web analytics

El charco remanente

Todo un mandato municipal lleva el equipo de Gobierno, asfixiado por las pellas creadas en sus anteriores Gobiernos (y el actual) e incluso antes, sin poder hacer obras en las calles de esas que tanto gustan a los votantes y cuando por fin junta 2,3 millones de remanentes —recordemos, dinero presupuestado en otro ejercicio que no se ha gastado en tiempo y forma— con los que tapar baches y evitar fugas de agua, va y lo intenta vender con descaradas intenciones electoralistas y se le vuelve en contra. Para mirárselo.

Porque es evidente que los del equipo de Clara Luquero convocaron al Consejo Sectorial de Participación —llevaba medio año sin reunirse— con la sana intención de lograr una foto de unidad y llena de sonrisas en la que los presidentes de las asociaciones vecinales dieran su respaldo a la planificación municipal e incluso metieran alguna aportación para vestir una mera reunión informativa sobre un listado de actuaciones pendientes de contenido evidente en un asunto “participativo”.

Consejo sectorial de Participación.

Genial, si no fuera porque los vecinos les dijeron que a ellos qué les estaban contando y que no tienen ganas de enfrentarse entre barrios eligiendo qué calle se hace antes que la otra —ya tienen bastante con la confrontación interna de las asociaciones y la Federación, con dos bandos bien definidos, ya entraremos en esto— para salvar la cara a ningún gobierno. Parece lógico y por mucho que la alcaldesa lo llame “extraordinario ejercicio de responsabilidad de los convocados”, lo cierto es que en realidad es lo que ahora se llama en redes sociales —ese medio que tanto gusta a los gobernantes locales por estar exento de la ponderación periodística o de otro tipo— un “zasca” de libro.

Porque esa es otra. El equipo de Luquero ha sido reacio a facilitar información sobre este encuentro y sus listados a los medios de comunicación (y a la oposición) en todo momento. Tras la información inicial de acueducto2.com elaborada la misma noche del martes, el gabinete de asesores de Alcaldía envió al día siguiente a los medios una nota con su propia versión del encuentro, algo que, como ya se ha dicho, no es nada habitual, a la que adjuntó el listado de calles que se había presentado a los vecinos pero sesgado, sin las cifras que presupuestan cada proyecto en la documentación original.

Sólo la evidencia de que algunos medios, como este, ya se habían hecho por cauces no oficiales con los listados completos—pidiéndoselo a algunis vecinos, no es tan difícil— y las reclamaciones de los periodistas, con las grabadoras encendidas, por querer disponer, al menos, de la misma información que el Consejo han hecho que la regidora ordenara sobre la marcha a sus asesores —tendría que ver sus caras— el envío de los documentos completos.

Bueno, de las dos primeras páginas, que a mitad del Consejo la concejala Paloma Maroto se sacó de la cartera otra página bajo el epígrafe “Otras propuestas” que el Gabinete de Luquero ha olvidado enviar a las redacciones. Para colmo, vista la numeración de las páginas (tres de cuatro dice la última) cabe suponer que debe faltar un cuarto papel que ni siquiera se sacó en la reunión. Pura transparencia.

Una dubitativa Luquero, improvisaba ante los periodistas que si no se habían facilitado las cifras sería porque “son estimativas” y “pueden variar cuando se hagan los proyectos y no quiero que me digan que dije una cosa y luego sea otra”, algo complicado de entender cuando los cálculos que se han plasmado tras el cacareado y arduo trabajo de los técnicos —recuerde el mantra: “Que son los que saben”— están hechos al céntimo, con IVA y sin IVA. Rara forma de hacer estimaciones.

Y al final, una reunión que se había anunciado como la que iba a ordenar la ejecución de los proyectos hasta gastar los famosos remanentes se quedó en un largo informe de tres horas para conocer lo que es evidente sólo con pasear por la ciudad, que hace falta hacer decenas de obras acumuladas durante años y que el orden de actuación, pues ya se irá poniendo “de acuerdo a los tiempos de redacción” de los proyectos y las licitaciones. Eso, amén del repasito añadido que administró sobre la marcha a los convocantes el Defensor del Ciudadano, Rodrigo González, sobre el extraño concepto de lo que es la “Participación Ciudadana” que corre por el Ayuntamiento.

Vamos, que estamos como estábamos, pero con algunos plumeros a la vista. Para mirárselo.

 

Así informa el Ayuntamiento de las obras pendientes en Segovia:

Estos son los documentos, carentes de membrete y firma, que el Ayuntamiento entregó a los miembros del Consejo de Participación Ciudadana en su reunión del 15 de mayo de 2018.

 

Autor: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Compartir en

6 Comentarios

  1. Como toda la vida de Dios. Primero guardo el dinero sin gastarlo (los ciudadanos tienen muchas preocupaciones y no se enteran, eso creen los políticos, pero sí. Sí se enteran pero siguen teniendo preocupaciones mayores, como llevar a casa el pan de cada día). Segundo lo saco cuando llegan elecciones y, como hay tantas pellas que arreglar, hago una relación muy gorda y mil chapucillas por aquí y por acullá, que empezaran para el preperiodo electoral y a ver si legamos a inaugurar alguna. Si no también, que si seguimos chupando del erario, ya reinauguraremos y echaremos la culpa a las empresas. Tercero es buscarse un socio para el voto mayoritario, ya le tenemos, mejor. Cuarto la famosa ‘Participación Ciudadana’ o cómo la entendemos, llevan tres lustros y siempre terminan igual, en dos bandos, por lo general y con foto. Poco más. La vida misma don Fernando: La tramoya.

    Editar respuesta
  2. No entiendo nada de lo que estás contando, debes ser uno iniciado en los vericuetos de la información municipal para oler algo de este asunto. Después dicen de la diplomacia vaticana….. h e leido el articulo y no me entero. Eso pasa, creo yo por ser noticia la noticia y como se informa y se desarrolla esta noticia.

    Un poco más de claridad Sr. San Jose, aunque le disculpo porque tener todo el santo día que asistir a reuniones, plenos, ruedas de prensa , sandeces y puestas en escena a derechas y a izquierdas las neuronas tienen que resentirse… salud.

    Editar respuesta
    • Amigo Rufián. Tampoco crea que me es fácil entender su comentario. En cualquier caso, tomo nota de sus apreciaciones y de paso le comunico que mis neuronas, dentro de un orden, van bien pese a todo. Sólo le ruego que preste atención a la lectura, al menos de mi apellido: Sanjosé. Mis saludos y agradecimientos por sus aportaciones.

      Editar respuesta
    • Se entiende, se entiende, cuando se quiere, señor Rufián, defensor de pleitos pobres de partido. Y lo mejor, ya se sabe tirar al recadero que es el que les hace pupa. Júntese con el Cali y con algún otro iluminado, que gracias a dios dejó la política (aunque le dan cancha en los papeles) y, a paseo ¡majos!

      Editar respuesta
      • Ja, ja, ja. A mi no me metas, que he entendido el artículo perfectamente, y aún no he dicho ni pio.
        Perfectamente claro el artículo Sr. Sanjosé.

        Editar respuesta
  3. Acertadísimo como siempre Sr.Sanjosé.

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *