web analytics

Episodio de nevadas: “Hemos hecho lo que hemos podido”

La alcaldesa, en la rueda de prensa en la que zanjaba el episodio de nieve.

La alcaldesa pone cara de resignación apenada —ya sabe cual le digo, que la utiliza a menudo cuando habla de asuntos que cree imponderables—cuando se acuerda de los casi 200 perniquebrados por caídas y carambanazos en esas calles de la ciudad cuyas aceras no se atacaron durante la nevada (prácticamente todas) y días posteriores porque los medios municipales estaban currando en las carreteras de las “vías principales” de la ciudad, y luego, dice que desde el domingo por la tarde —afirmación un tanto arriesgada, creo— en las secundarias.

Ojo, le preocupa principalmente la gente y su sufrimiento, que la previsible avalancha de reclamaciones que llegará en los próximos días está cubierto y hoy mismo se ha acordado en la Junta de Gobierno la renovación de la póliza municipal con la aseguradora Zurich por 133.934 euros para dos años. Espero que la compañía en cuestión no funcione con penalizaciones…

Lo demás, prepárese que parece que este es un “año de bienes” de refrán, “lo haría igual”, aunque con más máquinas —para la del próximo fin de semana, si la hubiere, hay diez preparadas— y mucha más sal en los almacenes.

Tampoco esperaba que dijera otra cosa y mire que la regidora tenía ganas de explicarse, que en la conferencia de prensa de este 11 de enero pasó de los temas ordinarios del municipio a los de la nieve antes de que se formulara la primera pregunta al respecto. Que si es obligado despejar el camino hasta el hospital, pero también hasta el cementerio pese a que el famosísimo Plan no contempla esa cuesta como vía principal y otros sitios muy principales. Que si había que despejar las rutas de los urbanos porque fíjate que en Ávila los suspendieron y aquí “el servicio nunca se ha interrumpido”. Que si se dedicaban recursos a las aceras se desatendía lo anterior y encima a la gente le podían caer carámbanos y tomos de nieve desde las cornisas. Que si esto de pelear con una nevada “histórica” —hombre, que esto es Segovia— y con el hielo es un trabajo ingente…

Pues eso, que si nieva mucho el bloqueo es una certeza como que el patio de mi casa es particular y cuando llueve se moja como los demás y no hay mucho más que contar desde el Ayuntamiento donde se ha hecho “lo que se ha podido”, que no sé si significa que se puede hacer más.

Es evidente que en este episodio se ha currado en la ciudad, y mucho —por cierto, la receta por horas extra de empleados, alquileres de máquinas y otras eventualidades no está aún calculada— y que la alcaldesa ha estado en la calle en todo momento, como subrayó varias veces, quizá demasiado para mi gusto, que su papel no es el de palear sino el de coordinar que el paleo sea eficaz.

Lo cierto es que los principales damnificados de esta “crisis meteorológica” han sido precisamente los colectivos que más gusta señalar como protegidos para los gobernantes del Consistorio: los residentes en los barrios y peor aún los de los barrios incorporados, bloqueados por el hielo; las personas mayores, incapaces de salir de su casa bajo riesgo de jugarse la maldita cadera; las personas con dificultades de movilidad en todos sus grados; los trabajadores que no saben lo que es un moscoso y los autónomos, entre otros.

Como le digo, no habrá cambios sustanciales si vuelve a caer otra “nevada histórica”. Y quizá sea mejor que preguntada Luquero sobre qué cambiaría del Plan de nevadas tras la experiencia suelta ideas como la de “obligar a los conserjes de los colegios a acudir a sus trabajos dos horas antes”. Visto así, quizá habría que desestimar cualquier intento de cambio y que se siga garantizando llegar al Hospital —bueno a sus inmediaciones que la parte que le tocaba al centro fue más complicada por “falta de medios”, al igual que en el centro de Salud de Santo Tomás— y al cementerio para el que ya no necesite la asistencia y sus allegados.

No se confíe, que terminada la alarma mientras la nieve acaba de deshacerse la cosa no ha acabado que ahora viene lo de evaluar daños en el viario, retirar los centenares de ramas tronchadas por el peso soportado, incluidas las que saturan el entorno del río Eresma y ver cómo hacemos para tratar que el agua que no hayamos de beber corra hacia el Adaja sin salirse de su cauce mientras la regidora sigue lamentando que la CHD va por libre en su gestión, le diga el Ayuntamiento lo que le diga, y lo de abrir o cerrar el grifo o regular el cauce del Eresma depende sólo de ellos. Por si acaso, el ayuntamiento tiene preparadas las bombas de achique “por si hay que ponerlas en marcha” mientras andamos cruzando los dedos para que los dos mil millones de litros que se han ahuecado en el Pontón en la última semana permitan asumir el deshielo. Lagarto, lagarto.

Árboles y maleza arrancada por la nevada en el cauce del Eresma, 11 de enero de 2018.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

4 Comentario

  1. Sólo nos faltaba que el equipo de gobierno, si lo hay, equipo, digo, también se metiera a ‘asesores de aguas’, cuando no son capaces de despejar de nieve los pasos de peatones o calles ( lo demás ya nos encargamos los vecinos ). Si lo único que se les ocurre es obligar a unos operarios municipales acudir dos horas antes al colé, mal vamos. Ya verán como se le ocurra a una tele insinuar símbolo de nieve o caiga un copo en La Lastrilla, como nos ponen de fundentes la ciudad, al buen tun tun. No sería la primera vez. Pero si avisan de verdad, nos pilla de nuevo… ¡Es la factura!, como insinúa usted don Fernando, la factura. País, que decía el otro y ahora ‘ingenieros hidráulicos’.

    Post a Reply
  2. Pobre alcaldesa, ahora tiene la culpa de que nieve… para que vean lo buena que es, en lugar de ver lo que podía haber hecho, se preocupa de la pobre gente…
    Una idea mejor que la de los conserjes sería organizar el festival de “La Sal” para los días previos a otro anuncio de grandes nevadas. Saldríamos culturalmente en el telediario y habría menos pobre gente que lamentar.

    Post a Reply
  3. ¡La mejor idea! “que los conserjes de los colegios vayan dos horas antes” a: ¿Parar la nevada disolviendo las nubes cual Moisés con una vara separó las aguas? Venga, un poco de seriedad y de respeto a los ciudadanos. ¿ha pensado la señora alcaldesa, o los asesores que suele asar la manteca, dónde puedan vivir los empleados municipales aludidos? ¿o piensan que el personal al servicio del Ayuntamiento aún son siervos de la gleba y con una esterilla y un chusco pan viven en el cuarto de la limpieza de los colegios? Pues no, gracias al constitucional derecho a residir donde se quiera (a las pruebas del equipo municipal me remito), o se pueda, primero tendrán que poder acceder a su puesto de trabajo. Visto lo visto, aunque vivan al lado, les será peliagudo dado el servicio de limpieza que pagamos. Menos balones fuera, menos chuminadas a la alcachofa de turno y digan las cosas claras. Aunque siempre nos quedará la UME para que recoja a los conserjes con un vehículo-oruga. ¡Ah! no calienten mucho el aceite que ya van bien servidos.

    Post a Reply
    • Pues ya veo al conserje del cole de mis niños, es San José, dando escobazos a los más de mil metros cuadrados de patio que tiene, de fachada y acera, ni lo contamos. Vamos que 2 horas antes no vale. Póngale usted 2 semanas mínimo y ya… sino… pues llamamos a Viñuelas y nos reímos un poco más.

      Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *