier vivienda, solar o inmueble en suelo urbano. La idea es gravar con un 15% el incremento de valor habido entre la compra y la venta o transmisión, en función de la variación del precio escriturado. Se trata de un impuesto potestativo, su aplicación está en manos de cada ayuntamiento y en el caso de Segovia se aplican bonificaciones de hasta el 95% cuando es una transmisión de la vivienda habitual entre familiares directos.


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On
468 ad

8 Comments

  1. Si la figura impositiva es injusta e ilegal donde está el problema?
    Han tenido tiempo para resolverlo y o no han podido o no han querido.
    Eso si , mientras a recaudar contraviniendo las facultades que los ayuntamientos tenían para amortiguar lo confiscatorio del impuesto en cuestión.

    Post a Reply
  2. El presupuesto del Ayuntamiento es de más de 65 M€, no veo que sea un problema no contar con 3,2 M€, el gran problema de este Ayuntamiento es qué se hace con el presupuesto, a ver si el problema va a ser la gestión que se hace de este dinero…

    Post a Reply
    • Su reflexión, Fe, es para meterse con los gobernantes, simplemente. Como siempre, claro. La gestión no seré yo quien diga que es buena: no lo creo. Pero decir que por tener x millones una mordida de 3 no es nada en el presupuesto capitalino, es para hacérselo de mirar. Espero no venga usted o los ‘suyos’ a gobernar.

      Post a Reply
      • Quizá, ha llegado el momento de bajar esos sueldazos que cobran algunos en los ayuntamientos

        Post a Reply
  3. Señora, que el Ayuntamiento pierde sentencias judiciales por ese importe todos los años o repetir obras absurdas mal hechas. No a la delincuencia de los Ayuntamientos. No a la doble imposición. Que gasten menos dinero en idioteces. Viva la democracia. Viva la Ley y los tribunales. Hasta que los jueces sean Iglesias, Zapatero o pirados de ese pelaje.

    Post a Reply
  4. Fe, que te quiten a ti un 5% de tu sueldo anual a ver qué te parece…ni con mucha fe seguro que lo aceptas…ese impuesto es ilegal y los ayuntamientos se han aferrado a el a sabiendas,..y ahora van a llenar ese agujero en las cuentas subiendo otros impuestos, que sabes a quién se los van a cobrar fe?…gestionar lo que es gestionar este ayuntamiento ya sabemos cómo gestiona

    Post a Reply
  5. Creo que siempre se olvida la posibilidad de hacer más o incluso lo mismo con menos. Es curioso observar como empresas y familias con menos recursos o ingresos, llegan a todo y otras sencillamente, con mayores ingresos, no.

    En cualquier caso, deberíamos reconocer y reflexionar en el sentido de que, al menos que durante muchos, muchos años, se ha estado recaudando o más bien confiscando mucho dinero, de manera injusta y también ilegal en el sentido amplio del término, eso es lo más grave. Como este, otros muchos tributos, figuras impositivas, gravámenes revestidos de tasas y demás, sencillamente son confiscatorios, injustos y desproporcionados.
    El asunto es además, que sabemos que el dinero que se obtiene de manera fácil, injusta o ilícita, sea la administración o un particular, acaba casi siempre en destinos de escaso valor e incluso de perjuicio para interesados y para el común, pero de mucho efecto para la conveniencia y objetivos circunstanciales del gastador. De ahí el mantra de que la administración nunca tenga suficiente para algunos, y al administrado sin embargo, se le pida siempre, incluso en la peor de las circunstancias un poco o un mucho más, aunque sea injusto e ilegal, con la excusa de un supuesto “bien común”.
    Pensemos como actúan familias y gestores de empresas responsables cuando las circunstancias les obligan a hacer lo mismo o más, con menos, y aplíquenselo señores gestores de lo público voluntariamente postulados y electos, que al menos vds. tienen la injusta ventaja de no tener que devolver lo injustamente ejecutado como sería en justicia real, lo aplicable.

    Post a Reply
  6. Lo que no se dice en ningún lugar es que este impuesto de la Plusvalía depende de cada ayuntamiento es su potestad y hay muchos donde no se cobra, olé por ellos. Está duplicado en otros impuestos como el I.R.P.F y si el inmueble baja de valor se sigue cobrando….una verdadera injusticia.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *