web analytics

Mi pala quita más nieve que la tuya

O sea que era cierto. Las ochocientas convocatorias y notas de prensa en la que las administraciones —todas— hablan cada año de los preparativos —muchísimas máquinas, personal para regalar, muchísima sal— y reuniones de los “planes de vialidad invernal” que van a garantizar la movilidad ciudadana si nieva son de broma y sólo valen para eventualidades pequeñas, el fenómeno no cae en un festivo como el de Reyes en el que todo el mundo anda de allá para acá y a los conductores, culpables de todo “porque ya sabían lo que venía”, como recordaba esta mañana de forma un tanto abrupta y absolutamente incorrecta en lo político, aunque con algo de razón, la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, no les da por moverse de casa a pelo sin cadenas, pala, cuerda, linterna móvil y gasolina —la ristra forma parte de las recomendaciones oficiales— en un día como el de este sábado. Si la cosa se complica… pues ya lo ve: la UME en las carreteras y las palas de los vecinos en la ciudad. Estupendo.

Que si, que pese a la aparente fe ciega de nuestras autoridades en el cambio climático, la de estos días ha sido una nevada “de las de antes” de esas capaces de machacar nuestra soberbia y evidenciar que frente a la naturaleza somos meros peleles, pero hombre, un poquito de previsión no habría estado mal que los meteorólogos llevan una semana advirtiendo y esta ha sido una nevada fina aunque persistente que, se me ocurre, puede tratar de empezar a atacarse mucho antes de que la capa de nieve mida más de 20 centímetros. Ya ve, tengo la sensación de que el sábado se hizo mucho menos de lo que se debería haber hecho. ¿A usted no le pasa? No se, que alguien encargue un informe a una comisión de técnicos y ya en junio lo hablamos.

Las historias que llegan desde todos los puntos de la provincia son centenares pero si hay algo que me duele hasta hacerme llorar es lo de la autopista de peaje de San Rafael. Si, hombre. Esa que cuesta a cojón de mico por tener, entre otras ventajas, garantizado su mantenimiento óptimo para que la concesionaria se muestre incapaz de gestionarla cuando hay problemas y hay que acabar llamado a la UME que espero de corazón que pase una factura de las gordas por mucho que este domingo el paso por las casetas se permitiera gratis. Conozco a varios que anoche escaparon del atasco y lo hicieron por la Nacional de toda la vida, por mitad del puerto. Tiene huevos, dice en estos casos un amigo mío muy mal hablado pero observador.

Ojo, que esto no ha terminado que en los próximos días vienen heladas y también las quejas y justificaciones, que ya he visto llegar a nuestras autoridades en las redes sociales. Eche un vistazo si quiere pero se lo resumo: según el PP, el primero en disparar a primeras horas de la tarde del sábado, en el Ayuntamiento gobernado por los socialistas ha habido improvisación absoluta e ineficacia. En los muros socialistas se acentuaba la crítica, que hay más administraciones gobernadas por los también ineficaces populares a los que el ciudadano les trae sin cuidado. Como ve, todo es información de servicio tendente a tranquilizar a la población pero qué quiere, la cabra tira al monte y no hay nada más receptivo para un político que un ciudadano cabreado con el de enfrente. Y si nieva, que nieve.

En las notas de prensa el PP cambia el tono, que en la última que han emitido lo que muestran es agradecimiento a todo el mundo por el trabajo realizado y hablan de trabajar todos juntos, mientras Ciudadanos ha sido el primero —la nueva política aprende rápido— en comunicar que va a exigir la comparecencia en las Cortes de los ministros de Interior y de Fomento a cuenta de la AP-6 y sus ramales, a ver si cae el tanto, aunque el PSOE regional también ha dicho que lo haría. Todos muy preocupados, ya ve.

Me acabarán liando, puñetas, que al final no sé a quien culpar y a quien no, que todos tienen las mejores excusas y lo han hecho mejor —menos mal sería más correcto— que el de enfrente cuando en realidad todos se han visto desbordados y escasamente eficaces. Si esto es el dispositivo por alerta naranja, no quiero pensar cómo será una roja que me asaltan escenas de gente devorando a gente y peleas entre coches cubiertos por una rebanada de pan bimbo y unos litros de gasolina para mantener encendidos los motores en un paisaje desolado por la ventisca.

Solo espero que a la borrasca esta no le de por girar sobre si misma y volver a las andadas porque creo que no estoy preparado para otra ración de eficacia de las administraciones a cuyos responsables ya les advierto: el próximo y pomposo Plan de viabilidad invernal, a cualquier nivel, ya me lo pueden vender bien para que la información que escriba ese día sea algo más que un breve.

Autor: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Compartir en

5 Comentarios

  1. Me vas a disculpar pero este artículo es una mierda. Pero bien grande. Ha nevado siempre en Segovia y nunca ha habido casos. Lo que no es lógico es que se llore tanto y tanto porque nieva. Qué parece que hubiera habido una catástrofe.

    Editar respuesta
    • No, no es una catástrofe, pero el personal de vacaciones. Sin más.

      Editar respuesta
  2. La cantinela de siempre don Fernando: salir en el ‘papel’ aunque sea para vender un borrillo colocado por el operario de turno. Recuerdo el año pasado, a la inversa, llenaron ciudad y carreteras de miles de kilos de fundente y ni gota. Había que gastar existencias y tenían al personal aburrido. Pero a la hora de la verdad te pilla la burra.

    Editar respuesta
  3. Para el Ayuntamiento los vecinos de Zamarramala solo existimos para pagar impuestos.Vergonzosa la actuación de este organismo durante la nevada. Ni una máquina quitanieves pasó, por lo menos, por las dos calles más transitadas del barrio (Calle Real y Calle del Sacramento).

    Editar respuesta
  4. No valemos para nada ni para controlar una Nevada.

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *