web analytics

Graduaciones, “última clase” y hora de echar a volar

Semana de graduaciones en la facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación. Si el viernes eran las promociones de ADE, Derecho, Relaciones Laborales y Turismo las que tomaban el ágora del campus María Zambrano, el sábado tocaba a la más numerosa, la quinta promoción del grado de Publicidad y Relaciones Pública, 155 alumnos con padres, hermanos y así hasta los 800 invitados controlados por la organización (también alumnos de cursos inferiores de la titulación).

Arrriba. Alumnasa Publicidad. Sobre estas líneas, graduación ADE; Derecho, RRLL y Turismo, el viernes 25 de mayo.

Una simbólica “ultima clase” en la que adquieren especial protagonismo las alumnas elegidas, el caso de “la quinta”, Sara García y Lucía Ferrer, que repasaron el itinerario típico del alumno que entra a estudiar en el campus de la UVa en Segovia, “desde la pregunta de por qué hay adoquines en este campus que te haces en primero” al repentino interés por elevar la nota en tercero, hasta el cuarto y último (para los más) estresante año, con asignaturas que rematar, TFGs que cumplimentar y trabajos y más trabajos. Emotivo recordatorio a los familiares, en especial a los que empezaron pero no han llegado a vivir hasta el final. Y también, recordatorio del papel de la mujer. “En esta promoción hay 110 mujeres de 155. Mujeres que cobran un 30% menos, que apenas en un 5% llegan a la cúpula de las empresas. Pero recordad que es una mujer la que pone nombre a este campus”. Y para termina, un “hora echar a volar”. Suerte.

Día también especial para el decano, en lo que era, como él mismo recordó, su último acto oficial como decano de la facultad. El próximo 29 de mayo Agustín García Matilla “asciende” a vicerrector del campus de Segovia, quedando en su puesto la vicedecana, Marta Laguna. La madrina de la quinta, Marina Rodríguez, impartió su última clase con abundantes referencia a la universidad pública, tema que también glosó el padrino, Alberto Martín, que incidió especialmente la búsqueda de empleos y en perder el miedo a arriesgarse. “Cuando se tiene todo el tiempo por delante, nunca va a ser tan fácil rectificar, basta dar unos pocos pasos atrás”.

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

4 Comentarios

  1. Nos gusta más, digamos, ‘la juerga’ que a un tonto un lápiz, como se suele decir.
    Numerito de entrega de pseudotítulos, con beca incluida, cuando aún no han terminado exámenes, entrega de muchos trabajos de fin de curso y, quizá, no aprueben.
    De verdad no se pueden hacer las cosas cuando se obtienen las calificaciones finales y se pagan las tasas correspondientes al título que acredita los estudios. De esto algún redactor de este digital sabe mucho.
    O es que luego llega el verano y hay desbandada (lo que me demuestra que el acto interesa un pimiento si no va acompañado de cachondeito).
    Lo único que se salva es la hostelería local. Pues nada, Nihil obstat del decanado.

    Editar respuesta
    • ¿Como?…. ¿Qué aún no han terminado los exámenes ni trabajos y ya “celebran” la graduación?
      ¿Pero que clase de cachondeo es este?
      Y luego nos quejamos de la “seriedad” de las Universidades de España, y de que ninguna esté dentro de las 100 mejores del Mundo.
      Todo es postureo. Que vergüenza.

      Editar respuesta
  2. Por el cachondeo habría que cargarse bodas, bautizos y comuniones… Es tradición local montar festejos por casi todo. Y la universidad, llena de gente joven, después de todo, no será ninguna excepción. Es cierto que la graduación es voluntaria. Las orlas no son documentos oficiales, tienen por finalidad recordar a jóvenes que compartieron varios años. Es una ceremonia de despedida del “egresado” y un punto de contacto entre alumno y familia, que en la mayoría de los casos ha soportado el gasto. Para los padres, además, es un momento emocionalmente muy intenso. No hay nada estrictamente académico (son los alumnos los que organizan todo, salvo el alquiler de sillas y las horas extras de un par de conserjes) pero a la vez es muy humano. Es como una fiesta de jubilación, la empresa no tiene pq hacerlo, pero al hacerlo le da un punto humano. Personalmente soy un defensor de esta tradición (en su actual formato importada de USA, para cachondos los festejos de celebración de graedo en las universidades españolas del XVII o XVIII). Por lo demás, en nueve o diez graduaciones que llevo he vivido momentos muy interesantes y emocionantes. Me acuerdo de una alumna americana y otra magrebí. Eran las primeras universitarias de la familia. Allí estaban todos los parientes de segundo grado para arriba. Para ellos era un instante familiar histórico. A uno u otro nivel, en todas las familias es parecido. Y aunque de refilón, uno se alegra de vivir momentos así.

    Editar respuesta
  3. Vale: pulpo; aunque ponga ‘graduaciones’, sin entrecomillar. USA con su pan se lo coman. Sigo pensando que con el título y tu orla de promoción, en la mano sería, más ‘guay’ todo, esfuerzo de alumnos, alumnas y padres y madres y parientos y parientas… Aceptado el cefalópodo, comparar las bodas, en las que se dan el ‘sí e intercambian anillo’ y reciben certificado correspondiente; los bautizos, el agua bendita y un Sacramento, se supone; en las comuniones una… bueno eso… como que no lo veo. Quizá Las despedidas de soltero, mire, son más parecidas, pueden terminar en fuga con el o la striper correspondiente y quedarse sin título académico, como en estas graduaciones sin graduarse. Pero sigo sin entender la parafernalia oficial con profesorado y profesorada ‘endomingados y endomingadas’ con birrete, toga y demás (no sé si las prendas han de cambiar el género según quien las porte; hoy me he pasado el día, en radio, escuchando estudiantes y estudiantas, ¿será estudiantos? tengo que volver a sacar la licenciatura). Pero nada con gaita, el pulpo, se acompaña bien, no tiene que se gallega. Qué lo bailen bien.

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.