web analytics

A subasta los restos de Volconsa

subastacrisisEl 25 de septiembre y en las instalaciones de Volconsa del Polígono Industrial Nicomedes García (calle del Roble 93) se procederá a la subasta de 300 lotes de maquinaria de la empresa en liquidación. Son grúas, retroexcavadoras, camiones, y lotes de herramientas de la obra pública que se subastarán al mejor postor a cargo de la firma especializada Legal Auctions. Previamente, y del 22 al 24 de septiembre, los interesados podrán inspeccionar los lotes en las propias instalaciones de Volconsa.

Será el último acto de lo que fue una empresa modélica, con buena parte de su cuartel general radicado en Segovia, donde siguen activas algunas de sus filiales separadas del grupo y salvadas de la debacle que supuso para el grupo el fin de la burbuja inmobiliaria.

Nació en 1974, adoptando el nombre de Voladuras Controladas SA, especializada en demoliciones. Pronto sin embargo la empresa pasó a desarrollar actividades constructivas tanto en promociones de viviendas como en su faceta más conocida, la obra pública. En 2003,  cambia de denominación para devenir Volconsa, Construcción y Desarrollo de Servicios S.A, génesis de lo que será un grupo empresarial muy activo en obra civil en Castilla y León, pero con promociones en la costa, Madrid, Islas Canarias… Por entonces Volconsa contaba con un gran prestigio en su sector. Acometía proyectos de calidad, pagaba bien a sus empleados… En Segovia construyeron obras como el vivero de empresas de Segovia 21, la universidad pública del Campus Zambrano y el que sería a la postre su última e inacabada intervención el CAT.

CAT-(p)Pero con la crisis llegaron los problemas. El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó sin actividad al grupo, si bien disponía de importantes contratas (especialmente en el norte de África y América, resultado de un ambicioso proyecto de internacionalización acometido a partir de 2003) con las que contaba superar el bache. No obstante, ante la asfixiante situación del mercado español, en 2011 afrontaron un ERE y la falta de crédito y las desavenencias entre los socios, unos partidarios de continuar y otros de liquidar, terminaron por condenar al grupo. “Ciertamente contaban con una importante bolsa de proyectos internacionales,  hoteles en el Sahara, proyectos en Panamá, con los que confiaban aguantar los malos tiempos. Hubo finalmente un acuerdo para comprar la parte del negocio de los socios que querían irse, y tenían el compromiso de Caja Segovia para financiar ese acuerdo. A última hora, Caja Segovia se echó atrás y la situación se hizo insostenible. La empresa perdió las certificaciones que le permitían operar en el extranjero y se vio obligada a renunciar a sus proyectos internacionales.  Ya no quedó otro camino que la liquidación”, explican fuentes del sector.

En la provincia, fue el ayuntamiento de Segovia el principal perjudicado por la quiebra. El edfiicio del CAT, que ya acumulaba varios años de retraso por el inexplicable desvío de fondos a proyectos menores vaporosamente encuadrados en el proyecto general, quedó a medio hacer en 2012. Aunque Volconsa renunció a la obra con relativa rapidez posibilitando la conclusión por otra adjudicataria, el ministerio de Industria, ahora en manos del PP, “congeló” la disposición del crédito que había de financiar el remate de la obra, arguyendo incumplimientos en los compromisos adquiridos por el municipio. Finalmente, será el consistorio quien tirando de sus menguados fondos acabe el proyecto. Si nada se tuerce…

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *