web analytics

Las Edades musealizará el Palacio Episcopal para reabrirlo en verano

Reconciliare, la edición cuellarana de las Edades del Hombre es ya historia. El 13 de noviembre, con presencia de la consejera de Cultura, se dará colofón a la muestra con el acto de clausura y el balance final de visitantes. Sin embargo, las Edades sigue, y su próxima parada será el proyecto para musealizar el antiguo Palacio Episcopal de Segovia, en la plaza de San Esteban. Según explicó el responsable de patrimonio de la diócesis, Miguel Ángel Barbado, serán los técnicos de la Fundación para la recuperación del patrimonio religioso de Castilla y León los que asistan al obispado en la habilitación de un museo en el viejo palacio, una de las joyas de Segovia y mandado edificar en el siglo XV por el obispo Juan Arias Dávila. La diócesis quiere que el nuevo museo esté en marcha en verano.

El proyecto pasa por habilitar una de las alas como exposición permanente de piezas de orfebrería procedentes de todas las parroquias. Se le quiere dar un valor didáctico, relacionando cada pieza con su funcionalidad sacramental, piezas que se utilizan para el bautismo, relacionadas con la eucaristia, con los difuntos… A la vez, se persigue custodiar y mantener piezas de gran valor evitando pérdidas de un activo patrimonial a las que la falta de interés -son más mediáticas las policromías, pinturas y esculturas- ha terminado por arrinconar en las sacristías.

En paralelo, también se abrirá al público la zona residencial del palacio, donde hasta 1969 vivieron los obispos segovianos. En esta parte hay zonas de gran interés, como las habitaciones privadas del obispo, la capilla, la sala del trono, entre otras. Otra opción es completar el atractivo del viejo palacio con un bono que permita visitar un conjunto de iglesias segovianas, habitualmente cerradas al público. Se barajó que la visita al museo episcopal fuera combinada con la entrada de la Catedral, pero el cabildo no está muy por la labor. No ven la viabilidad del futuro espacio museístico.

Y no les faltan argumentos. En el pasado, el viejo palacio episcopal ya intentó reciclarse en museo de arte sacro, primero, y de piezas de la colección cerámica de los Zuluoaga, después. No funcionó en ninguno de los dos casos.

Autor: Cultura

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *