web analytics

Amparo, 50 días luchando contra el covid19

Equipo del Samur en el hospital de Segovia.

“Ni en los peores sueños te esperas algo así, parece que estás viviendo una película”, explica Amparo. Autónoma de 57 años, esta segoviana ingresaba en el hospital el 23 de marzo con neumonía bilateral por Covid19. A fecha de hoy sigue luchando contra un enemigo especialmente duro de pelar.

“Contrajimos el bicho los dos, mi marido y yo. Él lo superó sin apenas consecuencias pero yo no. Soy persona de riesgo, tengo patalogías como inmunodeficiencia, diabetes, enfermedades autoinmunes”, cuenta, justo el cuadro peor. “Le debo la vida a una amiga enfermera. El 19 de marzo empecé con síntomas, cada día me llamaban y me prescribieron antiobióticos. Al cuarto día, con fiebre de 39 y una saturación de oxígeno del 80%, mi amiga me dijo a gritos que me fuera para urgencias ya”.

Entró al límite. Le empezaron a poner tratamientos, hasta tres; lo único que funcionaba era el oxígeno. En la siguiente semana vivió en primera línea como el hospital entraba en crisis. “Al personal se le veía con miedo, pero el trato era exquisito, con una sonrisa siempre, se desvivían por nosotros. Hacían vídeos para subirnos la moral. Yo tuve la suerte de pasar esos 13 días sola, como era inmudeficiente se extremaba el tratamiento. Luego me pusieron una chica al lado dos días. Me dijeron que tenían que ponerme otro tratamiento y esa noche dormí sola”. Llegamos al 13 de abril. “Llegó una doctora que me quitó el oxígeno de golpe, me ascultó y se fue. Al rato llegó un hombre, yo no sabía si era enfermero o qué, me dijo que me traía el altaMe quedé anonadada. Poco después entró la enfermera a hacerme la oxigenación, y la digo que si me han dado el alta. Leyó el informe, no ponía ni tratamiento. Para casa”.

De alta y para casa

No hubo aplausos para Amparo. Llamó a su hijo para volver a casa, con protocolo de seguridad y la sensación de que algo no salía como debía: aislada en casa y sin tratamiento. En los siguientes días las cosas no mejoraron. “En Atención Primaria estaban perplejos, la verdad que me atendieron bien, siempre me llamaban. La cuestión es que yo seguía mal, el 25 de abril volví a Urgencias. Estuve 7 horas. Me hicieron electro, análisis, otra PCR, rayos… Bajó el neumólogo y me mandó para casa con tratamiento de corticoides, me dijeron que volviera cuantas veces fuera preciso, que los pulmones estaban dañados”.

Urgencias.

Había transcurrido más de un mes desde que Amparo empezara su particular calvario y la enfermedad persistía. El 4 de mayo, nueva visita a urgencias. “Llevaba dos días con febrícula, diarrea, sin olfato y sin sabor en la comida. Sin hambre. Con dolor de riñones, presión en el pecho… Los análisis indicaban que había mejorado un poco, los rayos X seguían igual, me pasaron el test rápido. Urgencias estaba colapsada y me mandaron para casa. Este día estuve en el hospital desde las 16 hasta las 23 horas. Nuevamente me dicen que volviera sin pensarlo”.

“Llevo aislada en un cuarto sola desde el 13 de abril, cuando me dieron el alta y la doctora me dice que de momento aún me quedan 10 días más”. Diez días más sin contacto con la familia, le dejan la comida en la puerta. “Son muchas horas de angustia, ansiedad, soledad, nervios. A veces vienen pensamientos buenos y otros malos, pero respirar me molesta mucho, son horas y más horas de miedo. Otras veces me da el subidón y me digo que voy a poder con este maldito virus… Otras te caes y se piensa en todo… Es una dura batalla contra el dichoso y asesino virus y que otros no han podido ganar , yo estoy intentándolo pero me va a costar salir de ello”.

Incertidumbre económica

Como autónoma, a la situación sanitaria se enfrenta a un duro cuadro. “Yo tenía la baja por mis patologías de antes y mi marido se ha acogido ahora a las ayudas que dan a los autónomos. Espero que nos la den porque no tenemos colchón, el nuestro es un pequeño negocio de hostelería que funciona al día, no da para tener un colchón, y hay que seguir pagando hipotecas, luz, cuotas…” No, la epidemia no está ni mucho menos derrotada.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

6 Comments

  1. Mucho ánimo Amparo. Leyendo esto aún entiendo menos lo de la gente por las calles sin control, lo de ciertos políticos irresponsables, de aplausos de cierta gente que sabes que le importa una mierda todo excepto “lo suyo”. Una pena. Testimonios como éste, nos ponen en la realidad. ANIMOOOOOOOOOOOOO

    Post a Reply
    • muchas gracias, es verdad si la gente que no lo ha pasado no se da cuenta de lo que es esto

      Post a Reply
  2. Ánimo Amparo, vencerás seguro la salud primero y el bar después.

    Post a Reply
    • gracias , espero que sea asi , es muy duro , y siguiendo como sigo

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *