web analytics

Blume, celebrando el récord de los 50

blume22

 

No ha sido una medalla fácil de conseguir pero ahí está. Oro macizo.

El Club Blume cumple 50 años. Empezaron en el viejo campo de fútbol del Pañascal, luego en el de Chamberí, donde Segovia termina. "Yo me hice del Blume por verles ahí, vivía en El Carmen y allí ponían arena para saltar, colchonetas...", explica Luis Bravo, profesor de Educación Física jubilado y uno de los primeros chavales en apuntarse al Club Blume, para gran disgusto de sus padres que consideraban aquello una estúpida pérdida de tiempo.

En el origen del club estuvieron un grupo de atletas segovianos que descollaban a nivel nacional. Antonio Pinillos, Pedro Sacristán, Agustín Fernández, De Lucas... recuerda el actual presidente y legendario entrenador del Blume, Isaac Sastre. Venían de ganar campeonatos nacionales, universitarios... Fernández llegó a olímpico en Tokio'64. "Claro, el Blume con esa gente el club empezó muy fuerte", dice Sastre.

Corría 1967. No había federación de atletismo en Segovia, así que hubo que fundarla. Lo más parecido a un club de atletismo que había en la provincia eran carreras que montaba la sección segoviana de la Guardia de Franco, una especie de hermandad político-cultural formada por los sectores más afines al régimen. También la OJE buscaba hacerse fuerte en el naciente boom del deporte. Pero el nuevo club aspiraba a ser "otra cosa". "No estábamos contra, pero sí estábamos al margen. Había un desarrollo social que no tenía nada que ver con la OJE y el régimen", recuerda Sastre. "A los de la OJE no les podíamos ni ver",  dicen los veteranos.  

Nacieron administrativamente al amparo de la sección de Educación y Descanso de los sindicatos verticales, con mucho apoyo de la federación madrileña. Incluso tuvieron un despacho en los sótanos de lo que hoy es la FES, en avenida del Acueducto. En realidad, les tocó empujar el carro, sin más medios que el entusiasmo y la idea de estar haciendo algo épico.

El nombre procede del gimnasta Joaquín Blume, cuya trágica muerte en accidente de aviación en 1959 conmocionó a la sociedad española. Tenían nombre, incluso atletas de primera fila. No tenían pistas. Las únicas que había eran la de Baterías, unas  pistas muy malas de ceniza. El coronel de la Academia facilitaba un carné a los del Blume para acceder al recinto militar. Pero el acceso estaba supeditado a la finalidad militar de las instalaciones... "de manera que, no es que pasara una vez, sino 10  0 20, incluso pasó que había programado un campeonato, venía incluso gente de fuera y había que volverse para casa, porque no se podía entrar", recuerdan.

130 veteranos del club y de su división femenina hermana, el Velox, celebraron el 11 de noviembre en La Portada de Torrecaballeros (su propietario, Goyo, es otro que tal) una multitudinaria cena de hermandad conmemorativa de las bodas de oro con el club. 50 años de lo que ha sido, no solo la página deportiva más influyente de la provincia de Segovia, sino todo un movimiento que con el tiempo propició sacar el deporte del ámbito meramente lúdico, para sentar las bases de su concepción como un valor cultural, hoy indisociable de nuestra sociedad.

  • Saltando la pértiga
  • 1975. Fátima
  • 1976. Nacional de cross, Madrid
  • 1977. Fernando Cuesta, en las pistas
  • 1975. Merce y Piedad
  • 1976. Cross de Navidad. Nano y Fuentes
  • 1976. Sara en las pistas
  • 1976. En Tours
  • 1978. Cross Camtipalos

Haciendo historia

Fueron pioneros. La equipación oficial era  y es una camiseta morada, en representación de Castilla (blanca con una franja morada para las chicas). El calzado eran las Munich, unas zapatillas que a finales de los 60, primeros 70, entregaba la federación a cambio de puntos. "En función de las marcas y los resultados de competición, te daban puntos, eran como dietas, luego los podías cambiar por zapatillas", explican.

blume1977Pero tan importante como su trabajo de abrir camino fue el servir de ariete para un incipiente proceso de dotación de estructuras deportivas. Así, en 1973 Segovia fue de las privilegiadas capitales en contar con pistas de atletismo, primero de tierra batida y ya más adelante de tartán. Todo un avance que puso a Segovia en el mapa del atletismo.

"Por el club han pasado cientos, por no decir miles, de segovianos, y no solo de la ciudad, también de la provincia", cuenta su presidente. El club tuvo un inmejorable arranque de la mano de los atletas fundadores -"en los juegos sindicales éramos una de las provincias más fuertes", dice Sastre-. Buenos resultados que llevaron a la práctica del atletismo a una generación de entonces chavales segovianos setenteros que hoy te encuentras por todas partes. Casi una hermandad  que abarca desde concejales (Marián Rueda, Ángel García Cantalejo) a la Diputación (Francisco Vázquez), de Paco Guerra a José Luis de Vicente. Entrenadores como Prisco, Manrique, Fernando Cuesta, árbitros como el internacional Juan José Fuentes. De la hostelería a la docencia. De los despachos a las fábricas.

Del Blume salió la San Silvestre segoviana, el cross de Cantimpalos, y también una vanguardia de entrenadores, técnicos y profesores de educación física que inculcaron  una valorización del atletismo en sectores masivos de la sociedad segoviano. El deporte pasó de ser una excentricidad a una cultura respetada socialmente y basada en el esfuerzo, la competitividad sana, la disciplina.

Bases para que en los 80 y los 90 el club fuera una referencia nacional, con campeonatos  nacionales en atletismo, subcampeonatos de cross, algo impensable para una provincia con la escasa entidad demográfica de Segovia.  "Aquella fue una época impresionante", dice Sastre mientras evoca la lista de deportistas tal que Paco Guerra, Víctor López, Pedro Luis Gómez, Marion Castro, Javier Moro, Jaime Peñas, Juan José Pastor...

Hoy el club está en otra dimensión. Ya no monopolizan el deporte base segoviano, pero sí buena parte de su historia deportiva. Y sigue en la brecha. Para celebrar estos 50 años, el club montará en 2017 sendos torneos de cross y de pista, en marzo y mayo, respectivamente, entre alguna que otra sorpresa. El Blume continuará...

  • Impresionante. Cross de Navidad en 1976
  • 1976. En el nacional de cross
  • ¡Banzai!
  • Récords del club en 1977
  • Intercambio atlético con Tours
  • 1977. En Sabadell
  • Luis Bravo y el olímpico en Tokyo (1964) Agustín Fernández
  • Relevo Generacional
  • Isaac Sastre, Antonio Pinillos y Juan José Fuentes
  • Paco Vázquez y Clara Luquero
  • 2016. Cena de hermandad en La Portada de Torrecaballeros

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. Y, si el Ayuntamiento de Segovia se cae de la burra de las ‘Trumpadas’ de la aciaga etapa de gobierno anterior: de pleitear con todo los estamentos sociales de la ciudad (así nos va) y el ‘ordeno y mando y hago lo que se me pone’ con el deporte, y devuelve al Blume la mítica “San Silvestre” ya lo bordamos en este 50 aniversario.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *