web analytics

In memoriam Ángel Colado (c.m.f.): “A portería”

El 23 de junio fallecía en Colmenar el fraile claretiano Ángel Colado Sánchez, muy querido en la comunidad docente y religiosa segoviana de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (claretianos), donde se desempeñó como portero durante tantos años. El profesor Tino Gómez González dedica este emotivo recordatorio. Descanse en palz Angel Colado. 

Acabo de recibir la noticia de que el Hermano Ángel Colado Sánchez ha fallecido. Ahora él estaba en la residencia asistencial de Colmenar. Allí fue cuando le vi la última vez. Todavía me preguntaba por su colegio de Segovia y por las personas, profesores, compañeros, exalumnos, catequistas, segovianos, por mis hijos y mi mujer, por todo el mundo, y eso sí, con nombre y apellido, como a él le gustaba. Nos conocía a todos por nombre y apellido, tenía una memoria privilegiada para guardar a todo el mundo en su cabeza, y así presumía de ello. Si nos llamaba a portería así lo hacía: “Nombre-apellido”, a portería, y lo repetía dos veces, creo que todos tenemos grabado ese “soniquete”, con voz peculiar: …”a portería”…

Al Hermano Ángel Colado, y lo pongo con mayúsculas, “porque era grande”, grande de corazón y de espíritu claretiano, todos le conocíamos. Y le conocíamos en el colegio, en la portería o en el internado, más de 40 años al servicio de una misión. Es verdad que desde el año 1962, desde que los Claretianos viven en el Convento de la cuesta de San Gabriel, esa misión ha estado presente en Segovia con muchos claretianos que antiguos alumnos de la sociedad segoviana recuerdan, casi nuestros padres y abuelos también, y claretianos ilustres, Padre Arranz, Padre Gallarta, Padre Paco, Padre Bravo, Padre Núñez, Hermano Campos…, y podríamos seguir nombrando muchos claretianos que pasaron y pasan hoy por nuestras vidas, no nos queremos olvidar de ninguno, todos habéis sido y sois importantes… pero la lista sería demasiado larga….Hoy toca el recuerdo del Hermano Ángel Colado, especial por ser hermano y por ser el portero y guardián de la casa, del cole, de su misión y por ser como es.

¿Quién no dejó algún recado en portería o alguna mochila o alguna fotocopia? Seguro que él diligentemente cumplía su función. Para él un recado, una llamada de teléfono, un aviso, un mensaje, cualquier encargo, era su MISIÓN. Su sentido de la responsabilidad y del servicio a los demás era lo primero. ¿Qué niño no acudía a Ángel Colado para esperar porque su padre o su madre se retrasaban para ir a buscarlo? ¿Qué antiguo alumno no se acordaba del “portero”, Colado, cada vez que nos preguntan por el cole? Abría, cerraba puertas, cumplía las normas y las hacía cumplir, incluso en el internado, con la exigencia de aquellos años, cuentan algunos. Claro que sí, le gustaba el saber hacer, la rectitud…aparentemente, porque luego era fácil de convencer, con cuatro gestos de cariño se le ganaba cualquiera. Me acuerdo rodeado de niños pequeños, él tan grande, cuando caminaban a leer la biblia y a rezar en el oratorio… ¡Qué imagen!,…”dejad que los niños se acerquen a mí”….

Y así es, todos sabemos que es uno niño grande, un poco más lento al final por su enfermedad, con un sitio seguro en el cielo, de portero, eso sí, seguro, en la puerta del cielo con San Pedro. Será por llaves, menudo manojo llevaba siempre, y siempre y a deshoras te las dejaba porque algo se te había olvidado.

Hermano Ángel Colado, recuerdo vivo en Segovia y en el Colegio Claret, en sus alumnos y profesores, en los padres y madres, abuelos y abuelas, en catequistas y monitores y en sus grupos de oración, gracias por tu testimonio, por tu servicio y por tu humildad, por tu devoción a María y por tus rosarios que tantas veces rezabas por todos. Gracias por tantas veces esa frase repetida: “no te preocupes, yo me encargo”… gracias Colado, las puertas del cielo tienen un portero nuevo, y seguro desde allí tú te encargas. “Ángel Colado Sánchez a portería…”

Artículo remitido por Tino Gómez González, profesor del Colegio Claret)


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

6 Comments

  1. Gran persona. Hombre sencillo y bueno. Qué más se puede decir. D. E. P.

    Post a Reply
  2. ¡Hermano Colado!, siempre quedarás en nuestro recuerdo. Un abrazo a la familia claretiana, de la que, como ex alumno, me siento parte.

    Post a Reply
  3. Hermano Ángel, buena persona y buen portero, lástima que ésta no hayas podido pararla, pero eso por desgracia nos pasa a todos tarde o temprano.

    Tú y el hermano Antonio “Rambo” fuísteis dos personajes míticos y queridos en El Claret. De Antonio no sé nada desde hace muchos años, tú por desgracia te nos has ido.

    Triste noticia.

    Esta ocasión han sido los altavoces, la megafonía del Cielo, los que han reclamado tu presencia.

    Descansa allà donde estés.

    Post a Reply
  4. Merecido recordatorio a un hombre bueno y responsable, amable y -efectivamente- con una memoria prodigiosa. Pasé 11 años en el Claret y el hermano Colado era (es) uno de los iconos que forman parte de mis buenos recuerdos del cole.

    Post a Reply
    • Gracias por ru vida, Hermano Ángel. Recuerdo con mucho cariño tu cercanía, tu sonrisa, tu acogida, tu saber decir… y ¡qué importante me hacías sentir al llamarme por mi nombre y apellido cuando por allí aparecía, parecía que todos éramos únicos para ti!
      Seguro que seguirás cuidando de los que hemos tenido la suerte de conocerte.

      Post a Reply
  5. Le conocí hace 45 años como hermano Ángel, grande y campechano… al cabo de los años mi apellido le rondaba la cabeza, como la de tantos otros después de haber acabado los estudios…D.E.P

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *