web analytics

Lalanda elude el expediente sancionador tras un pacto con sus denunciantes

El expediente sancionador abierto en enero contra la doctora. Mónica Lalanda, por una posible falta grave por declaraciones contra sus compañeros y su jefe de servicio ha quedado archivado y sin estudio de las acusaciones de fondo después de que ambas partes alcanzaran un acuerdo en el que ha sido decisiva la mediación de la organización médica colegial.

Con el carpetazo se descarta la imposición de cualquier tipo de sanción y se deja sin efecto la suspensión que pesaba sobre la doctora como miembro de la comisión deontológica, aunque ambas partes se han comprometido a la publicación íntegra del acta de mediación, un documento en el que la doctora presentaría excusas al jefe del servicio de urgencias y a sus compañeros, según ha podido saber esta redacción.

La polémica se inició por una entrada de Lalanda en su propio blog, “Médicos a cuadros”, luego replicada o al menos comentados sus extractos en redes sociales, medios digitales y prensa tradicional, a los que también hizo declaraciones. Aquella entrada contenía afirmaciones como la de que “He renunciado al pisoteo de un jefe que, como tantos otros en la medicina española, maneja su servicio como si fuera su cortijo. Un jefe que no lidera,  tiraniza” o “He renunciado a trabajar con excelentes profesionales que, como tantos y tantos miles en el SNS,  han ido olvidando lo que fue su orgullo profesional y lo que fue su dignidad laboral y ahora simplemente bajan las orejas con miedo”, por las que fue denunciada por el jefe del servicio de Urgencias y doce profesionales más ante el colegio de médicos.

No obstante, hasta ahora la médico no ha publicado el documento en su blog, mientras que la otra parte, el doctor Luis Gómez ha evitado comentar a acueducto2.com los detalles del acuerdo ya que esperará un tiempo prudencial para que Lalanda de el paso y haga público el documento.

De momento, lo que ha hecho la doctora es publicar una entrada en su blog titulada “Nota sobre expediente disciplinario” en el que informa del cierre del expediente acordado por la Junta del Colegio de Médicos y de que queda sin efecto su suspensión como miembro de la comisión deontológica, de la que fue apartada cuando se inició el proceso. Además, agradece los apoyos recibidos en los últimos meses y anuncia una futura entrada “cuando se calmen las aguas” en la que “escribiré mis impresiones”.

En el mismo texto esboza una disculpa en forma de aclaración: “el objetivo del blog inicial que causó el conflicto fue dar visibilidad a una situación generalizada en el mundo sanitario y participar con mi lucha activa contra la precariedad y la explotación laboral. En ningún momento quise ofender ni desprestigiar a ningún compañero”.

El colegio mantiene silencio.

Tras decidir el cierre del expediente, la junta directiva del Colegio de Médicos ha optado por mantener el mutismo absoluto en torno a la solución dada al conflicto y desde el organismo se limitan a apuntar que el instructor ha sido el que ha pedido el carpetazo que el órgano de Gobierno únicamente ha refrendado.

El presidente del Colegio, Enrique Gilabert, también se negó a comentar el caso, aunque en las declaraciones que sí hizo durante el proceso siempre subrayó que el expediente en cuestión trataba de dirimir un conflicto entre profesionales tras la petición de amparo de los profesionales que se sintieron ofendidos por los textos de Lalanda y en ningún caso por las críticas a la precariedad laboral, tal como ha querido dar a entender la sanitaria desde que fue expedientada.

En aquellos momentos, Gilabert también mostró su apoyo al trabajo de la comisión deontológica del colegio, de la que partió la propuesta de expediente, de la que aseguró que había trabajado “de forma exquisita” en base al reglamento.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. Será que hablando se entiende la gente, digo.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *