web analytics

La Catedral renovará su altar mayor

altarcatedraldestacadaEl presbiterio de la capilla mayor, en el altar central de la Catedral de Segovia, será objeto de una renovación integral de los muebles, la megafonía y la iluminación, en un proceso que empezará esta misma semana y terminará a finales de enero, según informa la web de la Catedral de Segovia. Los trabajos, financiados en su totalidad por el cabildo, supondrán una inversión de 85.000€

Los cambios litúrgicos introducidos por el concilio Vaticano II, entre otros aspectos, la celebración cara al público y una mayor accesibilidad del altar, redundaron en el caso de Segovia en una acumulación de elementos caracterizados por la provisionalidad y la falta de unidad de estilo, al tiempo que el cableado y la iluminación se improvisaban según las actualizaciones tecnológicas sin un especial miramiento en su integración en el altar. La intervención, basada el proyecto del arquitecto Antonio José Mas-Guindal Lafarga, persigue resolver esta falta de unidad en el diseño y en la relación de las partes con el entorno histórico.

Según la nota, el nuevo presbiterio tendrá “un diseño del siglo XXI y con carácter de cierta reversibilidad si fuera necesario… con un marcado carácter de sobriedad, grandeza y convivencia en el sitio histórico existente”. Está previsto cambiar la plataforma, el altar, el ambón (o atril de lectura), cátedra del obispo (trono) y sitiales de los celebrantes, añadiéndose un crucifijo junto al altar. La empresa constructora que va a llevar a cabo las obras  es Construcciones y Restauraciones Barrionuevo SL. Se trata, pues, de la intervención más contundente en esta parte de la catedral en muchas décadas.

La nueva plataforma se adelanta unos metros respecto a la actual “con el fin de dignificar la liturgia y favorecer la armonía y visibilidad de los ritos, así como una mejor accesibilidad de los celebrantes”. El material elegido para el conjunto del presbiterio será el mármol –blanco y gris- y granito, y se conservará íntegramente el dibujo del pavimento actual. Sobre esta nueva plataforma se situará el resto del amueblado, excepto los asientos de los canónigos que estarán en la parte baja.

El nuevo altar, de 95 cm de altura, se situará en una pequeña plataforma blanca de un peldaño de altura. Realizado en piedra de mármol blanco con un remate de borde similar a las molduras de Sabatini -existentes en las balaustradas traseras-, el altar, centro de la liturgia, tendrá la rotunda consistencia que requiere.

presbiterio2b

Otro de los elementos a renovar del nuevo presbiterio es la Cátedra, el sitio presidencial del obispo, que será fijo. El asiento se confecciona en madera, en una pieza continua anatómica soportada por una estructura de mármol de blancura extrema. La luz y la megafonía se incorporarán en una línea de respeto de todo el diseño, siguiendo los rasgos de sobriedad del conjunto.

Los sitiales del Cabildo estarán ubicados en forma de  “U” invertida en el presbiterio. Realizados en madera, en una pieza única, están diseñados con respaldo, reposabrazos  y un ancho de asiento de 40 cm cada uno. Respecto a los sitiales para los acólitos se incorporan dos filas adicionales.

El actual atril de lecturas será sustituido por el ambón, estructura elevada de mármol blanco de 140 cm y con un peldaño del mismo material para la visibilidad de los lectores. Los leccionarios y el evangelio se apoyarán sobre una chapa de acero. Por último, el crucifijo, de imaginería clásica, se colocará sobre un bastidor ligero junto al altar.

Estructura de la Capilla Mayor y del presbiterio

La Capilla Mayor es el espacio reservado al Cabildo y fieles y donde se celebra con solemnidad la liturgia. El retablo, o este caso el  conjunto decorativo, se compone de un banco, un cuerpo central dispuesto con cuatro columnas corintias, así como de un ático donde podemos observar el anagrama de María entre nubes y ángeles. La intervención pretende ser absolutamente respetuosa y armónica con este entorno.

La hornacina central la preside la imagen gótica de Nuestra Señora de la Paz, donada, según cuenta la tradición, por el rey Enrique IV a la Catedral. Antonio Vendetti recubrió las vestiduras de dicha imagen en plata en el año 1770.

En los intercolumnios nos encontramos las imágenes de los Santos san Geroteo y san Frutos, patronos de la diócesis de Segovia, y las imágenes de san Valentín y santa Engracia que ocupan el ático del retablo. Las imágenes de estos cuatro santos son obra de Manuel Adeba Pacheco y están realizados en madera estucada de blanco.

En la parte superior, el retablo se cierra con una cruz en la cúspide, dispuesta entre ángulos. El orfebre Damián de Castro, procedente de Córdoba, creó los seis candeleros de plata y las sacras en 1769 ubicadas en el altar del retablo. A su vez, el platero José Pérez ejecutó las grandes lámparas del Santísimo.

Este retablo fue consagrado el 7 de septiembre de 1775. Conviene destacar la gran fama de la que gozó, sobre todo en los círculos cortesanos cercanos a su creador, Sabatini. Este quedó tan satisfecho de su obra que quiso destacarla con mayor luminosidad, dotándola de más luz. Para tal objetivo, cambió todas las vidrieras de color de la capilla, las retiró y las substituyó por vidrios incoloros en 1794.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Muévelo

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *