web analytics

Un juzgado de Segovia tardó 3 años en comunicar una sentencia de violencia doméstica

Un padre de Segovia ha visto rebajada su condena por agredir a su hija de 14 años con un palo en una discusión doméstica por una lavadora. Los hechos se remontan a julio de 2013, siendo dictada sentencia por el Juzgado de lo Penal de Segovia en marzo de 2015, en la que se falló la culpabilidad del padre y se le condenó por un delito de violencia doméstica a  56 días de trabajos a beneficio de la comunidad y 18 meses de alejamiento de la menor. Sin embargo, “el colapso al que se ha enfrentado en el pasado el juzgado de lo penal“, según se indica en un nuevo auto de casación, hizo que la sentencia no se entregara a la parte demandada hasta más de tres años después, en concreto hasta el 25 de septiembre de 2018. En octubre de ese mismo año el condenado interpuso recurso contra la sentencia. A pesar del más que considerable retraso, “hasta el 13 de febrero de 2019 no se diligenció la presentación del recurso, teniendo entrada la contestación del ministerio fiscal el 7 de marzo de 2019, recibiéndose la causa en esta Sala el 3 de junio de 2019. Los hechos tuvieron lugar el 6 de julio de 2013”. Más de tres años pues tardó en comunicarse la sentencia, y por tanto posibilitar la presentación del recurso, que encima se demoró otro año más. En total, desde que acaecieron los hechos hasta la sentencia del recurso ha transcurrido  la friolera de seis años.

Es por esa razón que el juez ponente del recurso, el presidente de la Audiencia Ignacio Pando, aunque refuta los argumentos de la apelación y mantiene los términos de la condena inicial, estima el atenuante de “dilación indebida” y rebaja la pena al padre a 14 días de trabajos a beneficio de la comunidad y a tres meses de alejamiento de su hija, que ahora tiene más de 20 años.

Pando no ahorra autocríticas. “En nuestro caso y con los antecedentes expuestos resulta que desde la comisión del hecho, de extraordinaria sencillez, pues podrían haber sido enjuiciado de forma inmediata, a la vista de la prueba practicada y la
inexistencia de lesiones, ha tardado seis años y tres meses en llegar a esta segunda instancia, de los cuales cuatro años y tres meses ha estado en la fase de preparación del recurso de apelación, lo cual es inadmisible, por más que en el órgano judicial concurriesen las circunstancias descritas, ajenas en todo caso la acusado. Lo cierto es que la causa ha estado muy próxima a su prescripción”, señala, para añadir que “más aún, seis años después de cometido los hechos, cabe dudar de la efectividad de la pena que se le imponga tanto a nivel de prevención especial como general, visto que hoy día la hija es mayor de edad y reside en una localidad de Murcia, mientras el acusado sigue viviendo el Segovia”.  En consecuencia, la Audiencia opta por rebajar la pena en dos grados, de 56 a 14 días.

A palos por la lavadora

El hecho en sí no deja de ser bastante chusco. El 6 de julio de 2013, sobre las 17 h, encontrándose ambos en el domicilio, iniciaron una discusión derivada de un problema que había con la lavadora, procediendo el acusado a coger un palo y golpear a la menor en su flanco izquierdo. La niña sufrió eritema lumbar en zona lumbar izquierda (tres señales figuradas alargadas), precisando para su curación única asistencia, tardando en curar 2 días sin incapacidad ni secuelas.

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

7 Comments

  1. Si los trabajadores del juzgado entraran y salieran a su hora, quizás los enormes tiempos de espera para cualquier cosa se recortarían. Es una vergüenza pasar por delante de juzgados a las 9:00 y ver que están cerrados, cuando los funcionarios deberían estar trabajando desde las 8:00h.

    Post a Reply
    • ¿Y quién le ha dicho a usted que no estén trabajando?

      Post a Reply
  2. Cuando no trabajan es de 10 a 12, que es cuando toman el café al que tienen derecho…si alguien no lo cree que se pase por los bares cercanos
    O los lejanos de la plaza

    Post a Reply
  3. Ese es uno de los muchos problemas de España. Que no pasa nada.
    Si todos los días pusieran de patitas en la calle, a mil o dos mil funcionarios vagos, maleantes , inútiles y jetas, el resto iba a andar bien fino.

    Post a Reply
    • …y a los troll-mochos de partido, que sin ser funcionarios (o siéndolo) cobran una pasta gansa del erario para meter baza en todo y contra todos lo que no sea de su cuerda.

      Post a Reply
      • Pues hay funcionarios que trabajan muy bien..pero hay otros muchos que aprovechan sus horas de trabajo para hacer desde la compra hasta los mandaitos…amén de no dar un palo al agua en sus oficinas…a estos es a los que se deberían sancionar…pues conocidos por parte de sus jefes son…

        Post a Reply
        • y a los ‘digitales de partido’, comisarios de la nada y tocapelotas de todo.

          Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *