web analytics

El ‘otro’ Titirimundi se aleja de la calle

Marián Palma.

Titirimundi ha hecho oficial su programa este 2 de septiembre para anunciar un “festival de otoño convertido en una primavera discreta”, en palabras de la directora, Marián Palma, resignada a la obligada renuncia al espíritu mismo del evento precisamente para poder garantizar la edición de este 2020 en el que se barrunta un Festival absolutamente distinto a sí mismo. No habrá teatro de calle; no habrá cercanía del público; no habrá decenas de personas mirando al tiempo; no habrá colorido al aire libre.

La 34 edición del Festival Internacional de Títeres de Segovia tampoco será internacional aunque hay cuatro formaciones extranjeras en el programa, pero todas “viven” en España.

En total serán 21 compañías dispuestas a desarrollar 89 funciones en 15 espacios de la ciudad, todos con puertas. La Alhóndiga, la sala Julio Michel de la Cárcel; el palacio de Quintanar; la Casa de la Moneda, el jardín de Zuloaga o el Torreón de Lozoya son parte de esa lista de lugares en los que se mantendrán distancias de seguridad —Palma dice que queda la “cercanía emocional”— se obligará al uso de geles y mascarillas e incluso se apuntará el nombre y el teléfono de los asistentes por si fuera menester facilitar el trabajo de los rastreadores.

Habrá además presencia de títeres “en todas las formas del arte de la marioneta”, según recalcó Palma, también en la provincia, con 40 actuaciones programadas y un par de incursiones a la región. Por el contrario, tampoco habrá campaña escolar, titiricole, sino el frío sucedáneo informático de tres pases transmitidos a los colegios y a la unidad de Pediatría del hospital a través de streaming.

El programa se desarrollará del 22 al 27 de septiembre (puede consultarlo íntegramente aquí) y la venta de entradas se abrirá el próximo 10 de septiembre sólo online o en el Centro de Recepción de Visitantes. No habrá venta en la puerta salvo en el caso de los espectáculos del Juan Bravo, que será el único recinto que abrirá la taquilla.

En la presentación oficial, los representantes de las instituciones “colaboradoras” —las cuatro administraciones— coincidieron en la necesidad de mantener el evento cultural en el que la Junta y el Ayuntamiento invierten 100.000 euros cada uno, 50.000 más la Diputación en su convenio particular de extensión a la provincia y “hay solicitadas ayudas del Estado” que no se han concretado.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

6 Comments

  1. Sinceramente me parece una burrada. Si las cifras que facilita la información son las reales, 100.000 euros el ayuntamiento y otros 100.000 la Junta, más 50.000 euros la Diputación, suman 250.000 euros. Las funciones se van a celebrar en espacios cerrados, que con el Covid-19 están limitados los aforos, por ejemplo en los cines en Valladolid está limitado a 25 personas máximo. En resumen, creo que es un gasto excesivo para 6 días de títeres, que lo van a poder ver cuatro privilegiados o enchufados y que cada compañía de las 21 que están contratadas toca a cerca de 12.000 euros por 4 funciones, sumando un total de 89 y una duración aproximada de 30 minutos cada una de ellas, que sale la función por 3.000 euros. Lo dicho una burrada.

    Por otro lado está el contrasentido de no permitir ciertas actividades lúdicas y de ocio promovidas por iniciativa privada, y desde las Administraciones incentivar y pagar eventos que deberían de ser suspendidos este año para evitar propagar el Covid-19.

    Post a Reply
  2. Las fechas habituales coinciden con las fiestas patronales de Valladolid -San Pedro Regalado, 13 de mayo – y Madrid – San Isidro, 15 de mayo – y ello si coincide con puente o finde trae mucho turismo. Ahora, obviamente, es una cuestión de cabezonería y de amiguismo. Algo que comenzó siendo eminentemente público estaba perdiendo su esencia. De 15 días pasó a 6 y en esta ocasión, por las circustancias, además privado. MANDA NARICES. 100.000€ para satisfacer el ego, pagar a cuatro amiguetes y entretener a los otros cuatro. Si no se puede, NO SE PUEDE !!!.
    La esencia de Titirimundi desapareció mucho antes que falleciese Julio Michel.

    Post a Reply
  3. La concejalía de cultura de Clara Luquero (y sus amigas) sigue regalando dinero público para los colegas del partido.

    Post a Reply
  4. Un espectáculo de calle que empezó siendo una maravilla, totalmente descafeinado y adocenado, o aborregado-político como prefieran, ahora mancillado en su esencia y con unos gastos que bien podían aprovechar para mantener una justicia social en tiempos jodidos y peor que nos lo cantan. Pues nada a repartirse las sillas y no suelten sus poltronas que está la cosa malita… no puedooor, no puedooor con esta gentecilla gobernante (un decir).

    Post a Reply
  5. Estamos para Títeres con 600 muertos en Segovia, 8.000 parados y otra ola de Covid encima. Estamos para ir tirando los euros para que vayan los coleguillas kulturetas y políticos gratis. Sólo importa la foto y que paguemos muchos impuestos para ésto.

    Post a Reply
  6. Al margen de la barbaridad de gasto que supone, no hay que olvidar que para las fechas elegidas el curso académico ya habrá comenzado en casi todos sus niveles, que surgirán problemas y contagios, que nuestros sanitarios estarán desbordados y las familias intentando sobrellevar la situación con el cuidado de los más pequeños. No es prudente que estemos pensando ahora en el “chunda, chunda, catachunda”, cuando toda la comunidad está adoptando medidas de prevención y de como evitar contagios y atender a nuestros enfermos graves. Puede que alguien se atreva a calificarme de catastrofista porque me opongo a seguir una política de fiesta y celebración, justificándolo por ser cultura, pero no es así; soy realista, tan realista como para decir que sería mucho mejor invertir ese dinero en comprar cuatro respiradores para el hospital y dejarnos de “cosas” prescindibles y menos importantes que otras que se han suprimido, incluso a nivel regional y nacional. Pero no, aquí en Segovia, aunque no tenemos mar, siempre remamos contra corriente; luego volveremos a ser la ciudad con un porcentaje más alto de contagiados en España. Señores del ayuntamiento, ¿creen ustedes que los segovianos estaban tan deseosos de celebrar el Hay Festival y el Titirimundi con la situación pandémica que estamos viviendo? ¿Y la oposición, está también de acuerdo en celebrar estas actividades bajo una emergencia sanitaria nacional? ¡Luego vendrán pidiéndonos el voto!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *