web analytics

El Niño Jesús perdido y hallado en Comisaría

niñojesuscongolpescasino

El niño Jesús robado, con golpes y deterioros en las extremidiades.

Todos hemos oído en muchas ocasiones que en Segovia “nunca pasa nada” y, quizás sea verdad en la mayoría de las ocasiones pero, ¿Y, cuando ocurre?

Esta historia de Navidad que demuestra que la realidad supera en algunas ocasiones a la ficción, ocurrió el pasado viernes 18 de diciembre cuando, a primeras horas de la mañana, el Presidente del Casino de la Unión, Pedro Pozuelo, acompañado por el personal administrativo de la Institución, observaron que el Niño Jesús que había sido colocado en la conocida Sala de la Chimenea había desaparecido.

La inquietud se apoderó de los presentes mientras se preguntaban donde podría estar la imagen del Niño a esas horas y quien podría haber tenido la tremenda idea de sustraerlo del lugar en el que lo depositaron días antes con motivo del inicio de las fiestas de Navidad.

¿Quién estuvo el jueves a última hora? Era la pregunta que resonaba por todos los rincones. ¿Quién cerró?, otra que también se oía con frecuencia. Alguno de los miembros de la Directiva del Casino de la Unión lo hablaron con amigos y conocidos en las horas inmediatas al suceso pero, nada, el Niño Jesús seguía sin aparecer.

Sobre las 19:00 horas del viernes, uno de los conocidos al que habían contado el suceso, se puso en contacto con el Casino para comunicar que en ese momento estaba con un grupo de Policías de la Comisaría de Segovia y que estos le habían contado que un grupo de niños habían entregado allí una imagen de un Niño Jesús que se encontraron en la calle. El Casino envió a uno de sus empleados de manera inmediata y ¡¡Zas!!! Allí estaba el Niño Jesús.

Casi 24 horas permaneció la imagen “fuera de casa”. De la aventura han quedado muestras evidentes como dedos dañados de las manos y los pies y, un golpetazo en el flequillo que, también, requerirá restauración.

De momento la imagen ocupa, de nuevo, su lugar en la Sala de la Chimenea, espacio mas tranquilo que el trajín de la noche y la fiesta por lo que se ha visto en los pequeños desperfectos. Mientras, es lógico pensar que “todo en la vida sabemos como empieza pero, nunca como termina, incluso las partidas de cartas”

¿Quién dijo que nunca pasa nada? ¡Qué se lo pregunten al Niño Jesús!

Author: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *