web analytics

Segovia, una década sin nuevos sacerdotes

Desde el 3 de julio de 2010, en que fue ordenado sacerdote  Juan Agudo, la diócesis de Segovia no ha visto nuevas ordenacionesActualmente resisten unos 110 párrocos en la provincia que atienden a 300 parroquias, asistidos por una decenas de sacerdotes “importados” básicamente de Congo, Colombia y Venezuela. En un artículo publicado por el sacerdote Alberto Janusz Kasprzykowski en la web del obispado, se recuerda el dato y se incide en la difusión del seminario menor como cantera para hacer frente al que desde el propio obispado se considera el problema capital de la iglesia católica segoviana. No hay curas.

La falta de vocaciones sacerdotales es un problema general del cristianismo en Europa occidental pero que en Segovia se manifiesta con particular crudeza por cuanto décadas atrás la provincia era un vivero de religiosos. Como recuerda Kaspryzkowsky el seminario menor de Segovia hace 50 años contaba con casi 500 seminaristas, pero el número fue decayendo. Diez años después ya eran solo 25 los seminaristas en Segovia (en el mayor y en el menor) hasta que se cerró en el 2000. Decidido a combatir el problema, el actual obispo César Franco reabrió en 2016 el seminario menor. Allí actualmente se forman 4 adolescentes.

Básicamente son estudiantes de bachillerato adscritos a diferentes institutos de la ciudad que entre semana viven internos en el seminario, “librando” los fines de semana en que vuelven con sus familias. La idea es rodearles de un ambiente propicio para la germinación de la vocación y que el día de mañana puedan continuar -a partir de los 18 años- en el seminario mayor. De momento, sin embargo, esta política está dando unos discretos resultados.

Las causas de la tremenda crisis vocacional de la iglesia española -y europea en general- son múltiples. De un lado, la falta de cultura cristiana y la masiva deserción de los valores cristianos por parte de la población. Un fenómeno azuzado, además, desde ideologías adversas, que gustan convertir a la iglesia en “chivo expiatorio” y distorsionar sus mensajes. Por el otro, la resistencia de la cúpula sacerdotal a abrir debates sobre el sentido del celibato o el papel de la mujer. Las diferencias culturales de una iglesia universal, la pérdida de ámbitos clave en el control social (educación, beneficencia, sanidad), las diferentes corrientes ideológicas internas…

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

10 Comments

  1. Que reflexione la jerigonza de la iglesia católica,como decía un celebre torero”lo que no puede ser no puede ser y es imposible”.La iglesia católica fundamentalista, sigue la misma suerte que la tauromaquia.

    Post a Reply
    • Es que se quedan sin argumentos!. Cada día que pasa los cuentos de hadas y fábulas vengativas se las cree menos gente.
      Si quieres esperanza, echa el euromillones.

      Post a Reply
  2. Sacerdotes hay, porque todos los bautizados participamos de sacerdocio de Cristo. Lo que no hay son presbíteros. Está claro que necesitamos un cambio de paradigma, porque este no está funcionando. A lo mejor con eso de una Iglesia pobre y para los pobres se anima más gente….

    Post a Reply
  3. Si les faltan a esta calaña comunista sacerdotes, a quién van a liquidar??. Bueno. Siempre les quedará el resto del país para exterminar.

    Post a Reply
  4. La gente evoluciona, las sectas no. Están condenadas a la extinción (o al fuego eterno)

    Post a Reply
    • Mira Podemos o el Psoe. Vaya sectas.

      Post a Reply
      • Cree el ladrón que todos son de su condición

        Post a Reply
  5. Algo sabrá de eso….

    Post a Reply
  6. Están en decadencia, como el maltrato animal de la tauromaquia, el día que no los subvencionemos, se les acaba el vivir a cuerpo de rey

    Post a Reply
  7. Mucho odio y perturbado por la Siniestra

    Post a Reply

Responder a Juanjo Marin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *