web analytics

Una docena desafía el toque de queda en el Azoguejo

Sorprendería la ausencia de policías en Segovia durante los primeros compases del toque de queda, la causa es que todos estaban en el Azoguejo. Desde poco antes de las fatídicas 22 horas, hasta una decena de vehículos se dieron cita a los pies del acueducto. La razón fue una concentración fantasma, difundida por las redes sociales, y llamando al personal a protestar contra la medida en el Azoguejo.

Una convocatoria sin firma pero con el sello de Vox, en la idea de si la iniciativa cuaja y la población responde, apuntarse un tanto y si no llega ni a piquete, como es el caso, a otra cosa.

Al final, la iniciativa congregó a una docena contada de ciudadanos contrarios a un toque de queda que consideran un atentado a la libertad y un mazazo contra la economía local.  Entre ellos miembros de Vox, como el impulsor de la formación en Segovia, Nazario Merino, y también algún que otro exaltado de retórica racistoide y ultraespañola que se las vio con los agentes de polícia local y nacional, protagonizando unos breves instantes de tensión. También gente con la cabeza mejor amueblada, como un joven que desafiaba a los agentes advirtiendo, y probablemente llevaba razón, que “este toque de queda es ilegal, si no hay Estado de Alarma no nos lo pueden aplicar. Esto es un abuso”, decía.

26 sanciones, 12 en el Azoguejo

Sea como fuera, la policía (tocaba a más de un agente por concentrado) aisló rápidamente al grupúsculo y procedió a identificarlos para abrir la preceptiva “denuncia administrativa” que debería aparejar multa. Los congregados se terminaron yendo con sendas propuestas de sanción, doce en total las impuestas en el entorno del acueducto, sin que consten detenciones. Sí hubo en el transcurso de la noche una denuncia por desobediencia y otras 11 por intercepción de vehículos circulando durante el horario restringido. En total, 26 denuncias en la provincia de Segovia según datos de la subdelegación de Gobierno.

Una medida impopular

Lo cierto es que el toque de queda es una medida impopular, o lo que es igual, carne de populismo. La inmensa mayoría de los hosteleros, principales perjudicados por una restricción más que les dejará durante el puente y hasta el 6 de noviembre a dos velas, aceptaban a regañadientes la nueva coyuntura, quejándose de si no hubiera sido mejor, ya puestos, aplazar hasta las doce el toque de retiro y facilitar así un mínimo funcionamiento del turno de cenas. Otros que tal, taxistas. “Esto es la puntilla”, explicaban los de la parada de la Plaza Oriental, y la gente del ocio, condenada a no trabajar, o a hacerlo bajo mínimos. Verbigracia el cine, adelantado a las 17:45 la sesión de tarde y a las 20:00 la de la noche, con la idea de terminar la proyección a las 21;45. Y es que muchas actividades se harán cronómetro en mano en los próximos días.

En el otro extremo las empresas de comida a domicilio. Como ya pasara durante el confinamiento de primavera, las motos de pizzas, hamburguesas y kebabs iban que volaban en la noche de ayer por las calles de Segovia.

De arriba a abajo, desplantando al toque de queda. Nazario Merino, al pie del piquete. Un concentrado desafía a los agentes. Sobre estas líneas, agentes de la policía local identificando.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

9 Comments

  1. Menos mal que nos están Nazario y ños de VOX para solucionar todo esto en nombre del pueblo… Jolín, qué tropa.

    Post a Reply
  2. Y digo yo, donde estaría ayer a las 10 de la noche el lenguaraz Juan Carlos Gomez Matesanz, cuando cerraron los bares, espero que salga hoy a despotricar de los dirigentes de la Junta(que son del partido que el representa en La Granja) y los califique con las mismas palabras que a los miembros del gobierno, esperemos a ver si sigue con la lengua afilada o ahora es de la derechita cobarde.

    Post a Reply
  3. Descerebrados y periodistas que ‘calientan’ un poco con sus comentarios sobre legalidades siempre habrá (las leyes y su interpretacion, como negacionistas de todo, en el fondo de la cuestión). En vez de sensatez, pinchar. Sólo espero que controlemos la pandemia y que, los cuatro de siempre, nos, dejen vivir en paz a miles de anónimos ciudadanos.

    Post a Reply
  4. Un periodístoide bolchevique. Que se ha ganado un terrón de azúcar de los que no luchan por la libertad. No le llueve encima y está caliente.

    Post a Reply
  5. Estos deben de ser los “ciudadanos de bien” que dice Mamandurrias.

    Post a Reply
  6. Estos no, los hombres de paz son Otegi, de Juana Chaos y el colectivo Artapalo, no te fastidia.

    Post a Reply
  7. Los cuatro salvapatrias bocachancla de siempre, los trolesmochos que ni con los suyos están de acuerdo. Si queremos salvar la pandemia y el culo, y no queremos un confinamiento casero total… para qué queremos las mazmorras del alcázar, están desaprovechadas 😉

    Post a Reply
  8. Se saben que eran de vox porque iban vestidos con las prendas de venta en comercios habituales y bien peinados?

    Post a Reply
    • No ‘Andresg’, parece ser que porque eran cuatro. Tres rapados y, eso sí, el del sombrero puede que fuera comprado en alguna tienda de Segovia, aunque está bajo secreto de sumario, ntj 😉

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *