web analytics

Campaña. Balance final

destacadaeleccionesNos espera hoy una jornada histórica en la que de cumplirse las previsiones asistiremos en directo al final del bipartidismo. Personalmente, lo que más me llama la atención no es tanto la emergencia de ideologías como un nuevo lenguaje, nuevas formas de entender la política que han permitido sintonizar con un porcentaje importante del cuerpo electoral, fundamentalmente los menores de 40 años (aunque hay de todo, evidentemente).

Llegó un punto en que cualquier periodista podía anticipar las respuestas de un político. El discurso estaba tan trillado, tan basado en largas cambiadas y frases hechas, que se podían perfectamente escribir declaraciones antes de grabarlas. Buscar respuestas ahí a los retos sociales resultaba tan útil como echarse un Tarot o leer el horóscopo del día. Podemos y Ciudadanos surgen cuando las cosas se ponen feas y aportan nuevas voces con nuevas respuestas que calan frente al solipsismo del “y tú más”, maniqueísmo de barato, partidismo por encima del interés general y soterrada lucha interna por las estructuras de poder de los aparatos.

Yo ni creo ni dejo de creer ni en las nuevas ni en las viejas respuestas” pero sí creo en las “nuevas formas” de hacer política. Más directas, más a la vista, más didácticas y menos ordenancistas. Y con independencia de quien gane creo que ese cambio es imparablemente sano. Pero claro, también creo que es imparable la manifestación de los pulsos internos que realmente marcan la pauta del día a día de un partido: la lucha por el poder. El inevitable y eterno quítate tú para ponerme yo.

Y es que las partitocracias, lejos de entrar en crisis, parecen tener más futuro que nunca. Vean sino qué fue de UPYD, aquel partido que preconizaba limitaciones de mandatos y el poder popular. Vean en qué quedaron las primarias de Podemos y sus alegres asambleas en el parque; cuánto ha tardado Ciudadanos en convertir sus células regionales en mandarinatos. En otras palabras, quienes crean que romper el bipartidismo es lo más difícil se equivocan: las hostias empezarán realmente el lunes.

Los objetivos en Segovia

tragaperraselectoralNUEVOLa campaña en Segovia ha estado especialmente animada. Y no solo es que el affaire Gómez de la Serna nos ha puesto en la primera plana de la prensa nacional. Es que el invariable 2-1/3-1 está finalmente en cuestión. Entran aires frescos, y con ellos, revulsión en los tendidos.

El PP de Segovia ha tenido una proyección mediática -para mal- que difícilmente podrá compensar con la maniobra de autodefensa para movilizar a su fiel militancia, su verdadero activo. Ya veremos. De momento, dan por descontada la pérdida de un escaño en la Cámara Baja. dejarse algún acta del Senado no entra en sus cábalas; sería demoledor.

También puede ser un día horrible para el socialismo segoviano. Perder un sillón en el Senado sería para ellos trágico, si además pierden la del Congreso habrá gestora el lunes. Apaga y vámonos. De hecho pienso que el que más puede perder hoy en Segovia es el PSOE. Canibalizado a la derecha por Ciudadanos, en su propio target por Podemos y con Unidad Popular (muy activa) a la izquierda, quedarse como están será una primorosa victoria.

Está claro que hay una silla para el PP y otras dos en discusión a repartir entre cuatro. Ya digo que salvo milagros, el PP está resignado a caer en las primeras de cambio en la lucha por el segundo. Pero quedan tres. Al principio parecía que el PSOE y Ciudadanos dejaban bastante atrás a Podemos. Sin embargo, Podemos ha hecho una muy buena campaña. En las redes ha triunfado el meme de la remontada. En los trackings demoscópicos el PSOE se ha estancado en tanto en dos semanas a Ciudadanos le ha pasado algo gordo y ha perdido cinco puntos (los mismos que ha ganado Pablo Iglesias). Y es que a diferencia de Podemos, Ciudadanos carece de estructura local fuera de Cataluña y de unas diez provincias.

Los de Podemos, en cambio, llevan año y medio con su estrategia de la lluvia fina, seduciendo para su causa a los “agitadores” de las mareas, a los sempieternos pancarteros y también a desencantados que no encontraban espacio en las siglas al uso. Lo han peleado barrio a barrio, pueblo a pueblo, y reclutando sabia nueva muy motivada. Ciudadanos, en cambio y al menos en Segovia, no ha hecho esa labor. Todo lo fiaba a la telegenia y capacidad de liderazgo de Rivera. Pero cuando las terminales mediáticas de PP y PSOE hicieron cuentas y vieron que la bola había engordado demasiado, empezó el machaque. Lo que telegénicamente sube telegenicamente baja. Como sea que tampoco Ciudadanos tiene un ideario específico que le distinga con claridad del espectro liberal-conservador, surgieron montajes tan vergonzoso como impactantes, golpes bajos de vergüenza ajena tal que Ciudadanos está por el maltrato, es un submarino del PP, o quiere apretar las tuercas a los parados. No ha habido piedad para con ellos. Fuera de Cataluña, su inexistente partido no ha sabido/podido contrarrestar esas andanadas. Y a Rivera, con poco dinero para la campaña, se le ha negado el espacio replicativo.

Pienso que en una provincia conservadora como Segovia que PSOE y Podemos se impongan en escaños a Ciudadanos y PP no tiene mucha lógica. El sentido común invita a predecir lo contrario. Pero hay que estar atento a los porcentajes, porque hoy nuestro voto vale por cuatro. No solo beneficiamos al partido al que votamos, es que hacemos mucho daño al que no. Nos espera una noche endiablada. Solo Beatriz Escudero tiene un fijo en la quiniela.

Les invito a seguir el desarrollo de un día histórico a través de un espacio informativo específico en el que iremos detallando lo que dé de sí la jornada. Ustedes hablan.

Especial Elecciones

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *