web analytics

El confinamiento genera un nuevo residuo en la calle: guantes y mascarillas

El confinamiento que ya se prolonga durante cinco semanas ha hecho que los segovianos generen, en general, menos residuos, con la única excepción de los envases ligeros, que han aumentado en los contenedores. Los operarios de limpieza que trabajan en la calle se ocupan actualmente de un nuevo residuo relacionado con las medidas de precaución del momento: guantes y mascarillas, que se encuentran sobre todo en los entornos del hospital y los supermercados.

Guantes y mascarillas tirados en la calle.

La aparición de guantes, bien de farmacia, bien de supermercado, y alguna mascarilla tirados en plena vía pública se puede considerar un residuo nacido con la misma alarma sanitaria. Pese a las recomendaciones sobre la necesidad de deshacerse de estos residuos de forma segura para todos, los segovianos no parecen concienciados de esa necesidad de proteger de contagios a otras personas y a los propios operarios de limpieza.

En la concejalía de Medio Ambiente han comprobado que la tendencia de muchas personas es la de quitarse los guantes y alguna mascarilla en los aparcamientos, amparados en el “efecto nocturnidad”, es decir, la idea de que no les ve nadie mientras que, al ser zonas de aparente poco tránsito peatonal, el usuario no tiene conciencia del peligro que entraña ese gesto.

Por otra parte, el estudio del periodo de confinamiento evidencia que la suciedad general en la calle ha disminuido por la falta de viandantes. También se ha hecho patente que los dueños de perros no cambian su comportamiento pese a la alarma: los que recogían los excrementos antes del encierro obligado siguen haciéndolo y los que no lo hacían antes, mantienen la misma falta de respeto a la Ordenanza y continúan sin recoger las deposiciones de sus animales, explican desde el departamento municipal.

Menos residuos en los contenedores

La concesionaria de la recogida de basura, FCC, ha contabilizado, por otra parte, la disminución global de 145.290 kilos de residuos respecto a hace un año. En marzo de 2019 se recogieron 1.691.745 kilos de todo tipo de residuos; en el mismo mes de este año, la cifra fue de 1.546.455 kilos.

Un operario desinfecta un grupo de contenedores.

Por fracciones, el único incremento registrado se refiere a los envases ligeros de plástico, metal o brick. Según Medio Ambiente, los ciudadanos separan más de estos envases estando en casa que en los trabajos y las cifras parecen confirmarlo: en marzo de 2019 se recogieron 76.345 kilos de este material. Un año después, la cifra ha sido de 90.290 kilos, un 18,27% más.

Hasta ahí las subidas. Si en marzo de 2019 se recogieron 1.420.820 kilos de restos orgánicos, este año fueron 1.283.585 kilos (-11,60%). Lo mismo ocurre con el papel y cartón, con una caída global del 13,54% (de 111 a 96 toneladas en el interanual). En este segmento, la caída más significativa afecta, lógicamente, al “cartón comercial”, del que se ha recogido prácticamente la mitad que en 2019 (-49,34), desplomándose la estadística en la segunda quincena del mes de estudio, cuando se detuvo prácticamente toda la actividad comercial. Hasta el 15 de marzo se habían generado 10.720 kilos de este residuo; en la segunda quincena la cifra se quedó en 2.680 kilos, de acuerdo con los datos del departamento que dirige Ángel Galindo.

La estadística sobre la recogida de envases de vidrio sufrió una ligera caída, del 8,59% en el mes de marzo, pasando de 83,5 toneladas en marzo del año pasado a 76,5 este año, a pesar de que la mitad del mes permanecieron cerrados los negocios de hostelería, una situación que sin embargo se hizo mucho más patente en los 17 primeros días de abril, cuando se pasó de 56,2 toneladas de 2019 a 22,1 este año.

Desinfección en todos los barrios

Por otra parte, con las calles menos sucias por la ausencia casi total de personas, los operarios de la limpieza viaria centran la mayor parte de sus esfuerzos en la desinfección de las propias calles, los contenedores, barandillas, paradas de autobús y las entradas a los centros de salud, entre otros.

Operarios con mochilas llenas de una disolución de lejía común y agua recorren todos los barrios de la ciudad en turnos de mañana y tarde con el apoyo de máquinas lavaaceras y cisternas de calzadas que utilizan disoluciones con mayor concentración de lejía o detergente que las que utilizan los operarios a pie.

Las máquinas se están usando en la limpieza y desinfección de aceras.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

4 Comments

  1. Creo que los Ayuntamientos deberían asesorarse un poco (evidentemente no por los “sabios” del “bobierno”) y pensar un poco lo que se hace, y no seguir la inercia absurda como un pollo sin cabeza.
    Para las fotos y para engañar a bobos (y bobas) que se rigen por las fotos puede servir, pero hay que razonar un poco.
    Total, que no podemos salir a la calle, y resulta que es lo que más limpio está. Las aceras, la calzada,…… todo como la patena de limpito. Para que no se diga que el Ayuntamiento no hace nada, todos los días un batallon de operarios desinfecta las aceras y calzadas que “supuestamente” nadie infecta, porque nadie circula por ellas. ¿O como funciona eso?…… ¿después de un mes de confinamiento y más de 20.000 personas fallecidas, no hemos aprendido nada sobre los virus?
    Pensemos un poquito, porque no creo que estemos para perder el tiempo y gastar recursos en cosas inútiles.
    ¿Alguien en España no sabe aún que el virus se trasmite por las famosas “gotitas” que un infectado (o infectada) expulsan al toser o estornudar?….. ¿Y no nos están “ahora” machacando con que las mascarillas son para que los que tosan o estornuden no expulsen esas gotitas, y que esas gotitas ni siquiera caigan al suelo?…… ¿a la acera?…… ¿a la calzada?
    Pues no. Resulta, que para estos Ayuntamientos lo que se vende bien es la pasadita diaria de aceras y calzadas, porque todos los dias, una multitud de contagiados con mala leche, hace su pasadita tosiendo y estornudando por las aceras. Y algunos hasta por las ventanillas del coche.
    Gasten los recursos en cosas útiles, panda de incompetentes.
    TEST Y MASCARILLAS,…. y dejen de hacer el panoli para que bandadas de ignorantes les aplaudan, cojones.

    Post a Reply
  2. Está claro que los que son guarros lo van a seguir siendo. Lo que pasa ahora que ese residuo puede atraer un contagio.

    Post a Reply
  3. Una pregunta: A los comercios, bares, restaurantes y resto de negocios cerrados por ley, este ayuntamiento les va a cobrar la tasa de basura correspondiente al periodo de confinamiento?

    Post a Reply
    • Dependerá de si finalmente los ansiosos ciudadanos y ciudadanas segovianos/as podemos disfrutar de nuestras fiestas de san juan y San Pedro, y ese gran elenco cultural que rodea tal acto. Últimamente ni duermo pensando en la desgracia que sería la cancelación de las mismas.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *