web analytics

El éxito del lenguaje Tricicle

El Teatro Juan Bravo volvió a llenarse el 29 de septiembre. Era fácil de esperar, sabiendo que a su escenario se subía uno de los grupos cómicos más importantes de la Historia del teatro español. Probablemente, el humor es el idioma más complicado del teatro. La risa no se activa con un mecanismo sencillo e investigar sus causas es igual de enrevesado que adivinar sus consecuencias; ya se sabe, hay quien habla de la risoterapia como método eficaz… Sin embargo, cuando el público se encuentra con una formación como Tricicle sobre el escenario, como lo hizo ayer el segoviano en el Teatro Juan Bravo de la Diputación, las complicaciones parecen olvidarse y el continuo murmullo de risa durante más de una hora y media parece tan fácil de alcanzar que nadie diría que se está coronando un Annapurna de la vida.

Es cierto que ‘Hits’ abarca cuarenta años de trayectoria y es cierto que si una conjunción de éxitos del humor de cuatro décadas no provoca la risa, apaga y vámonos. Pero se trata de algo más. Se trata de haber conseguido que el lenguaje Tricicle se comprenda de forma sencilla en cualquier lugar y que su mensaje, que no es otro que la carcajada, se capte de manera tan fácil que dé igual comunicarlo representando a tres trogloditas sobre las tablas que representando a tres hombres aburridos en una sala de espera de un dentista. Siempre hay un instante digno de traducción e interpretación.

Paco Mir, Joan Gràcia y Carles Sans han conseguido a lo largo de su carrera como cómicos y, por lo tanto, con ‘Hits’, sacar punta a cada situación ridícula del pasado y del presente. Y también a todas aquellas que no parecen tan ridículas. Incluso a ellos mismos; a sus características y su forma de ser. Desde el egocentrismo de la persona que se cree experta en el arte de pescar, por ejemplo, hasta la insoportable insistencia del hombre que vende refrescos, masajes e incluso lámparas en la arena de la playa. Desde la ridiculez y pomposidad de quien se siente un entendido ‘cultureta’ hasta el exagerado dramatismo de quien está viendo perder a su equipo por una diferencia de siete goles.

Crónica remitida por el Teatro Juan Bravo

Author: Cultura

Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *