web analytics

¿Tenía Machado acento andaluz?

Una conferencia de Machado en la Universidad Popular (hoy Academia de San Quirce).

La propuesta es muy atractiva: pasar una tarde con Antonio Machado, Miguel de Unamuno y Blas Zambrano recorriendo los enclaves más “machadianos” de la ciudad, escuchando sus discusiones y tertulias y hasta escuchar una conferencia del propio Machado en la Universidad Popular antes de “acompañarle” a su casa, en la pensión de la calle Desamparados.

 

Es la propuesta del grupo de teatro “La zurda barroca” en forma de visita teatralizada bajo el título “Bastón y Sombrero” para las tardes de los miércoles y domingos de este verano en la que, en unos 75 minutos, se sumerge al espectador en un día cualquiera de la vida del poeta en la ciudad a través de distintas escenas interpretadas por los personajes de los tres literatos protagonistas y salpicadas por las explicaciones de una guía turística de la empresa Castellum que contextualiza los lugares y situaciones y se encarga de referenciar la situación histórica, la larga nómina de intelectuales y artistas que compartieron espacio con Machado y los lugares de mayor importancia en la estancia aquí del poeta.

Participantes en la visita en su inicio, en la plaza de las Sirenas.

Bueno, en realidad no es un día cualquiera, que la actividad se sitúa en una jornada de 1922 en la que Miguel de Unamuno recaló en Segovia procedente de Salamanca tras presentar allí su obra, “La tía Tula”, en un encuentro con Zambrano y el propio Machado al que se achaca un profundo despiste e impuntualidad, tanto que en el primer acto aparecen los dos primeros esperando al andaluz en el paseo del Salón. Da tiempo a conocer a un Unamuno un tanto histriónico profundamente contrario a Alfonso XIII y preocupado con asuntos “de actualidad” como la República frente a la Monarquía, Primo de Rivera o la situación general de un país en decadencia. “Me duele España” repite el vasco ante un Zambrano enfrascado en los modelos educativos y en “su” proyecto de la Universidad Popular, “la niña de mis ojos”, proclama.

Blas Zambrano y Miguel de Unamuno, en su larga espera a la llegada de Machado, en el Salón.

La aparición de Antonio Machado sin duda sorprenderá al público: un hombre con movilidad dificultosa, que resopla por las cuestas de Segovia, despistado, interesado en las tertulias con los intelectuales de la época y totalmente desinteresado por sus clases de francés —curiosamente la visita no tiene parada en el Instituto en el que dio clase, hoy “Mariano Quintanilla”— tanto que sus compañeros se mofan del reparto de matrículas sin esfuerzo que hace entre sus alumnos y que… habla con acento andaluz obligando al espectador a un extraño ejercicio. Pruebe a tratar de recitar a Machado con acento, también se verá sorprendido. Bueno, lo pierde sólo cuando imparte una conferencia en la Universidad Popular. Ciertamente, la representación teatral se permite algunas licencias que incluyen chascarrillos y escenas casi cómicas con las que se trata de mantener el interés del espectador.

Los tres literatos «de tertulia» en el patio de la sede de la Concejalía de Cultura.

El trío recorre el aseo del Salón, el patio de la casa de Abraham Senneor, donde “hacen tertulia”; la plaza Mayor; la sede de la Universidad Popular (hoy Real Academia de San Quirce); la plaza de San Esteban y la Casa Museo del poeta donde los tres personajes se despiden tras “una magnífica velada”.

“Bastón y Sombrero” está programada los miércoles y domingos de julio, a las 20.30 horas, y los de agosto, a las 20.00 horas, con un precio de 12 euros para los adultos y ocho para los niños entre 8 y 13 años. Los más pequeños, gratis.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Damos más vueltas a las cosas que un burro o una burra a la noria; o al norio.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *