web analytics

Segovia, Noche de Ánimas…

Llega el otoño. El frio tan intenso que tiemblas, el cielo tan puro que duele, la luna tan blanca que deslumbra, la sombra tan oscura que asusta… llega el otoño y con él, la Noche de Animas…

Nada tan esperado y temido, nada tan cotidiano y distinto… En tiempo de ánimas, los Espíritus se alimentan de sus historias y miedos, de sus de sus leyendas y realidades…

Organizado por el Ayuntamiento de Segovia y su empresa municipal de Turismo, la Noche de Ánimas nos ha permitido conocer el otro lado de la Vida desde varios rincones de la realidad. El tiempo sin nombre comenzó con la lectura de obras de Terror en ese lugar elegido por la historia, junto al Acueducto, en la Librería Intempestivos, de momentos únicos en la imaginación de G.A. Bécquer, o Poe…

“Aquellas pinturas, no solamente emplazadas a lo largo de las paredes sino en diversos nichos que la extraña arquitectura del castillo exigía, despertaron profundamente mi interés, quizás a causa de mi incipiente delirio; ordené, por tanto, a Pedro que cerrara las pesadas persianas del aposento –pues era ya de noche-, que encendiera las bujías de un alto candelabro a la cabecera de mi lecho y descorriera de par en par las orladas cortinas de terciopelo negro que envolvían la cama”. (El retrato oval, Edgar Alan Poe)

La librería hasta los topes, el ambiente como si la noche no terminara y la atención absoluta para escuchar esas historias que, a lo largo de la vida, nos han conseguido dejar “sin habla”.

El misterio de la Noche de Ánimas se trasladó a la S.I. Catedral. Público entregado y numeroso (estaban previstos unos 50 participantes y este número se superó desde el principio), sonido mejorable pero interés, mucho interés… El retablo del “Llanto sobre el Cristo Muerto”, de Juan de Juni; los sepulcros de los Obispos Diego de Covarrubias y Raimundo Losana o, el Túmulo o catafalco, monumento fúnebre y joya del arte funerario, muestra de respeto y recuerdo a los difuntos… y, la vidriera del segoviano Carlos Muñoz de Pablos sobre el Juicio Final, representación del paso a la Vida Eterna, en la Capilla de San Cosme y San Damián, fueron parte del recorrido de un buen puñado de segovianos entregados a conocer, más de cerca, los secretos de la muerte…, el cómo y el porqué del trato dado y recibido por unos y otros…

Para concluir la noche, la oscuridad, la historia en un paseo…”Segovia en Negro”, el repaso a los hechos y sucesos, a la historia negra de la ciudad de la mano de uno de sus principales investigadores… Carlos Álvaro, compañero que mejor esté lejos de tus historias personales porque cuando él se acerca… ¡algo raro ha ocurrido!

Después, para terminar la noche, la jornada, unas buenas castañas y, si tienen esa suerte, la grabación de una versión en blanco y negro de D. Juan Tenorio (recuerdan Estudio 1)…

  1. Juan

¡Doña Inés, sombra querida,

Alma de mi corazón,

No me quites la razón

Si me has de dejar la vida!

Si eres imagen fingida,

Solo hija de mi locura,

No aumentes mi desventura

Burlando mi loco afán.


Sombra:

Yo soy doña Inés, que te oyó en su sepultura.

Juan:            

¿Con qué vives?

Sombra:

Para ti;

Más tengo mi purgatorio

En ese mármol mortuorio

Que labraron para mí.

 

Autor: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *